Archivo de la etiqueta: sociología del poder

El tren de mercancías…

Imagen tomada de llanesnet.blogia.com

A veces, sentimos que los problemas  los causan personas que obran  mal, o que son diferentes, o que piensan distinto. Si tenemos autocrítica, nos detenemos a pensar ¿hasta que punto no soy yo el causante de lo que me quejo?.

Es una buena pregunta,  para hacerse cuando sentimos que no hay salidas,  la respuesta casi automática  es: «Claro que no,  es culpa de mis iguales que son imbéciles o de mi jefe que es idiota,  o de los inmigrantes que le quitan el empleo a los de aquí, o de las trasnacionales que explotan al pueblo, o pare usted de contar.»

No se confundan  yo también detesto los escritos de autoayuda, así que sigan leyendo…

Pero una vez hecho el análisis te das cuenta de que sí es cierto  en algo eres culpable de algunas cosas de las que «injustamente te suceden», pero no, siguen existiendo causas situaciones y sintémicas  allá afuera que condicionan ambientes, francamente destructivos para  las  soluciones asertivas.

¿Es que la sociedad se ha montando en un tren de autodestrucción?, ¿Cómo puede suceder eso?.

Tengo una teoría:  «Cuando las sociedades  tienen  ciclos  de Bonanza que afectan  a más de una generación,  la vida relativamente fácil,  hace que  valores como el trabajo bien hecho, la virtud de la honradez,  el colectivismo, que generaron  esa prosperidad,  se pierdan en la generación siguiente,  que  ha vivido de una vida cómoda sin esfuerzo y sean sustituidos por  individualismo, la picardía y la ley del mínimo esfuerzo,  que crea una generación de mediocres,  que si perpetúa, genera una sociedad con  valores  invertidos,  que lleva  a la explotación de muchos  por unos pocos,  hasta que se genera una revolución, por parte de estos muchos,  hasta  que  vuelve a haber bonanza y el ciclo se perpetúa». 

Hasta que las sociedades acaban entendiendo lo anterior y  maduran. Y mientras tanto ¿Qué hacemos?

Luchar contra corriente, generalmente es como tratar detener un  tren  de mercancías,  nos  arrastrará la inercia, ¿Subirse al tren a sabiendas que las vías desembocarán en violencia?, O hacer lo mejor posible lo que hacemos y prepararnos para lo que vendrá.

No sé  es lo que se me ocurre, ¿alguien puede aportar algo más?.

Cambiar para seguir igual…

Imagen tomada de 7 pecados capitales.com

No se puede huir de los problemas,  la vida nos enseña continuamente a enfrentarlos, luego de mucho andar,   tal vez por que una coalición frontal, no funciona, se llega  a la conclusión del sabio, que se han de enfrentar  con excelencia,  tal vez por que  si la sociedad  se decanta por un camino, nos  arrastrará indefectiblemente a todos,  estemos  de acuerdo  o no.

A muchas personas  formadas en valores arquetípicos, les suele  chocar la prevalencia de antivalores, cómo prosperan y se van  adueñando de espacios,  ante la indignación de algunos, la tolerancia de muchos y la indiferencia de demasiados. Son caminos  errados  trenes en los que en un momento dado se monta la sociedad y nos arrastran a todos en un camino autodestructivo, a pesar de muchos que gritan,   se paran a reflexionar  y dicen cosas que no  quieren ser oídas en  una orgía, eufórica de conductas erradas, que  causan miserias, y malestar en su camino.

En lo que parecen ser ciclos históricos, terminan prevaleciendo éstos antivalores,   que se convierten en culto a los pecados  capitales,  y que terminan  con civilizaciones, cuando llevan  a la mayoría  a padecer  lo indecible y es cuando ocurren los estallidos,  violentos  que generalmente  cambian las  cosas para seguir igual, citando  a  Lampedusa en su célebre obra El Gatopardo.

Luego de dar tumbos por la vida,  te das cuenta de que la soberbia y la vanidad son malos  aliados, sobre todo cuando dominan  en la sociedad, en el fondo se utilizan como justificantes disfrazados de justicia, cuando en realidad,  lo que  terminan es beneficiando a unos pocos y perjudicando  a la mayoría. Y acabando con los que los enfrentan.

El enfoque de enfrentar  directamente la mediocridad (sin intención peyorativa, utilizo la acepción de mediocre: «de calidad media» según la RAE), funciona si la  mayoría de la sociedad  se rige por valores de  excelencia,  entonces un enfoque de enfrentamiento  directo,  podría funcionar pues  conseguirá apoyo en todas las esferas y terminará aplastando el comportamiento  mediocre.  Sin embargo si la sociedad ha llegado  al punto en que la mayoría ha perdido sus valores,  entonces  ya se ha montado en el tren de la autodestrucción, como civilización,  que pasa por generar miserias y daños a muchos, hasta que éstos «Indignados», generan un cambio de paradigma, que no es más que un intento de  restablecer los valores.

Si bien  existen fuerzas situacionales y sistémicas que ya comentamos en éste blog en relación al «Efecto Lucifer» que si no se tienen en cuenta, terminan moldeando a los nuevos  líderes,  lo que explica la  cita de Lampedusa…y vuelva a comenzar.

Tal vez uno de los marcadores de que éste cambio  autodestructivo  de una sociedad  está ocurriendo, es cuando  cuesta comunicar  valores, o mejor  dicho cuando  tienen que enunciarse constantemente,  para  aclarar que existen,   con el agravante de que cuando  se habla de valores, con personas  que no los profesan de la misma manera, es difícil lograr una comunicación real,  más si la persona  con antivalores,  detenta el poder. Es como si  se hablase en idiomas diferentes, lo triste  es  pensar que se tiene un diagnóstico, que  se  puede plantear un tratamiento, pero que la sociedad no le interesa tratarse, en una conducta de negación  autodestructiva  que terminará con ella. Y donde siempre terminan  pagando los que menos responsabilidad tienen. Me  parece oír un: «Que se ajusten,  tu»

Dice uno de los  principios éticos primarios, el de autonomía,  que «no se  puede ayudar a quien no quiere ser ayudado».  Y es verdad y es una pena.

Siento  que la salida puede ser  para los que  guarden algún tipo de principio,  el convertirse en islas  de cordura,  desde las cuales con eficiencia,  pueda construirse todo cuando el  tren haya  pasado, con humildad, generosidad, templanza, fraternidad, moderación y diligencia.

Si esto no resuelve el problema, al menos permitirá a unos  cuantos  vivir mejor.

Ojalá éstas  sean elucubraciones de un  tío cansado de andar por el mundo enfrentándose cíclicamente a los mismos discursos.

Cuando el  ser humano se pierde en el mundo material y descuida los valores,  que no dependen de la educación, si no que están escritos en los arquetipos de nuestra especie y que en el plano religioso se suelen establecer con el nombre de «Conciencia». Pero que tienen equivalentes psicológicos, hasta científicos y  físicos, como algunas interpretaciones recientes de las leyes de física cuántica nos hacen prever. Si éstos valores se pierden  en una sociedad, ocurre una regresión, a estados inferiores de  desarrollo intelectual.

Si éste estado de regresión afecta  una masa crítica de la población, se produce un cambio social, creándose liderazgos sin valores que prosperan pues  se identifican con un ideario colectivo  alejado de la virtud.

Es entonces cuando  una sociedad entera se hace  parte  y cómplice, esperando obtener algún beneficio material,  social o cultural,  sin importar los arquetipos que señalan la evolución social,  y ocurre un salto a etapas evolutivas superadas retrasando el desarrollo individual,  social y cultural.

Es esta la razón por la cual liderazgos retrógrados  no encuentran oposición, responden a sociedades cómplices que no dicen, «te pasaste» o «hasta aquí», o donde los que mantienen sus valores se colocan en una desventaja social y las fuerzas retrógradas llegan a imponerse.

Es el histórico enfrentamiento entre el bien y el mal,   la historia nos enseña que a la larga termina imponiéndose el bien, aunque con frecuencia el mal viene disfrazado y la división no suele estar tan clara, causando que la mayoría de las personas tienen que agenciarse  con lo malo que tiene lo bueno y lo bueno que tiene lo malo.

La respuesta  está en nuestro interior y la mayoría de las veces podemos saber que es lo que está bien  y que es lo que no, generalmente si seguimos nuestro corazón  tomaremos las decisiones acertadas,  si  seguimos lo que nos dicta el materialismo,  podemos convertir algo que no está bien en no ilegal, lo que no es lo mismo.

La estatua de Chávez que será expuesta en Argentina, demuestra bien mi punto de vista,  sin ánimos de establecer juicios,  en toda la cadena  de acciones para lograr  colocar  una estatua de 2 metros, para honrar un líder inescrupuloso,  tuvo que haber alguien que plantease «esto no está bien». Sin embargo el artista supo meter su baza de protesta al colocar  en la silla de montar un Kalasnikov y un maletín,  lo del arma no requiere explicación, lo del maletín recuerda los maletines con 800.000 dolares de contribución supuestamente  introducidos ilegalmente  a Argentina, en un avión oficial venezolano.

Espero que haya sido  irreverencia,  puesto que si la intención  era honrar al líder, la situación de  pérdida de valores en la sociedad  sería  peor de lo que me imaginaba.

Días contados

La agresión, constante disfrazada de benevolencia, que ya nadie cree. Genera una sensación de impotencia  en los ciudadanos.

La realidad que  percibe la mayoría es de engaño. Y como enunciara Abraham Lincoln, «Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.» Al final la gente termina dándose cuenta, sobre todo por que la realidad está alli y tarde o temprano surgen las verdaderas intenciones.

De allí que una forma para lograr el éxito, sea la honestidad, tal vez no sea el camino más rápido pero sí el más seguro, y el primer paso para lograrlo comienza en la honradez con nosotros mismos. La vía rápida termina generando rechazo. Perogulladas que a veces hay que recordar, cuando pretendemos analizar a la política.

El ejercicio del poder se encuentra ligado a fuerzas situacionales y sistémicas, las que en mucho moderan y son moldeadas por  las decisiones del  poderoso, estableciéndose una relación que si está basada en la virtud, puede generar bienestar ya que no bastan las buenas intenciones, pero que si se basa en el vicio, causa desazón. Es una ley lógica e inevitable.

La sensación de malestar e ira, palpada en  Venezuela  que describe bien Laureano Márquez tiene que ver con lo anterior. La agresión constante desde el poder del presidente  hacia los ciudadanos, no puede ser sostenible  y tiene que terminar pasando factura,  el cerco internacional  contra  un estado terrorista, cada vez  se cierra más,  con pruebas contundentes.

La visión objetiva nos hace presuponer que el presidente Chavez tiene sus días contados y  el aumento de la represión a la población, son producto de la desesperación y de la mala asesoría exterior,  signo adicional de que el fin está cerca.

Esperemos que no termine de destrozar la casa antes de irse como los  inquilinos sin  escrúpulos cuando son echados por no pagar  el alquiler, dejando al soberano con un cascarón destrozado, sin fianza para reparar los daños. Que en el caso de Venezuela no sólo afectan la  esfera política, si no también la esfera moral, y de recursos  humanos. Estas últimas son   mucho mas graves y con certeza  causales de la crisis económica.

Les tocará a  los que vengan intentar reconstruir el futuro, con un cascarón vacío y lleno de  deudas, para pagar  un viaje mesiánico  al oscurantismo, que deja a un país sumido en la edad media, que quiso jugar en las grandes ligas,   comprando su entrada  a fuerza de billetes, con un liderazgo insensato,   en un mundo  que hoy  por hoy esta pagando la falta de escrúpulos a la hora de manejar  el capital.

La salida  de la crisis política venezolana, sucederá mientras gran parte del  resto del mundo se encuentra poniendo correctivos económicos  a una crisis global, Esperemos que aún quede algo de  su riqueza que permita recuperar el tiempo y los recursos perdidos.

Carta recibida por mail enviada a Hugo Chavez…

Recibida por mail,  creo  que el autor,  logró plasmar  el  conflicto del teniente coronel,  con frecuencia muchos de los problemas  de  la vida diaria tienen origen filosófico,  y el del presidente de venezuela parece tener  su origen en un enfoque filosófico inadecuado,  de las expropiaciones… La cita es textual  como lo recibí lo transcribo.

SE PUEDEN ROBAR LOS ZAPATOS DE UN HOMBRE, PERO NUNCA CAMINAR COMO ÉL….

Seguir leyendo Carta recibida por mail enviada a Hugo Chavez…

América Latina el continente olvidado (M Reid)

«…es difícil exagerar lo que está en juego (En Latinoamérica)… La «Alternativa Bolivariana» se basa en premisas defectuosas. Su diagnóstico de los problemas regionales se fundamenta en una lectura errada de la historia. Ha dado nueva vida ala teoría de la dependencia, cuando los latinoamericanos deberían estar concentrándose en lo que tienen que hacer por sí mismos en los campos de competitividad, educación y la igualdad de oportunidades. Su afición por la redacción de constituciones es una distracción peligrosa…Si una nueva Constitución fuera la herramienta más importante para conseguir democracia y desarrollo, América latina ya sería líder mundial en los dos aspectos…

ISBN: 978-84-92460-03-8
Autor: Reid, Michael
Fecha de edición: 18/05/2009
Encuadernación: Rústica
Idioma: Español
Páginas: 459

¿Que debe hacer un político?

Politica
«…Un político debe gobernar para corregir a largo plazo, con una visión de años, la brecha entre los primeros de la fila y los últimos de la clase. Desarrollar una política interior y exterior orientada hacia lo justo, lo legal, lo necesario y lo posible, sin hipotecar el futuro de los ciudadanos, contribuyendo a crear la sociedad más equilibrada y compasiva posible. Este político debe respetar las leyes internacionales y no torcerlas. Nunca le mejor de los fines justifica los medios más abyectos…»

Esteban Beltrán en «Derechos torcidos» ISBN 978-84-8306-800-7

Socialismo democrático o autoritario

el_poder_y_el_delirio1

«…Creyéndose un constructor del futuro, Chávez en realidad es un restaurador del pasado, del pasado contra el que luchó su héroe Simón Bolívar.
Chávez intenta construir el estado tomista de Morse y Suárez, la búsqueda de «un todo ordenado en el que las voluntades de la colectividad y del príncipe se armonizan a la luz de la ley natural y en interés de la felicidad ciudadana y el bien común… El pueblo es el depositario de la soberanía, pero en un pacto político la transfiere por entero al príncipe, quien se convierte en el centro de la vida social del reino… La corona imparte justicia, queda unida a la iglesia y la propiedad pasa a ser toda de la corona. La propiedad privada pasa a ser una concesión.»
Hugo Chávez no es el heredero del proyecto histórico de Bolívar. Su heredera es la democracia venezolana…Pasado que Chávez ha decretado inexistente y muerto. Pero la muerte que ha anunciado no sólo es prematura: Probablemente será ilusoria… En América Latina la democracia se ha perdido muchas veces, pero se ha reconquistado…»

Tomado de: «Poder y Delirio» Enrique Krauze. Editorial Tusquets ISBN 978-84-8383-142-7

Algunas cifras de Venezuela

Viñeta de Rayma
Bolivar fuerte

El Gobierno del presidente Chavez, se ha beneficiado del mayor ingreso petrolero de la historia venezolana:

100.000 millones de dólares

En un país con una población de ¡27 millones de habitantes!

A pesar de la indescriptible bonanza petrolera, el producto interno bruto per capita ha estado muy lejos del alcanzado en los años 70

¡Tiene su mérito, no debe ser fácil de lograr esto !

Durante el gobierno de Chavez hasta el 2006, la deuda publica Venezolana rebasó los 40.000 millones de dólares, de los cuales 27.000 millones corresponden a deuda externa, que se hubiera podido pagar en su totalidad con los fondos de ayuda que ha dado a otros países latinoamericanos…

¡Claro es que los 100.000 millones tampoco alcanzan para mucho…!

Hugo Chavez tiene una explicación para todo esto…»Es el capitalismo… la culpa es de la oligarquía…»

No podría estar más de acuerdo, del «capitalismo» y de la oligarquía Chavista.
Sin embargo como lo explica Zurita en su espacio, también es culpable la sociedad que ha prostituido sus principios, palabras como dignidad y libertad suenan molestas en los círculos políticos, donde se paga muy bien silenciarlas. Una última cita:

Tenemos un capitalismo de estado desbordado que viene ocupando todas las actividades propias a la actividad privada. Lo hace confiscando, expropiando, estatizando y comprando con una chequera que dobla muchas voluntades (vivimos en un país donde el bolsillo vale más que la dignidad y la defensa de la libertad)

Todas las citas provienen de un excelente libro que recomiendo para quien quiera entender objetivamente la realidad venezolana actual: Se intitula «Poder y delirio», el autor es Enrique Krauze y publicado por editorial Tusquets ISBN 978-84-8383-142-7

Relato: Efecto Pigmalión

«Para el profesor Higgins yo seré siempre una florista porque él me trata siempre como a una florista; pero yo sé que para usted puedo ser una señora, porque usted siempre me ha tratado y me seguirá tratando como a una señora.»
Eliza Doolittle, Obra Pygmalión de G. B. Shaw

Relato que me llega por mail, de una amiga muy asertiva y que se atribuye a Gabriel García Márquez…
pigmalion

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora mayor que tiene dos hijos, uno de 19 y una hija de 14.
Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
‘No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo’.
El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
‘Te apuesto un peso a que no la haces’. Todos se ríen. El se ríe.
Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla,
Y él contesta:
‘es cierto, pero me he quedado preocupado de una cosa que me dijo mi madre esta mañana
sobre algo grave que va a suceder a este pueblo’.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mama, feliz con su peso y le dice :
Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
¿Y por qué es un tonto?,
Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, según él preocupado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Y su madre le dice:
No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

Una pariente que estaba oyendo esto y va a comprar carne y le dice al carnicero:
‘Deme un kilo de carne’, y en el momento que la está cortando, le dice:
Mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado’.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de
carne, le dice:
‘mejor lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas’.
Entonces la vieja responde:
‘Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos…’
Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.
Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde.
Alguien dice:
¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!
Sin embargo, dice uno, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
Pero a las dos de la tarde es cuando hace más calor.
Sí, pero no tanto calor como hoy.
Al pueblo todos alerta, y a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
‘Hay un
pajarito en la plaza’. Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.
Pero señores, dice uno siempre ha habido pajaritos que bajan aquí.
Sí, pero nunca a esta hora.
Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
Yo sí soy muy macho, grita uno. Yo me voy.
Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve.
Hasta que todos dicen:
‘Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos’.
Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
‘Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa’, y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.
Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio
de ellos va la señora que tuvo el presagio, le dice a su hijo que está a su lado:
¿Viste m’hijo, que algo muy grave iba a suceder en este pueblo? .