Archivo de la etiqueta: Poesia

AQUILES NAZOA

Recuperando recuerdos…

Un día dijo...

[Escritor, periodista, poeta y humorista venezolano,(17-05-1920—25-04-1976). A 34 años de su desaparición física, texto de su Credo]


Creo en Pablo Picasso todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Charlie, hijo de las violetas y los ratones, que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo, pero que cada día resucita en el corazón de los hombres. Creo en el amor y en el arte, como vías hacia el disfrute de la vida perdurable. Creo en los grillos que pueblan la noche de mágicos cristales. Creo en el amolador que vive de fabricar estrellas con su rueda maravillosa. Creo en la cualidad aérea del hombre configurado en el recuerdo de Ysadora Duncan, abatiéndose como una purísima paloma herida, bajo el cielo del Mediterráneo. Creo en la fábula de Orfeo. Creo en las monedas de chocolate que atesoro bajo la almohada de mi niñez. Creo

Ver la entrada original 207 palabras más

Un poco de Cada quien: Calamidad: (Jesús Zurita Peralta)

Un poco de Cada quien: Calamidad:
(Jesús Zurita Peralta) http://ht.ly/qUWPq

imagen tomada de Zemantha hacer click para ir al sitio original
Enhanced by Zemanta

Un poco de Cada quien: Poesía libre

Un poco de Cada quien: Poesía libre
Más allá de lo físico http://ht.ly/qTIkH

Imagentomada de Zemantha, hace click para ir al sitio original
Enhanced by Zemanta

Saudades (Jesús Zurita Peralta) http://h

Saudades (Jesús Zurita Peralta) http://ht.ly/qSO7A

Imagen tomada por mi compañero Tony López en Pineda de mar.
Enhanced by Zemanta

Un poco de Cada quien: Masa crítica

Un poco de Cada quien: Masa crítica http://ht.ly/qQL7g

imagen por Zemantha hacer click para ir al sitio original
Enhanced by Zemanta

Una reflexión sobre filosofía y poesía (sin formalidad y para compartir en comunidad) por Jesús Zurita Peralta

El curso vectorial del tiempo, una línea que ocasionalmente es discontinua, permeable, para que en ella tengan espacio incertidumbre y misterio. La filosofía y la poesía van de la mano dándole sustento a ese vector de trazo infinito, una para generar preguntas desde la inconformidad y la necesidad de reflexión sobre el pasado, entender el ahora y proyectarse al futuro con coherencia, al menos creer que es así, y la otra ofreciendo respuestas y sosiego, uniendo símbolos para crear belleza, única alternativa para hablar todos un idioma común, porque la poesía es hermosa en cualquier lengua y la filosofía esencia. El yo cuestiona todo en la filosofía y el yo también acepta todo en la poesía. Con ellas salimos al encuentro, ahí, al espacio donde están expuestas tesis, antítesis y síntesis.

Conformamos ideas desde preconceptos, algo dinámico, porque el absoluto y lo relativo son de hecho fragmentos del todo, y formamos parte del todo de manera temporal, al menos físicamente. Con esas ideas enfrentamos el presente, con una carga de inferencias inconscientes que están en lo íntimo, en lo cultural y lo ambiental, desde ahí buscamos aproximaciones. Tenemos miedo, porque nos desconocemos como seres poderosos, poseemos más luz que oscuridad y eso nos asusta. Poco a poco se impone el orden, aunque se producen escisiones en nuestro vector común y se imponen nuevas corrientes de pensamiento, algunas más universales, integrales, holísticas, aunque la humanidad no lo perciba y a ratos denigre de su instante, todo fluye, todo está en movimiento, nada es permanente (Heráclito).

Nos movemos diariamente y sutilmente entre distintas corrientes de pensamiento, a saber: existencialismo, postmodernismo, absolutismo, nihilismo, pragmatismo, positivismo, humanismo, hermenéutica, mayéutica, etc, jugamos instintivamente con la lógica, la razón, la ética y la moral, jugamos acertada o accidentadamente al bien y el mal sin saber nada de Kant, Comte, Descartes o Epicuro, por citar nombres irrelevantes para unos o importantísimos para otros. Lo que se afirma es que todos somos un filósofo y un poeta innato, casi propio e individual que va explicando los acontecimientos y  ubicándonos  temporalmente.

Alguna vez escuché afirmar a un profesor universitario (Jubilado) que la filosofía había muerto, duro comentario para quien debía ser una ventana traspasable y transparente, facultades inherentes de quien se encarga del saber y el conocimiento. La filosofía no pierde su vigencia, no se trata de discutir sobre la dialéctica de Hegel o entender a Nietzsche con su frase “Dios ha muerto”, se trata simplemente de comprender el significante y el contexto de cada pensamiento, su razón, vigencia, circunstancias e impacto en su momento o el nuestro. Es fascinante descubrir cómo se mueven simultáneamente corrientes filosóficas y poesía con la misma fuerza, en atracción permanente y sin anteponerse.

Seguir leyendo Una reflexión sobre filosofía y poesía (sin formalidad y para compartir en comunidad) por Jesús Zurita Peralta

Confusión cardinal: (Jesús Zurita Peralta)

Vivo al constante norte,
al borde de la montaña.
Límite que me aparta,
vivo mirando al sur
allá están mis añoranzas
hacia allá miro en desespero,
cuando no puedo consolarme…
Cuando el norte pesa
y el sur acorta distancias,
cuando me inquietan los recuerdos…
cuando comienzo a buscar
la raíz del descontento,
la siembra de la duda,
me arrastro hasta tu sur,
que se convierte en mi norte
hecho de claros recuerdos,
de olores, sabores y miedos.
Cuando el sur lo tiene todo,
se va perdiendo mi norte
Ay! Horizonte

Ccs 2 de dic de 2010

Ve…(Jesús Zurita Peralta)

 

Al despertar, hazlo con ganas

hoy puede ser efectivamente tu día,

no lo desperdicies.

Ve duro y decidido a por él,

al despertar ya no pienses en sueños,

ve por tus propósitos,

no imagines, realiza,

no desperdicies, no alberges codicia.

Ve y practica aquello que dices,

ve y has lo que ayer quisiste,

ve con ganas.

Como si hoy fuese la última oportunidad,

Como si ya no hubiese mañana.

Ve y vívelo todo sin desánimos,

ve convencido que puedes.

Y en la noche, descansa

descansa y sueña.

Convencido de que mañana,

Irás duro  a por él otra vez.

Ve convencido que puedes…

 

 

Valencia, 26 de noviembre de 2010. (6 am)

Camino (Jesús Zurita Peralta)

Me hice anónimo en tu propia marcha

Caminante exhausto subiendo la cuesta

De mi eterna andanza

Cada paso fue un recuerdo

Desde mi nicho ancestral

Hasta mis más calidas aguas

Pasé por mis pueblos de recuerdos

Pasé por mis matorrales

Pasé por mis calles pequeñas, estrechas

Y también por mis nuevas calles

Avancé  hasta mi valle

Deje ruido, asfalto, deje piso

Y llegué  ahí solo para entregarla

Llegué  ahí para dejarla a ella

En su propia marcha.

Juan Griego, 7 de mayo de 2010

(De mi experiencia peregrina y caminante del 5 de mayo, de Juan Griego a El Valle del Espíritu Santo, 22 km en 5 horas y 20 minutos, una sola parada intermedia y un destino).

Añoranza, más de Teresa Aburto Uribe


ALGÚN DÍA ME IRÉ

Algún día me iré… pero aquí quedaré,
quedaré porque soy de aquí,
recordaré cada momento de este lugar,
de este puerto.
Recordaré cada silencio
de este mi mar, mar eterno.
No olvidaré las calles,
tampoco olvidaré el cielo…
no olvidaré la brisa
que le dio paz a mi alma,
que le dio un sentido a mis hechos.
Me iré mañana tal vez,
me iré con tu recuerdo,
con un amor escondido
que solo conoce el silencio,
el silencio que dejaré
cuando pase el tiempo,
el silencio que llevaré
cuando pase febrero,
me iré mañana tal vez,
o tal vez… mañana me quedo.