Sangrado genital anormal

Las causas de un sangrado anormal son variadas, aunque la mayoría se pueden agrupar en cuatro causas principales, teniendo en cuenta además que pueden haber factores predisponentes generales como trastornos de coagulación,  que pueden ser congénitos o adquiridos. que pueden presentarse como un sangrado genital anormal.

Las causas más comunes de origen genital pueden agruparse en cuatro cuadros causales, que además se relacionan bien con la edad .

Los sangrados de causa anatómica, sea por tumores, pólipos, lesiones genitales, que se presentan más comúnmente durante la edad reproductiva esto entre los 14 y los 45 años,  y particularmente al final de la misma.

Los sangrados de causa funcional que se deben a trastornos de la ovulación se presentan más comúnmente en extremos de la vida  reproductiva, es decir cerca de la primera regla y alrededor de las últimas reglas.

Los sangrados de origen obstétrico, son un motivo importante de sangrado anormal, durante la etapa de vida reproductiva, que además ha de ser descartado primariamente en casi todas las situaciones de sangrado genital anormal.

La causa infecciosa es un  motivo generalmente  poco pensado y que nos lo suele reportar  el patólogo  en la biopsia de endometrio, se suele presentar durante la etapa de vida reproductiva en pacientes sexualmente activas.

Es importante aclarar que ninguna de las causas es exclusiva de ningún grupo etario y todas deberían entrar en el diagnóstico diferencial del sangrado genital  anormal,  así mismo en una paciente determinada pueden coexistir varias causas,  es decir una señora con una miomatosis puede tener  un sangrado por aborto por ejemplo.

Podrían existir  otras causas menos frecuentes de sangrado genital anormal, pero con este enfoque:  causa general,  causa anatómica, causa funcional, causa  obstétrica o causa infecciosa,  se pueden cubrir la mayoría y descartar casi toda la patologia importante en su aproximación diagnóstica.

Imagen tomada de Pinterest

Tabaquismo y embarazo.

Dejar de fumar es beneficioso para la salud y lo es aún más estando embarazada.

Es el factor de riesgo prevenible, más importante para que aparezcan complicaciones tanto para la madre como para el futuro bebé.

Se relaciona con el riesgo de aborto, muerte fetal in útero y parto prematuro. Además desprendimiento de placenta, y un aumento en el índice de cesáreas, por compromiso fetal durante el parto.

Además el desarrollo neurológico, se puede ver afectado, asociándose la exposición is útero al tabaco con trastornos del lenguaje, déficit de atención, dificultades de aprendizaje y trastornos del espectro autista. Algunos autores lo han relacionado con trastornos de ansiedad y depresión.

No existe forma segura de fumar embarazada, la recomendación es no fumar en lo absoluto, los tratamientos para dejar de fumar, son menos nocivos para el feto que los casi cien productos teratógenos y tóxicos que se encuentran en el humo del tabaco.

Insuficiencia Ovarica Prematura

Los óvulos, gametos femeninos, son los responsables de la función ovárica reproductiva, los óvulos se producen durante el periodo embrionario y las nenas nacen con la cantidad de óvulos que harán servir durante el resto de su vida.

A partir del nacimiento el número de óvulos comienza a disminuir hasta la madurez, que cuando se agotan los óvulos se entre en una etapa que se llama menopausia.

Una etapa más de cambios y que no implica una pérdida de feminidad, y en la cual la mujer vivirá al menos un tercio de su vida.

A veces esta etapa se adelanta por motivos que tienen que ver con éste número inicial de óvulos. Las causas pueden ser genéticas, existe cierta tendencia familiar, infecciosa, algunas infecciones pueden afectar el número de óvulos, ambientales, físicas, radiación o químicas como por ejemplo, los tratamientos del cáncer.

Cuando esta falla de la función ovárica ocurre antes de los 40 años se denomina insuficiencia o falla ovárica prematura.

Una tercera parte de las fallas ováricas pueden ser explicadas por factores hereditarios, de allí que sea importante realizar un estudio cromosómico de cariotipo y genético de X frágil, (Mutación FMR1) sobre todo si hay antecedentes familiares, lo que permitiría asesorar reproductivamente a otros miembros del grupo familiar

Inmunizaciones y embarazo

b2b8b26a-9e6c-46d5-a0e7-543cd0d1298c

ACOG Committee Opinion Number 741 June 2018

Las inmunizaciones constituyen un pilar en medicina preventiva en niños y adultos. Es ingenuo que aún en el siglo XXI, se discuta en ciertos círculos su utilidad, cuando existe evidencia fehaciente de sus beneficios y seguridad, probada y comprobada por décadas de uso.

Dos tipos de inmunizaciones,  se recomiendan universalmente a las embarazadas, la de la influenza estacional, durante el periodo de transmisibilidad (Otoño, invierno) con eficacia demostrada en prevenir complicaciones de la enfermedad a la madre más susceptible a tenerlas durante el embarazo; y en los futuros bebés, disminuyendo el riesgo de malformaciones congénitas, aborto, parto prematuro y bajo peso al nacer. Con seguridad demostrada. Se puede colocar en cualquier momento del embarazo, en cada embarazo sucesivo, durante la temporada de riesgo de transmisibilidad.

La otra inmunización de uso universal en embarazadas, es la TDPa, contra toxinas del tétanos, la difteria (toxina diftérica reducida)  y la tos ferina (Pertussis a celular) . Inmunización segura que puede prevenir, la muerte de recién nacidos  de infecciones severas neonatales. Igualmente se ha de colocar en cada embarazo diferente, ésta se recomienda entre las  27 y las 36 semanas,  para garantizar la producción de anticuerpos en la madre que pasarán a los bebés, y les protegerían durante los primeros meses hasta que comiencen su propio esquema de vacunación.  Las mujeres que no han sido inmunizadas durante el embarazo deberían recibir la vacuna en el período post parto inmediato.

Otras vacunas  como la del neumococo,  la del meningococo, las de hepatitis A y B  pueden ser colocadas en poblaciones  específicas de riesgo , embarazadas, como las que  tienen ciertas inmunodeficiencias,  o condiciones que afecten la función del bazo (Neumococo)  o las que por motivos laborales o epidemiológicos  específicos, puedan estar expuestas a estas enfermedades, de acuerdo con la edad de la paciente, inmunizaciones previas y los  factores de riesgo individual.

La inmunización del HPV todo y que no aparece entre las contraindicadas durante el embarazo no se recomienda sistemáticamente,  puede ser colocada en el post parto, en los casos que estuviese indicada.

En general, no existe evidencia de efectos adversos de las inmunizaciones  con virus vivos inactivados,  las vacunas bacterianas o las que actúan contra toxinas, durante el embarazo.  Y su seguridad en ésta etapa  está demostrada.

Las que no se recomiendan durante el embarazo, pero que pueden ser administradas en el post parto o durante la lactancia,  en pacientes no inmunizadas,  son la de la rubéola y la de la varicela ya que son vacunas que utilizan virus vivos.

Por último, los obstetras y ginecólogos y el personal sanitario  que trabaja con embarazadas (personal de enfermeria, comadronas, comadrones) deberían establecer rutinariamente,  el estatus de inmunizaciones de cada  embarazada.

Derechos de imagen cancelados.

Síndrome Urogenital

El déficit de estrógenos, suele ocasionar atrofia genital, que además se extiende a la vía urinaria inferior, ocasionando síntomas molestos de la esfera urinaria, como los descritos previamente para la vejiga hiperactiva, pero también pueden incluir predisposición a las infecciones urinarias a repetición.

Los tratamientos incluyen el uso de estrógenos tópicos o sistémicos, y existen nuevas modalidades terapéuticas no hormonales como opción para pacientes que no puedan o no quieran recibir estrógenos.

Quería resaltar el uso del láser ginecológico para tratamiento de este cuadro. Se trata del uso de energía fotónica, para producir un lesión térmica controlada que induce la regeneración del epitelio vaginal, aumentando la síntesis de colágeno tipo I, y produciendo un efecto en recuperación del tono de los tejidos y del grosor de las paredes vaginales y de la zona distal de tracto urinario.

El procedimiento se hace bajo anestesia tópica en el consultorio y no require de reposo laboral, si se recomienda evitar las relaciones con penetración vaginal en la semana siguiente al tratamiento.

Existe además otras alternativas de tratamiento local no hormonal, como el uso de otras fuentes de energía calórica como la radio frecuencia o la inyección de geles específicos de ácido hialurónico.

La evolución de la tecnología y la ciencia hace disponibles opciones terapéuticas, para garantizar más y mejor calidad de vida a nuestras pacientes, en una etapa en la que vivirán un tercio o más de sus vidas.

El enfoque cultural de la obsolescencia programada con que se mira esta etapa de la vida de la Mujer ha de cambiar, la experiencia acumulada, la liberación de los hijos, hace que ésta pueda ser una de las etapas más productivas en la vida de la mujer, como lo demuestran, trabajadoras, artistas, políticas, escritoras, profesionales y abuelas activas en la sociedad.

Pierde, la sociedad general con ese enfoque negativo de la menopausia.

Imagen tomada de: MavCure.com

Vejiga hiperactiva.

barefoot beach blur break
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Existe un reflejo básico que controla micción, mientras aguantamos las ganas de orinar, la vejiga se relaja, dándonos un poco más de tiempo para ir al lavabo.

A veces  este reflejo falla y la vejiga se contrae (músculo  detrusor) a pesar de que el esfínter voluntario uretral (esfínter uretral), le indica que no es el momento.  Este cuadro se conoce como hiperactividad del detrusor o vejiga hiperactiva y su  expresión clínica principal es el deseo imperioso de ir a orinar, por que si no, se pierde orina.

Típicamente las ganas de orinar  pueden despertar en la noche, o un síntoma común es que al entrar al domicilio, se ha de ir rápidamente al lavabo. “Necesidad imperiosa de orinar al abrir la puerta de la casa”.

Esto que parece banal termina afectando la  calidad de vida de las personas que lo padecen y la pérdida de orina puede llegar a ser un limitante en la vida social.

Existen varias causas del síndrome, infecciones de orina, sobre distensión vesical por aguantar mucho la micción,  patologia  obstructiva de las vías urinarias, Inflamación de la vejiga, y la causa más común en mujeres se relaciona con la edad y con la atrofia urogenital relacionada con la menopausia.

Afortunadamente existen medidas para tratar  este molesto síndrome, las medidas generales tan importantes como los tratamientos médicos, consisten en promover ir al lavabo a orinar frecuentemente,  esto es cada hora media  o dos horas.  evitando así la sobre distensión vesical.  evitar algunas bebidas que causan contractilidad del detrusor como las que contienen xantinas,  (Café, tés, bebidas gaseosas).  Y por último evitar  tomar exceso de líquidos,  no más de litro y medio de líquido al día.

Estas medidas en si mismas pueden mejorar el síndrome,  por supuesto el tratamiento requiere de descartar causas primarias, y tratarlas.  como la atrofia por déficit estrógenos o la patologia infecciosa.  Así mismo se ha de descartar otro tipo de incontinencia de orina que no responderá a estos tratamientos, como la incontinencia de esfuerzo.

Afortunadamente, existen tratamientos farmacológicos  específicos para   esta molesta patologia, que debería dejar de ser vista como algo normal y propio de la edad.