Desobediencia: (Jesús Zurita Peralta)

ImagenEl lenguaje en Venezuela se enrarece cada vez más, de lado y lado se esgrimen argumentos y justificaciones que hacen cuestionarlo todo y hasta perder objetividad. La convocatoria de paz es una frase más en medio de la farsa, los hechos demuestran que no existe tal voluntad. A medida que pasan los días en continuadas protestas de calle el clima de conflictividad aumenta y los puentes por la paz se tambalean con los muertos, heridos y detenidos constantes. El llamado a la paz debe ir acompañado de acciones, de práctica, no basta un simple deseo estéril de paz, la paz se construye con voluntad, no basta convocarla, es necesario ejercerla y buscarla.

La protesta inicial fue convocada por estudiantes en el descontento social por problemas puntuales, tangibles, tales como inseguridad, violencia desatada, hampa e impunidad, desabastecimiento, inflación inaceptable, robo, corrupción, poderes sin independencia, sueldos que no alcanzan para cubrir los gastos de la canasta familiar, enriquecimiento y malversación de fondos públicos por parte de funcionarios mediocres que muestran con descaro su estatus burocrático y posición nuevoriquista, además del gastos excesivo del Estado en propaganda y regalías a Cuba. El capital de la protesta ha sido el descontento ante un Gobierno malandro que no garantiza nada, que perdió el rumbo, que no logra deslastrarse de la sombra de ilegitimidad que lo cubre ni de la mentira de sus actos, cómo el cuestionamiento a la exactitud entre la muerte física vs la muerte oficial del líder del cual todos se beneficiaron. La masa ha manifestado hastiada de que los verdaderos golpistas tilden de golpista la intención de un pueblo saturado de discurso fatuo “made in Cuba”, que culpa a otros de su ineficiencia y que desatiende los reclamos de un grueso de la población que excluye a expensas de  propaganda gobiernera de mediática inclusión social. Este estado delincuencial desató la represión como último recurso para acallar la protesta social, demostrando su intención de desatender la disidencia y negarse a escuchar el disentimiento o ponerse de espaldas. Un gobierno de corte militarista como este, no acepta la convivencia ciudadana y aspira a la subordinación mansa de todos.

El chavismo nos hizo creer que ejercer el sufragio, el ejercicio de abuso constante del voto era una forma democrática. La democracia es mucho más que votar, la democracia es entre muchas cosas, garantías, libertad, y convivencia en paz de las ideas encontradas, ofertas de alternabilidad e independencia de poderes.

Leer más »

Llamemosle por su nombre: DEMOCRACIA. #Volemvotar

Llamemosle por su nombre: DEMOCRACIA. #Volemvotar. @diariARA
EDITORIAL: ‘Diguem-ne pel seu nom: democràcia’ http://ht.ly/qrzZ4editorial ara

Independencia

Significa no estar condicionado a alguien o a algo,  no depender de ése alguien o de ése algo. Se trata de una aspiración legítima de los pueblos que han sido  dominados y sometidos por una potencia extranjera.

La historia  cuenta que  durante los siglos  XVI al XVIII, se impuso  en el mundo conocido,  un sistema  económico  precursor del capitalismo que se denominó mercantilismo,  que buscaba fortalecer los estados nación, en base a la riqueza  medida en metales  preciosos,  en realidad se trataba de regímenes absolutistas que sólo deseaban  riquezas  para la nobleza dominante, sin importar  para nada el funcionamiento de la sociedad.  Este sistema fue el responsable de muchas  guerras y del colonialismo, las guerras en sí eran luchas por  mercados y riquezas de los  territorios conquistados.  La evolución natural de éste  sistema  ya la conocemos, revoluciones  sangrientas, que llevaron a la liberación de territorios conquistados, donde fueron cambiados por otra forma de colonialismo, el llamado neocolonialismo.

Que no es más que,  luego de que los  territorios conquistaron la independencia política, las grandes potencias organizaron la economía planetaria de manera  que éstos territorios siguieran siendo dependientes desde el punto de vista económico, el dominio de  los mercados por grandes corporaciones, y que es el punto de partida de la globalización, base del  sistema económico  actual,  basado en premisas falsas,  como la que supone que los recursos  del planeta son inagotables  y de que  los problemas  económicos  que vivimos se solucionan con  un mayor  consumo, consumo masivo que el planeta ya no resiste.  Consecuencias, deterioro del medio ambiente, escasez de materias primas, crisis siempre crisis, política  pues el poder se encuentra secuestrado por las trasnacionales, y los políticos  traicionan a sus electores,  implementándose en muchos sitios un sistema pseudodemocrático,  donde la expresión y los deseos de la mayoría no encuentran canales para ser expresados.

Triunfo de la mentira, la injusticia y la manipulación  sobre la verdad,  pérdida de valores, ya no importa la realidad si no lo que se pueda demostrar,  los políticos  ya  no tienen que parecer honestos, basta con que no se le pruebe la deshonestidad,  en tribunales  que no siempre  buscan la verdad.

Pareciera que el péndulo vuelve, por eso Lampedusa,  afirmaba  “cambiar todo para seguir igual”.  Y es que las fuerzas que manejan la economía mundial  son las mismas  históricamente,  y se mantienen buscando lo mismo,  enriquecerse, hubo un momento que se hicieron concesiones  sociales, en algunos sitios del planeta,  lo que se llama “estado de bienestar”,  pero ello ya no  abastece a  las trasnacionales,  les hace perder dinero, en un sistema económico en crisis puesto que se acaban los recursos.

Todavía al menos en el papel quedan algunos derechos reconocidos  por las democracias más avanzadas,  el de autodeterminación de los pueblos se considera  ius cogens , esto es un derecho imperativo y perentorio que no admite ni la exclusión, ni la alteración de su contenido.

En éste marco de ideas se incluye el  derecho del pueblo  Catalán  a autodeterminar su destino.  Se puede maquillar de la manera que se quiera,  pero se trata de una realidad   del tamaño de una casa,  Catalunya es una nación ocupada desde hace 300 años por otra nación, que además no cumplió con lo pactado en el orden internacional.

La ocupación de una nación por otra no es la  primera  vez que ocurre en la historia, algunos pueblos se asimilan  a la  cultura del país colonizador y pasan a formar parte de él,  asumiendo su identidad,  esto es costumbres, religión,  educación, idioma, leyes y fiscalidad.  Otros pueblos se resisten y luchan por mantener su identidad, sus costumbres, su estatus religioso, su educación,  su idioma, sus leyes y su fiscalidad, sobre todo si son sometidos a un trato injusto por parte de un estado  que no cumple  con lo pactado y que invierte recursos que fueron  legalmente otorgados   y cuyo origen es catalunya,  necesarios para el desarrollo del comercio y del bienestar de los ciudadanos, en obras de infraestructura millonarias en sitios donde  no se sostienen económicamente.  Obligando a los ciudadanos a pagar impuestos injustos que no se pagan en ningún otro sitio del país,  y a sufrir carencias económicas que no se sufren en ningún otro sitio del país.

Esto  dejando de lado un estado ineficiente que sigue aplicando políticas  mercantilistas  obsoletas como  recetas para el desarrollo origen de  la crisis  económica española , deuda impagable,  política,  estado secuestrado  por las trasnacionales  e incapaz de canalizar el clamor  de sus ciudadanos, políticos en que nadie  cree rodeados de escándalos de corrupción  y que ni se inmutan,   fiscal,  evasión de impuestos de las grandes fortunas que cada vez pagan menos,  social, crisis en educación  y en investigación, moral, pérdida de valores en la población general, con tolerancia a los antivadores,   constituyen un  estado  según algunos  economistas inviable.

Entonces el problema ya  no sería  si  España  se hunde o no,   el problema para los catalanes podría  ser  si  se hunden con España o no.

De allí que  la situación planteada   de la independencia  no sea  algo  que se solucione  respetando un pacto fiscal o un estatut, es un clamor ciudadano, no de los políticos por  construir una nación independiente, como ya lo fue anteriormente,  es un clamor  por buscar ése trato justo que no reciben del estado español,   y en quien  ahora no creen  que se los vaya  a dar.

Los argumentos en contra  no son lógicos,  son descalificativos,  y especulativos,  los catalanes son malos,   los catalanes se comen a los niños,  los catalanes son estúpidos, los  catalanes se creen que pueden vivir sin España,  ojalá  les llueva  granizo con en la cadena humana.  no  ven  que se irán a la quiebra sin España ?. Se harán cumplir la constitución y las leyes.

¿Alguien ve un argumento  lógico  con razones  para   promover la unidad con España?, yo no lo veo y he intentado documentarme hasta donde he podido.

Tal vez los dependientes sean los Españoles, entonces como  comenta un compañero,  Pot ser els catalans li hauríen de donar  la independència a Espanya. 

Via-Catalana-barcelonesa-ENRIC-CATALA_EDIIMA20130911_0824_14

 

Economía del caos.

Las fuerzas del orden actúan lentamente, el caos se favorece a si mismo, hasta que obliga a actuar, ¿En que momento decidimos hacerle frente?, cuando estamos seguros de ganar o cuando no tenemos nada que perder.
Es por ello que el caos avanza hacia su autodestrucción, en un proceso contínuo de deterioro, que afecta a propios y extraños, bajo la tutela de la comodidad, de los que se aprovechan y de los que luchan por mantenerse dentro del sistema por necesidad.
Los sociólogos hablan de “masa crítica”, es el momento en que los que no tienen nada que perder, los excluidos del sistema son un número suficiente para generar un cambio.
En ése momento se suele generar un cambio violento, que a veces cambia todo para seguir igual, citando a Lampedusa.
El mérito de un sistema democrático verdadero, es que cuenta con válvulas de escape para aliviar la presión social, que son las elecciones, con representatividad proporcional, si se logra un sistema donde estén representados todos los estamentos sociales, entonces se obtendrá una estabilidad que garantice prosperidad. Ya que el sistema velará por el beneficio de todos, que es el verdadero camino de la política.
Vivimos tiempos de cambio básicamente por que casi todas las democracias del planeta necesitan mejorarse, se han convertido en sistemas de gobierno con representatividad manipulada, que termina sirviendo a intereses de ejercicio de poder, convirtiendo a las naciones en parapetos “democráticos” de estados feudales que responden a los intereses de grandes corporaciones, en detrimento de sus electores.
Un sistema perverso de antivalores que se apodera disfrazado de beneficio personal, cuando en realidad se trata de una ilusión de prosperidad, que nunca existió y de la promesa de un futuro mejor que sirvió sólo para generar deuda en la población, en detrimento del futuro.
Un sistema basado en el consumo de bienes perecederos, como si fuesen inagotables, que se están acabando y que por ello la civilización ha de cambiar y empezar a valorar cosas inmensurables, en el esquema económico actual como es el bienestar.
Ya se ven vientos de cambios, ya hay gente lista trabajando en ello en una carrera contra la torpeza y la incompetencia, de miopes mentales, que sólo ven el beneficio ecómico a corto plazo que han exprimido al planeta comenzando por el tercer mundo y que ahora lo hace desde la cola de del primero, que dirigen grandes corporaciones, con la complacencia de gobiernos locales, que no se enteran de nada, sólo ven sobres con dinero y coches lujosos, prestando un mal servicio a los ingenuos que les eligieron.
Al final habrá un cambio de civilización, forzado por las deficiencias del sistema que nos rige, pero antes de ello, habrá que pertrecharse y luchar, contra la miopia, casi ceguera de la clase política dirigente, al servicio de consorcios inescrupulosos, que estan llevando al sistema a su autodestrucción.

20130322-065521.jpg

Encontré la respuesta…

Se trata de cómo se heredan los bienes de una generación a la siguiente.

Una compañera de trabajo andaluza, me comentaba hablando, de la independencia de  Catalunya, que era injusto que  todas las industrias y  todas las empresas creadoras de riqueza se ubicaran en Catalunya y que de otros lugares de España  tuviesen que venir aquí a buscar trabajo, cuando lo lógico habría sido que  las industrias y las empresas se colocasen de manera equitativa en toda España,  en mi profunda  ignorancia de la historia de España,  me quedé sin respuestas,  asumí que probablemente se trataba de una situación de logística económica, pero me pareció una explicación débil.

Como no quedé contento  con ello  lo comenté con un compañero de trabajo anestesista, y me dijo: Delenda est Hispania”, has de leer al Albert Pont, libro que además  me costó encontrar pues estaba  agotado y no lo tenían en versión Kindle. Finalmente lo encontré y la explicación aparece ya en el primer capítulo.

En España el derecho civil  establece una de dos modalidades: O un sólo heredero,  que termina  usufructuando los bienes,  en detrimento del resto de la sociedad,  o una división equitativa de los bienes  entre los diferentes herederos,  que termina  atomizando,  la riqueza y evitando la acumulación de capital. En Catalunya,  funciona la figura de l’Hereu, basada en la importancia de la familia, no es equitativa,  pero es mas justa  y ésta figura permite a los demás miembros de la familia disfrutar de las rentas siempre y cuando trabajen en el  negocio familiar, o sea que aporten.

Este hecho del de derecho civil catalán  permite  la acumulación de riqueza y  es el responsable  de  que Catalunya haya sido una  de las primeras naciones  del mundo en abordar el capitalismo, y garantiza luego la evolución desde el nivel primario,  la agricultura, acumulando riqueza y generando una burguesía que  entró de lleno  al  capitalismo industrial,  basado en un sistema económico fuerte y estable, no es casualidad que cuando España  necesitó de una  moneda  que no tenía,  asumiese la moneda catalana,  la peseta, como propia que era la que tenía confianza internacional, que no tenía una aristocracia,  poco dada  a vivir del trabajo productivo y creador.

Son  los detalles como éstos los que explican de manera sencilla  las  diferencias, que son muchas, entre una nación moderna, flexible y productiva,  que  por  derecho  de conquista,  paga  en propio detrimento,  el mantenimiento de estructuras  anquilosadas,  que en nombre de la  paz, causan miseria y generan  pasivos  que no son pagables a menos que  se  expropien a otros territorios.  El mundo es otro y la única certeza que existe inmutable es que  siempre habrá cambio.