Archivo de la etiqueta: encanto

¿Quien es ella? Relato. Capitulo I

(viene de Introducción)
Con la certeza de que debería ser suficiente, mantienen este vacio de necesidad, necesidad de estar seguros. Seguros ¿de qué?.
Los hechos hablan con la claridad de una imagen para quien los pueda interpretar, como mil palabras en tropel se agolpan contra la mente generando teorías e interpretaciones diversas, la evoluciòn ontologica les enseña que deben evitar el daño, como los lobos deben pensar primero en la manada antes que en ellos mismos.
Errores que dañan esta unidad ya han sucedido con demasiada frecuencia, y lo poco que se tenía de seguridad de subsistencia se puede perder irremediablemente, por eso es que son cautelosos ante la posibilidad de daño. Y esta posibilidad les obliga a ser cautos, y no actuar hasta que llegue el momento.
A veces el secreto para obtener lo que se quiere es saber esperar.
Pero ¿es la verdad? o es cobardia que les impide actuar. ¿Cuando es cordura? ¿Cuándo es cobardía?. Tiene que ver con posibilidad de obtener objetivos y depende también de la moderación de los principios esa brujula interior, que es bueno mantener ya que si la perdemos nos extraviamos fácilmente en el camino. Es esta la razón por la que no están dispuestos a correr.
A veces la dimensión del tiempo se interpone, y en el sentimiento que nos ocupa, una diferencia de 10 años, son 10 años de programa vital que se interponen entre nuestros dos protagonistas en esta dimensión espacial. Diferencias que les impiden, basados en principios, consumar su destino de almas gemelas. Seguir leyendo ¿Quien es ella? Relato. Capitulo I

Para mis amigos… Diciembre

Releyendo a una de mis poetas favoritas Terea Aburto Uribe, me pongo meditativo (Lo siento). y no puedo menos que sentirme agradecido.
Pero todo no ha sido un camino de rosas. con frecuencia nos hemos encontrado con espinas.

Quedan menos de 15 dias al año y como cada diciembre se impone hacer una pausa y tomar conciencia. entendiendo por tal cosa, encontrarnos con nosotros mismos, plantearnos motivaciones y objetivos, evaluar si nos gusta lo que hacemos y decidir en el ciclo de la vida con que quedarnos y qué dejar pasar.
Reconfortar a nuestra familia, agradecer la amistad, crear islas de paz a nuestro alrededor, preocuparnos menos, reir más, escuchar el silencio y el consejo de un buen amigo, Mozart, siempre es reconfortante Mozart.
Y en este estado de bienestar que no tiene nada que ver con placeres hedonistas y vacuos, respirar agradecidos por ser parte de este ciclo energético que se llama vida.
Desde el fondo de los silencios entre las notas de del Concierto 21 en C Mayor. Reciban mis lectores, compañeros, entrañables amigos y familia mis mejores deseos de paz y properidad…

enviado por Un amigo, gracias Pablo

Impactante! Conmovedora! No hay palabras, sólo tristes recuerdos plasmados por una niña prodigiosa.
Disfrutémosla y compartamos con nuestros allegados.

Pablo L:

“Kseniya Simonova es la ganadora de la edición Ucraniana de Tienes talento . En la final, pintó en directo una animación de la invasión alemana de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial, usando sus dedos y una superficie con arena.
Trajo lágrimas a los ojos de los jueces. Son 8 maravillosos minutos. La “pintura” cambia con cada movimiento de sus manos…!”

El Ropero (Francisco Gabilondo Soler)

Letra:
Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Con cosas maravillosas
y tan hermosas que guardas tú.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Prometo estarme quieto,
y no tocar lo que saques tú.

¡Ay qué bonita espada
de mi abuelito el Coronel!
deja que me la ponga
y entonces dime
si así era él.

Dame la muñequita
de grandes ojos color de mar,
deja que le pregunte
a que jugaba con mi mamá.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Con cosas maravillosas
y tan hermosas que guardas tú.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Prometo estarme quieto,
y no tocar lo que saques tú.

Dame aquel libro viejo
de mil estampas, lo quiero abrir.
A los niños en estos tiempos
los mismos cuentos
nos gusta oír.

Estas aquí para ser feliz…(Anuncio de Coca Cola)

Rima X (Gustavo Adolfo Bécker)

Gustavo Adolfo Bécqueramor que pasa

Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman,
el cielo se deshace en rayos de oro,
la tierra se estremece alborozada.

Oigo flotando en olas de armonías,
rumor de besos y batir de alas;
mis párpados se cierran… —¿Qué sucede?
¿Dime?
—¡Silencio! ¡Es el amor que pasa!

Gustavo Adolfo Bécquer

When a man Loves a woman (Michael Bolton)

Bach air (Interpretada por Sara Chang)

Según Wikipedia:

Sarah realizó una audición en la Academia Juilliard de Música cuando tenía 6 años, tocando el concierto para violín de Bruch. Fue admitida a la clase de Dorothy DeLay, maestra de violín de algunos de los más grandes violinistas del mundo como Itzhak Perlman, Midori, Gil Shaham, Shlomo Mintz y muchos otros, incluyendo al padre de Chang.
Chang fue reconocida como niña prodigio desde que era muy pequeña, y cuando tenía 8 años tuvo la oportunidad de tocar para nombres tan importantes de la música como Zubin Mehta y Riccardo Muti, quienes trabajaban con la Orquesta Filarmónica de Nueva York y la Orquesta de Filadelfia respectivamente. A los 9 era la violinista más joven en grabar un disco. Jascha Heifetz, otro famoso niño prodigio grabó cuando tenía 11 años.
En una entrevista su maestra afirmó que ninguna persona había visto nunca “algo como ella”
Yehudi Menuhin la llamó “la más maravillosa, la más perfecta, la violinista más ideal que he escuchado”.

Un clásico entre los clásicos y una sensible interpretación de esta niña prodigio americana, no podía dejar de compartirlo.

Put on Your sundays clothes (Wall-e)

Del musical original “Hello Dolly” Disney Pixar nos brinda esta simpática versión con un mensaje optimista.. en la Película Wall-e. Un mensaje ecológico, que nos acerca a la humanidad, de no importa que aspecto externo…

RIMA XV (Gustavo Adolfo Bécker)

atardecer
Cendal flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma,
rumor sonoro
de arpa de oro,
beso del aura, onda de luz:
eso eres tú.

Tú, sombra aérea, que cuantas veces
voy a tocarte te desvaneces
¡como la llama, como el sonido,
como la niebla, como el gemido
del lago azul!

En mar sin playas onda sonante,
en el vacío cometa errante,
largo lamento
del ronco viento,
ansia perpetua de algo mejor,
¡eso soy yo!

Yo, que a tus ojos, en mi agonía,
los ojos vuelvo de noche y día;
yo, que incansable corro y demente
¡tras una sombra, tras la hija ardiente
de una visión!.

Gustavo Adolfo Bécquer