Evaluation and management of polyhydramnios | Contemporary OBGYN

labor
— Leer en www.contemporaryobgyn.net/complications-pregnancy/evaluation-and-management-polyhydramnios

El aumento anormal de la cantidad de líquido amniótico, puede ocurrir en el 1% de los embarazos, se han descartar anomalías fetales y diabetes materna. Además de patología infecciosa. Los casos leves sin patología asociada, suelen tener buen pronóstico. Se han de tomar previsiones de cara al parto y el índice de cesáreas aumenta en presencia de esta patología.

Tabaquismo y embarazo.

Dejar de fumar es beneficioso para la salud y lo es aún más estando embarazada.

Es el factor de riesgo prevenible, más importante para que aparezcan complicaciones tanto para la madre como para el futuro bebé.

Se relaciona con el riesgo de aborto, muerte fetal in útero y parto prematuro. Además desprendimiento de placenta, y un aumento en el índice de cesáreas, por compromiso fetal durante el parto.

Además el desarrollo neurológico, se puede ver afectado, asociándose la exposición is útero al tabaco con trastornos del lenguaje, déficit de atención, dificultades de aprendizaje y trastornos del espectro autista. Algunos autores lo han relacionado con trastornos de ansiedad y depresión.

No existe forma segura de fumar embarazada, la recomendación es no fumar en lo absoluto, los tratamientos para dejar de fumar, son menos nocivos para el feto que los casi cien productos teratógenos y tóxicos que se encuentran en el humo del tabaco.

Analgésicos en el embarazo.

En un estudio reciente, científicos de la universidad de Edinburgo, establecieron una relación negativa entre el uso de analgésicos durante el embarazo (Paracetamol o Ibuprofeno) y la fertilidad de producto de la gestación.

Es decir  pudieron demostrar que los fetos masculinos  o femeninos expuestos a estas substancias, durante ciertos momentos del desarrollo, en el útero, podían presentar una disminución en la producción de  óvulos  o espermatozoides.

Las guías actuales establecen que el analgésico autorizado para su uso  en el embarazo es el paracetamol o acetaminofén, recomendándose la dosís  mínima necesaria, durante el menor tiempo posible. Los antiinflamatorios  no esteroideos , como el ibuprofeno y similares, deberían evitarse, de acuerdo con la evaluación de beneficios y riesgos, individualizada. Es decir si los beneficios potenciales de su uso superan los riesgos de la exposición.

El estudio demuestra la asociación  estadística y está complementado con exposición de células germinales en cultivos a los medicamentos enunciados.  La asociación es más preocupante en las niñas ya que los óvulos se producen durante la vida intrauterina y luego no se producen nuevos gametos femeninos.

En general se recomienda, ingerir sólo los medicamentos necesarios, durante el menor tiempo posible y evitar la auto medicación durante el embarazo.

Imagen tomada de drfelixlugo.com

guíainfantil.com

Obesidad y embarazo

La ganancia excesiva de peso durante el embarazo, se relaciona con mayor riesgo de pre eclampsia, hipertensión y problemas del parto. Se ha demostrado además que si se controla la ganancia ponderal, se controlan éstos riesgos.

El control del sobrepeso durante el embarazo puede lograrse mediante dieta y ejercicio adecuados, que han demostrado además no afectar negativamente al futur@ bebé. Reduciendo la posibilidad de recién nacidos grandes y por tanto de problemas en el parto. Se pudo además demostrar una disminución de la incidencia de hipertensión arterial.

Las madres que no controlaron su peso adecuadamente, tuvieron además una mayor incidencia de inmadurez respiratoria en sus hijos. Y en promedio los hijos de estas madres tuvieron mayor peso a medida que fueron creciendo, que los hijos de las que controlaron su sobrepeso.

Se sugiere el uso de dietas con bajo índice glucémico, acompañados de programas de ejercicios supervisados o no, para el control del sobrepeso durante el embarazo.

Se ha establecido además una relación entre sobrepeso infantil y detrimento de la salud en etapas posteriores de la vida en hijos de madres con ganancia ponderal excesiva y/o que hubiesen ingerido dos o más servicios de bebidas azucaradas al día durante el embarazo.

doi: 10.1210/er.2017-00253

tomado de aquí: Treatment of obesity

https://academic.oup.com/edrv/article-abstract/39/2/79/4922247

28 April 2018

imagen tomada de women fitness

Epigenética

beautiful-young-pregnant-woman-in-beach-beautiful-pregnant-161569.jpeg

¿Pueden los hábitos de la futura madre afectar el desarrollo físico, psíquico y social del futuro bebé?.

La respuesta es que  sí que es posible,  inclusive los cambios inducidos  en la expresión de determinados  genes,  por  exposición a estrés, substancias,  hábitos  alimentarios inadecuados,  pueden llegar hasta   a los nietos.

Se trata de cambios epigenéticos.   Digamos que tenemos muchos más genes que los  que hacemos  servir normalmente y la expresión  de determinados  genes  sobre  otros,  en parte está influenciada por el ambiente. Es decir que el genoma se prepara  para  el ambiente donde le tocará desarrollarse, de acuerdo a la información ambiental  que recibe.

Es mucho más complejo que esta simplificación excesiva, la ciencia demuestra que ésta adaptación ocurre  y  es así como los hijos de madres que ganan peso excesivo durante el embarazo, tienden a sufrir más problemas de sobrepeso, hipertensión, arterial y sindromes metabólicos. Otro ejemplo,   una de las teorías que tratan de explicar el sindrome de ovarios poliquísticos ,  establece la posibilidad de una programación epigenética para  vivir un periodo de estrés o de escasez. En ese marco se presenta anovulación y androgenización, lo que bloquea la fertilidad y evita  el embarazo en una etapa de crisis.  Y así cada vez más se desarrollan teorías,  que  tratan de explicar  ésta relación que de manera observacional hacían los obstetras, entre  patologías del embarazo y  problemas  de la  descendencia.

Lo anterior  refuerza el concepto del control prenatal,   adecuado, oportuno y continuo, con recomendaciones  de sentido común ahora reforzadas por  la epigenética, nunca mejor dicho, “somos lo que comemos”, lo que quiere decir, que siempre nos hemos de alimentar bien,  evitar  el tabaco y el alcohol, hacer  algún tipo de actividad física que disfrutemos,  llevar un estilo de vida proactivo, mantener un peso adecuado.

Estos cuidados son aún más importantes durante el embarazo,  ya que los cambios  que induzcamos en la epigénetica de nuestros hijos,    se pueden transmitir hasta nuestros nietos.

Preeclampsia

Se trata de una complicación severa del embarazo, que tiene su origen en una disminución de la circulación de la sangre hacia la placenta.

Dada la importancia de la placenta para la vida del feto, se desencadenan una serie de mecanismos que buscan mejorar ésa circulación alterada.

La mayoría de las veces, estos mecanismos fisiológicos compensan la alteración circulatoria. Cuando ello no ocurre, aparece un cuadro que afecta al 8 % de las embarazadas, con riesgo de complicaciones que afectan al feto y a la madre, algunas de ellas tan severas como las podamos imaginar.

El uso de bajas dosis de aspirina desde antes de la semana 16 del embarazo, diariamente, durante todo el embarazo es un tratamiento eficaz y seguro para esta condición.

El problema está en que la pre-eclampsia, no suele dar síntomas si no hasta después de la semana 20 cuando la aspirina ya no es tan eficaz.

De allí que se estudien marcadores prometedores durante el primer trimestre para detectar las embarazadas que requieran de este tipo de tratamiento.

De momento se usan marcadores epidemiológicos, no obstante se estudia la validación de marcadores ecográficos, , bioquímicos y hasta de material genético, que parecen prometedores.

Evaluación genética de los padres, antes del embarazo.

sin-titulo

(Imagen tomada de Autismo Madrid)

Las recomendaciones de las sociedades científicas se actualizan en la medida que los conocimientos avanzan, recientemente el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) establece la sugerencia de ofrecer pruebas genéticas antes de embarazo  a todas las parejas.  Con el fin de detectar portadores de  alteraciones genéticas que puedan afectar  a su descendencia.

Hace algunas décadas, lo hacíamos en la orientación preconcepcional de parejas con una  condición que era relativamente frecuente, como lo era la enfermedad por incompatibilidad del Rh, condición ya prácticamente erradicada con la inmunización pasiva (Vacuna del Rh) que se suele colocar a las madres Rh negativas.

EL ACOG sugiere la posibilidad de realizar  tres tipos de evaluaciones, las que dependen, de  los antecedentes epidemiológicos,  esto es según etnia  a la cual pertenece la pareja,  según antecedentes familiares o personales,  una universal, que puede ser específica de las alteraciones más frecuentes o una de estudio ampliado de más de 100 mutaciones disponible.

El enfoque étnico ha sido ampliamente  utilizado, por ejemplo en la búsqueda de la enfermedad de Tay Sachs en judíos azkenazi, o en la búsqueda de talasemia en poblaciones mediterráneas.  Lo cierto es que la globalización y la inmigración, entre otras cosas,  han diluido estas diferencias  y se tiende a evolucionar a una sociedad  de mezclas étnicas. Lo que comienza a  hacer que  este tipo de evaluación deje de ser  útil en una parte importante de la población.

Los antecedentes de enfermedad genética permiten conocer la posibilidad de la existencia de una  mutación específica, identificarla y contar con una sonda que permita  el diagnóstico prenatal del futuro bebé, para que los padres puedan tomar  decisiones adecuadas en cada caso en particular.

El ACOG sugiere ofrecer una prueba de escrutinio universal,  que incluya las enfermedades  de origen genético más frecuentes,  estas son:  la fibrosis quística, la atrofia espinal muscular, las talasemias y hemoglobinopatías y la premutación del X frágil, esta última en mujeres que con historia familiar de insuficiencia ovárica o de  deterioro cognitivo sugestivo.

Además se recomienda asesoramiento genético en parejas con consanguinidad,  para discutir el riesgo aumentado de alteraciones  recesivas que se expresen en su descendencia.

El escrutinio genético lleva sus riesgos, como son el hallazgo de alteraciones de significado  incierto,  es decir cambios en los genes  que pueden ser normales o no y pueden ser fuente  de ansiedad o de toma de decisiones erradas,  hallazgo de condiciones que  no puedan detectarse en la descendencia o que no afecten la calidad de vida o que no aparezcan hasta  muy tarde en la edad adulta,  o hallazgos inseperados, todos ellos potencialmente  podrían causar más daño que bien, si no se cuenta con un asesoramiento adecuado.

En  los casos en que se sugiera realizar un panel expandido de escrutinio genético, este debería incluir sólo condiciones médicas que cumpliesen los siguientes requisitos:

  1. Condiciones que  lleven una frecuencia de portador de  al menos  1 en 100 individuos sanos.
  2. Condiciones que tengan un fenotipo bien definido.
  3. Condiciones que  tengan un efecto deletéreo sobre la calidad de vida.
  4. Condiciones que originen un deterioro cognitivo o físico.
  5. Condiciones que requieran intervención quirúrgica o médica.
  6. Condiciones que  tengan expresión en etapas precoces de la vida.

Un conocimiento claro es un componente clave en el asesoramiento de estas pruebas y por tanto un consentimiento informado que explique las limitaciones,  ventajas e inconvenientes de  los resultados inclusive contar con el apoyo de un asesor genético, que pueda asesorar bien el riesgo y las limitaciones  de las pruebas.

Además  los autores, establecen que  el escrutinio de portadores no reemplaza el escrutinio del recién  nacido y el escrutinio del recién nacido  tampoco reemplaza el escrutinio de los  padres.

Fuente: Medpage Today