Trastorno del sueño y disfunción sexual

Un dormir inadecuado, se relaciona con disfunción sexual en la mujer, mientras que un sueño de calidad, se relaciona con mejoría de la actividad sexual. Como se interpreta de un estudio publicado en el journal Menopause. (Data Registre Experiences of Aging, Menopausia y Sexualidad (DREAMS) citado en Contemporary ObGyn.

Los trastornos del sueño y la disfunción sexual, ambos son comunes en mujeres en la mitad de la vida. Los dos son importantes indicadores de calidad de vida y de bienestar. Los autores intentaron evaluar si había alguna relación entre las dos situaciones. (Stephanie Faubion et al, directora del centro de Salud Femenina de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota).

El estudio pudo evidenciar que un 72,4 % de las mujeres estudiadas, con edad promedio de 53 años, eran sexualmente activas. De éstas un 75 % tenían un sueño de mala calidad según los cuestionarios utilizados. Mientras un 54 % cumplían criterios de disfunción sexual femenina, según los tests utilizados.

Las pacientes con mala calidad de sueño, tenían un 50 % más de probablidades de evidenciar disfunción sexual que las que dormían bien. Y el 63.5 % de las pacientes que referían dormir menos de 5 horas diarias, tenian disfunción sexual, con significancia estadística comprobada.

Las mujeres sexualmente activas tenían más probabilidad de reportar buena calidad de sueño, en relación a las mujeres sexualmente inactivas.

No se apreció relación entre la duración del período de sueño y la función sexual.

La autora establece que estas dos entidades son fácilmente evaluables en la consulta.

El presente trabajo establece la importancia de preguntar a las pacientes en relación a trastornos del sueño, si consulta por disfunción sexual y viceversa.

Los tratamientos para trastornos del sueño entre mujeres de edad media dependen de la causa. Una paciente puede sufrir de insomnio por los calores y sudoraciones nocturnas, debidos a la menopausia. Puede sufrir de urgencia miccional, que la despierte debido al sindrome urogenital de la postmenopausia.

Además, una mujer determinada puede tener trastornos de ansiedad o depresión, que pueden causar el insomnio, o sufrir de apnea del sueño o del síndrome de las piernas inquietas, aquí puede ser orientativo el interrogatorio de la pareja que notará que ronca de manerar disruptiva, o que dá patadas, si se trata del síndrome de piernas inquietas. Inclusive la pareja puede ser la causa o contribuir al problema, si es él o élla la que sufre de apnea del sueño.

La realidad es que una persona cansada puede preferir una buena noche de sueño, en vez del sexo.

Mejorar el dormir, tiene un efecto importante en la salud en general, en la calidad de vida, en la función sexual y en la salud de las relaciones íntimas.

El presente post no substituye el buen consejo de un profesional sanitario de su confianza.

ACOG Consejo Práctico sobre inmunización en embarazadas

ACOG Practice Advisory
— Leer en www.contemporaryobgyn.net/view/acog-practice-advisory-summarizes-latest-guidance-for-covid-19-vaccine-use-in-pregnant-and-lactating-patients

El colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, acaba de difundir sus recomendaciones para inmunización contra la COVID-19 en embarazadas. (21/05/21)

A continuación un resumen de las recomendaciones:

Se recomienda que las embarazadas y madres lactantes, tengan acceso a las vacunas

Las personas que vayan a ser vacunadas, deberían tener acceso a información sobre la seguridad y eficacia de las vacunas e información sobre los datos no disponibles.

La orientación de un proveedor sanitario puede ser importante para tomar una decisión informada.

Se ha de informar sobre la posible severidad de la enfermedad en la madre si requiere de de ingreso, y los efectos posibles de la enfermedad por SARS COV 2 en el recién nacido. Y sobre la seguridad de la vacuna para la paciente y para el feto.

La entrevista con el prestador de salud no debería ser un requisito previo a la colocación de la vacuna ya que podría retrasar la vacunación y colocar barreras innecesarias para el acceso de la embarazada a la vacuna.

No se debería hacer ningún test previo a la colocación de la vacuna. Ni siquiera un test de embarazo.

No hay relación entre la vacuna e infertilidad, cualquier persona puede ser vacunada, independientemente de que desee quedarse embarazada.

El ACOG recomienda la vacunación de cualquier persona que desee quedarse embarazada.

Las personas de menos de. 50 años pueden recibir cualquiera de las vacunas autorizadas. Se debe informar el riesgo mínimo de trombosis asociado a la vacuna de Janssen y que otras vacunas para COVID están disponibles.

En cuanto a la infección por COVID en embarazadas, la evidencia sugiere que las pacientes embarazadas sintomáticas de COVID 19, tienen un riesgo más alto de enfermedad severa que las personas no embarazadas. Sin embargo el riesgo de desarrollar una infección severa por COVID en una embarazada, es bajo.

El presente post no sustituye el buen consejo de un profesional de su confianza.

Contracepción en pacientes con enfermedad cardiovascular

El colegio Americano de Cardiólogos, acaba de presentar unas recomendaciones en cuanto a uso de métodos contraceptivos en pacientes en etapa reproductiva, que tienen riegos cardiovasculares aumentados o enfermedad cardiovascular.

Acuerdan que el asesoramiento anticonceptivo constituye una parte importante en el manejo de la enfermedad cardiovascular, sobre todo en pacientes en las que el embarazo constituiría un riesgo importante para su condición de base.

El número de pacientes jóvenes que tienen reisgo cardiovascular y/o enfermedad cardíaca adyacente va en aumento gracias a los tratamientos cada vez más efectivos para estas condiciones.

En este marco de ideas, las sociedades científicas sugieren que el uso de contraceptivos de larga duración (LARC) por sus siglas en inglés, son seguros en estas pacientes y son los recomendados en pacientes de este tipo que no deseen o no puedan embarazarse por su condición.

Los LARC disponibles en España son, el implante subdérmico, los dispositivos intrauterinos y unas inyecciones de aplicación mensual o trimestral, que podrían ser empleados aún en pacientes que no hayan tenido hijos, luego de una evaluación especializada.

El presente post no sustituye el buen consejo que podria suministrar un profesional de la salud de su confianza.

Fuente: Contraception for women with cardiovascular disease. Contemporary Ob Gyn

SEASPIRACY

https://youtu.be/xS32ZHBq_j0https://youtu.be/xS32ZHBq_j0

El documental que todos debemos ver

El médico ante el programa de vacunación de la covid 19

«La Comisión de Deontología del Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) ha elaborado el Documento de Posición El médico ante la estrategia y el programa de vacunación frente a la COVID-19, en el que recuerda que los médicos y médicas afrontan una responsabilidad profesional y ética ante la sociedad en relación con la vacunación: como agentes proactivos en la estrategia de autoprotección del colectivo y también como generadores de confianza en la población. El documento también recuerda que son contrarias a la buena práctica médica las conductas que puedan incluir la recomendación de no vacunar, generar dudas infundadas en torno a la vacunación o promover desinformaciones…»

Co·legi de Metges de Barcelona.

Infección covid 19 en el embarazo

La infección por SARS COV 2, un coronavirus de origen animal, que se ha transmitido finalmente a humanos, causa la enfermedad llamada COVID 19.

Las embarazadas parecen tener un riesgo mayor en adquirir el virus, que la población general, sin embargo las medidas utilizadas para la población en general son las mismas que se han de utilizar, para las personas embarazadas.

Los síntomas y signos más comunes en las embarazadas, son la fiebre, la tos, la disminución de los linfocitos en la analítica y la elevación de la proteína C reactiva.

El embarazo conlleva un riesgo mayor de infección severa por el virus comparado con la población en general, esto incluye mayor riesgo de pulmonía, admisión a cuidados intensivos y fallecimiento. El riesgo de abortos no parece estar aumentado.

La evidencia es confusa en relación a la asociación de la infección por SARS COV 2 con parto prematuro y aumento de la mortalidad perinatal. siendo estas complicaciones más frecuentes en pacientes con síntomas severos.

El riesgo de transmisión de madre a hijo es generalmente bajo. Los procedimientos invasivos de diagnóstico fetal, parecen ser seguros en madres portadoras de la infección por SARS COV 2., aunque la evidencia actual al respecto es limitada.

El uso de esteroides no debe ser evitado si están indicados clínicamente, igualmente los antiinflamatorios no esteroideos si no hubiese contraindicaciones aparte del embarazo para su uso durante la infección.

Se recomienda la tromboprofilaxis con heparinas de bajo molecular en pacientes embarazadas con la infección que nos ocupa.

Las pacientes con infección diagnosticada por el virus, deberian ser evaluadas para descartar trastornos del crecimiento fetal, sobre todo las que han tenido síntomas severos.

Las pacientes sintomáticas o con pocos síntomas al término, se les podria ofrecer razonablemente la inducción del parto. Al dia de hoy no existe un consenso universal sobre la inducción del parto en las pacientes con síntomas graves. En las pacientes sin síntomas o con pocos síntomas el manejo obstétrico ha de ser el estándar. Utilizando las medidas de prevención recomendadas para el personal sanitario.

Los cuidados postnatales de los recién nacidos de madres infectadas por SARS COV 2 , deberian ser los usuales, tomando las medidas de prevenciòn, para la transmisión, no se deberia separar al recién nacido de la madre, si la condición de la madre lo permite, se debe permitir el contacto piel con piel y la lactancia materna.

La inmunización parece ser segura en embarazadas, sin embargo la falta de evidencias al momento, hacen que en general se discuta con la paciente los beneficios y riesgos, informando la ausencia de conocimiento en relación a los efectos de la exposiciòn del feto a la vacuna, junto con el mayor riesgo de complicaciones de la enfermedad en embarazadas y tomar una decisión individualizada, tomando en cuenta la exposición individual.

Fuente: counseling-in-maternal-fetal-medicine-sars-cov-2-infection-in-pregnancy

Fumar en el embarazo

El consumo de tabaco durante el embarazo, constituye el principal factor de riesgo prevenible de enfermedad materna y fetal.

La salud materna puede verse afectada por fumar, por un aumento del riesgo de complicaciones obstétricas, una mayor tasa de abortos espontáneos, de embarazos ectópicos, de desprendimiento de placenta, de placenta previa y de parto prematuro. Cuando se comparan fumadoras con embarazadas no fumadoras.

Estudios observacionales han establecido que fumar durante el embarazo, aumenta a su vez en los fetos el riesgo de muerte fetal intrauterina, bajo peso al nacer, niños pequeños para la edad gestacional, mayor riesgo de algunas malformaciones, como labio y paladar hendido o algunas cardiopatias y mayor riesgo de sufrimiento fetal intraparto, en comparación con los hijos de madres no fumadoras.

Si esto no fuera suficiente los hijos de madres fumadoras, tienen más riesgo, de muerte súbita inexplicada en la infancia, mayor riesgo de enfermedades respiratorias, mayor incidencia de cáncer, problemas de desarrollo neurológico y de comportamiento y mayor riesgo de padecer enfermedades en general.

El dejar de fumar tiene un impacto positivo en la evolución de los problemas de salud antes mencionados. Sin embargo existen varios retos a vencer para lograr éste objetivo, tales como ambiente familiar y/o social que favorezca el hábito de fumar, estrès, problemas de salud mental, violencia de género, abuso de otras substancias y dificultad para acceder a los servicios de ayuda a dejar de fumar.

Desde el punto de vista de los trabajadores de salud, también existen retos a superar, a veces desconocimiento de los efectos del tabaco en el embarazo, desconocimiento de los métodos y tratamientos para de manera efectiva ayudar a dejar este mal hábito, temor de que el consejo de dejar de fumar pueda afectar la relación con la paciente y la falta de optimismo en de que haya un resultado exitoso en las recomendaciones para dejar de fumar.

El presente post, no sustituye el buen consejo de un profesional de su confianza.

Fuente:

Fuente:

ecografia 5D

¿Existe la quinta dimensión ?

Largo, ancho, profundidad son las 3 diemnsiones del universo físico, si añadimos el tiempo real serian 4 dimensiones. Aunque en física teórica se puede hablar de universos en N dimensiones. Éstos suelen escapar de nuestra percepción normal.

La ecografía 5d, añade a la imagen de 3 dimensiones en tiempo real, la posibilidad de procesar la imagen luego de obtenida con un software especial, que permite obtener resultados de imagen bastante cercanos a la superficie real.

Esto en ecografia fetal permite ver unas imágenes del feto impresionantes, tanto diagnósticas como estéticas.

Imágenes tomadas del club Voluson.

Infección persistente por herpes genital

El herpes genital es la enfermedad de transmisión sexual, más común en todo el planeta. Su reconocimiento temprano y tratamiento, es de importancia principal en reducir la duración de la enfermedad.

La transmisión de la enfermedad parece ser mayor durante el período de tiempo que precede a la salida de las lesiones y durante las mismas. Se recomienda evitar las relaciones sexuales, durante estos períodos de tiempo. El uso de preservativos, puede disminuir la tasa de transmisión.

El diagnóstico suele ser clínico, pero las personas que sufren lesiones atípicas, pueden requerir de la confirmación de laboratorio, para lo cual la detección de DNA viral en las lesiones mediante PCR, parece ser la prueba más fiable. No se recomienda como prueba diagnóstica de rutina la detección de anticuerpos, o la citologia de papanicolau, salvo en medios con recursos limitados.

Las serologias pueden ser útiles en establecer el pronóstico de recurrencias, la presencia de anticuerpos contra HSV2, sirven para diagnosticar el antecendente de infección por herpes genital, en pacientes sin lesiones. La presencia de anticuerpos contra HSV1, no permite diferenciar, en pacientes sin lesiones, el antecedente de infección por herpes oral o genital. Las recidivas son poco frecuentes en pacientes con HSV1. Si hay historia de herpes genital en las parejas, se recomienda hacer test serológicos a las embarazadas, con el fin de establecer estrategias para evitar su transmisión durante el embarazo. Se debe ser cuidadosos al interpretar los resultados de las pruebas de anticuerpos (serologías) puesto que los anticuerpos pueden desaparecer con el tiempo, o pueden no formarse a pesar de haber pasado la infección, de allí que no tenga valor diagnóstico un resultado negativo de la prueba serológica.

El tratamiento de la primoinfección debe iniciarse al sospecharla aún antes de la confirmación de la infección, el tratamiento suele ser altamente efectivo. Se recomienda el tratamiento con antivirales por via oral, los tratamientos tópicos antiretrovirales, no se recomiendan por tener menor efectividad y por la posibilidad de generar resistencias. Se suelen recomendar tratamientos por 5 dias. Algunas pacientes pueden requerir tratamiento por más de 5 dias.

Además se recomienda lavado de las lesiones con suero salino, analgesia tópica con geles de anestésicos locales y el uso de analgesia adecuada por via oral. Se debe evitar la benzocaína tópica, pues suele producir sensibilización de la piel. En mujeres con dolor servero al orinar puede ayudar sumergir los genitales en solución salina y separar los labios, durante el proceso.

En cuanto al asesoramiento, se debe ser claro en explicar, los riesgos de transmisión, incluyendo la posibilidad de transmitir la enfermedad en ausencia de síntomas y el efecto limitado del uso de preservativos y de los tratamientos retrovirales en alterar la evolución a largo plazo de la enfermedad. Se debe enfatizar la baja incidencia de patologías asociadas a la enfermedad y la alta prevalencia de la infección en la población en general. Así como informar en relación a la necesidad de terminar un eventual embarazo por cesárea en la eventualidad de lesiones activas durante el trabajo de parto.

En cuanto a las recurrencias, suelen ser autolimitadas y los síntomas suelen ser menores que los de la primoinfección. Su manejo incluye, la sólo terapia de soporte, el tratamiento antiviral episódico y el tratamiento antiviral supresivo.

La terapia de soporte consistiría en lavados con solución salina y el uso de alguna crema hidratante oleosa con o sin lidocaína. El tratamiento antiviral durante los brotes suele reducir la duración de las lesiones en uno o dos dias, sin ventajas adicionales sobre la terapia de soporte sola. Un tercio de las pacientes pueden evitar que aparezcan las lesiones con el tratamiento retroviral si se inicia precozmente. Es una buena recomendacion en pacientes con recurrencias frecuentes, que lleven su medicación antiretroviral siempre con ellas. Se recomienda intentar regímenes de corta duración de 2 a tres dias en las recurrencias. La terapia supresiva de largo plazo, estaría indicada en pacientes con más de 6 recurrencias al año aunque puede beneficiar a pacientes en cualquier espectro de la enfermedad. Se ha de aclarar que algunas pacientes a pesar de la terapia contínua, pueden desarrollar alguna recurrencia de leve intensidad. Existen estudios con terapia antiretroviral por hasta 18 años contínuos, sin evidenciar toxicidad acumulativa de los tratamientos, sobretodo con aciclovir. Muchos pacientes no logran reducir la frecuencia o severidad de los cuadros luego de discontinuar la terapia contínua.

Los regímenes recomendados de terapia contínua en dosis diaria, incluyen Valaciclovir 500 mg diarios, llevandolo hasta 1 gr al dia, en las pacientes con recurrencias más frecuentes. Se recomienda revisar la necesidad de continuar el tratamiento al menos una vez al año, con menos tiempo de seguimiento en pacientes con menos de 10 recidivas al año, descontinuando la terapia y estableciéndo la necesidad de continuarla o no. Reinstalando el tratamiento en pacientes que presenten persistencia de las recidivas.

En ocasiones, cursos cortos de tratamiento supresivo pueden ser útiles en algunas pacientes. La terapia contínua, también es de utilidad en disminuir la excresión del virus en pacientes sin lesiones. La excresión del virus, suele ser más frecuente en pacientes con infección por HSV2, durante el primer año de la infección o en las que tienen recidivas frecuentes. Los cursos cortos de tratamiento supresivos con antiretrovirales, pueden disminuir la transmisión de la infección hasta en un 50 %. Estos tratamientos pueden ser usados en en adición al uso de preservativos.

En cuanto al embarazo, el manejo de la infección se relaciona con la condición de la madre, si se trata de una primoinfección o una recurrencia y dependiendo de la edad gestacional.

La infección por virus del herpes simple, activa durante el trabajo de parto se relaciona con infección del recién nacido que puede ser severa, causando encefalitis y meningitis virales que son infecciones severas del recién nacido que pueden tener un mal pronóstico.

Las drogas antivirales como aciclovir o valaciclovir, se pueden utilizar si existe la infección durante el embarazo y la clínica de la paciente lo amerita. Las dosis supresivas de aciclovir 400 mg 3 veces al dia desde las 36 semanas, pueden prevenir la aparición de lesiones al término del embarazo y disminuir la necesidad de realizar cesárea por la presencia de lesiones activas durante el trabajo de parto. Las embarazadas que presenten una primoinfección por Herpes virus en el tercer trimestre, se les deberá programar una cesárea electiva, pues el riesgo excresión viral en ausencia de lesiones, es muy alto. Si la paciente acepta el riesgo y desea un parto vaginal se puede ofrecer un regimen diario supresivo de aciclovir, desde las 36 semanas hasta el parto, descrito anteriormente.

En los casos de enfermedad recurrente en embarazadas el manejo de las lesiones no difiere de las de fuera del embarazo, a excepción del primer trimestre precoz, donde no está indicado de entrada, el uso de antivirales. Las recidivas suelen ser breves y no está indicada la cesárea en ausencia de lesiones activas durante el parto. En pacientes que no quieran cesárea en el caso de lesiones durante el parto, se les puede ofrecer un regimen supresor con aciclovir 400 mg 3 veces al dia desde la semana 36 hasta el parto.

Se recomienda preguntar en la consulta prenatal, si la pareja, ha tenido, infección oral o genital por el virus del Herpes simple, para recomendar, abstinencia selectiva y uso del preservativo. El sexo oral con parejas que tengan excresión del virus herpes por boca, (herpes bucal), puede ser una causa de infección genital por herpes simple y las embarazadas, deben estar al tanto de esta posibilidad.

Fuente.

Prolapso de órganos pélvicos

Se trata de una condición incómoda que afecta la calidad de vida muchas mujeres.

La expresión de los síntomas que produce, sensación de peso, lesión de estructuras expuestas, alteraciones en la micción o problemas para evacuar el intestino, pueden llegar a ser limitantes y en los casos leves, pueden no relacionarse con los hallazgos durante el examen clínico.

Esto es. según evaluación clinica hasta un 50 % de las mujeres podrían tener algún grado de prolapso genital, pero según los síntomas, su prevalencia es mucho menor, presentando síntomas entre un 2 y un 8 porciento de las pacientes, que es la condición principal para establecer la necesidad de tratamiento.

Se han descrito algunas teorías para explicar la aparición del prolapso genital, siendo la más importante la presencia de una debilidad en la fascia endopelviana, esta es la estructura de sostén de los órganos de la pelvis, de causa adquirida, por lesión durante el parto, o asociada a factores de riesgo como la menopausia, el envejecimiento, la obesidad, el antecedente de una histerectomia, factores genéticos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ocupación y hábito tabáquico.

Se tratan de verdaderas hernias, dentro de las estructuras de sostén de los órganos pélvicos, La zona mas frecuentemente afectada es la que corresponde a la vejiga urinaria. (compartimiento anterior), pero se trata de una situación dinámica, que la mayoría de las veces afecta, tambén el útero (apical) y el recto (posterior).

Entre un 6 y 12% de las pacientes a quienes se les ha realizado una histerectomía, tendrán un prolapso de cúpula vaginal.

La prevalencia del prolapso genital varía con la edad siendo más frecuente después de los 65 años, de edad de la mujer, aunque puede observarse a cualquier edad. Después de los 65 años, casi la mitad de las mujeres, tendrán un prolapso sintomático. Con el envejecimiento de la población se piensa que ésta condición en las décadas por venir será un verdadero problema de salud pública.

Se estima que entre un 10 a 20% de las mujeres en algún momento de su vida, requerirán cirugia, para tratar síntomas relacionados con el prolapso de órganos pélvicos. De éstas hasta un 30 % podrían requerir algún tipo de reintervención.

Existen tratamientos médicos para tratar síntomas acompañantes, medidas de terapia física y de rehabilitación y medidas generales como llevar una vida sana, evitar excesos, hacer ejercicios adecuados y evitar hábitos tóxicos. Casi no hay nada que una vida sana no ayude a mejorar.

Existen tratamientos regenerativos que en casos seleccionados pueden mejorar los sintomas, y por últimos existen tratamientos quirúrgicos que suelen tener altas tasas de satisfacción, con buena selección de los casos.

El presente post tiene función meramente informativa y no sustituye, las rescomendaciones que pudiera hacer un profesional sanitario de su confianza.

FUENTE:

Medicina, en salud reproductiva…

A %d blogueros les gusta esto: