Conciencia…

La gente se acostumbra a todo, hasta a vivir con miedo. Y no es díficil dados los tiempos que corren, venimos de una sociedad que se esforzaba en dar seguridad,  y de repente descubrimos que nada es seguro.

Una sensación de inestabilidad que desemboca en miedo,  que nos  mueve a buscar más control, en una realidad que no controlamos,  con consecuencia de frustración y malestar, que se irradia a nuestro entorno.

Si eres reflexivo, evitas caer en un espiral de miedo, frustración,  malestar,  que puede tener consecuencias nefastas en tu entorno y en tu vida personal.

No es casual la escalada de agresividad que sentimos,  en unas sociedades más que en otras,  es el resultado de aquello que se llamó capitalismo desperzonalizador.  Esto es  que sólo importa el capital y lo demás ya vendrá después.

Si bien es cierto  que la holgura económica es importante para lograr el bienestar,  con más frecuencia de lo que quisieramos  como  le sucedía  a el Sr. Scrooge de la historia de Dickens,  se convierte en fuente de  infelicidad.

Y es que ningún extremo  es bueno, de allí que sea importante la moderación, tan preconizada  por las filosofias orientales, o el aúreo término medio de Aristóteles, filosofías que nos  hacen sentir  bien aún  en las situaciones difíciles que el estilo  vida actual,  genera.

Seguir el camino del medio,  el problema está cuando el péndulo está muy ido hacia un extremo, entonces el medio quedará  por sobre la  frontera de la  mesura y es un error frecuente. Siento que ahora, en ocasiones, el péndulo está tan ido hacia el lado oscuro,  que cualquier camino que busque un intermedio entre dos argumentos,  queda sobre el lado oscuro.

Se  impone entonces una postura más radical  tirar hacia la luz y la verdad con  más fuerza para que el punto intermedio quede más hacia la luz.

Y ¿dónde queda la luz?, es fácil,  donde están los principios. Todos tenemos  una brújula  interna que nos dice lo que está  bien y lo que está  mal, lo que pasa es que con frecuecnia conseguimos  escusas para encontrar lo bueno de lo malo y entonces creamos amplias zonas grises para justificarnos,  que nos desorientan.

Por ejemplo,  cuando  se pone un límite de tolerancia al robo,  o se justifica en la necesidad,   es decir cuando se justifica el robo, aduciendo que   no requiere  pena si el daño que causa la pena,  vale menos que la  cantidad de dinero que produce la pérdida del objeto  o  si  se hace por necesidad. No os confundais,   entiendo el punto de vista de Victor Hugo   cuando critica  al sistema Francés  que encarcela a Jean Valjean por robar comida en un acto desesperado para su familia, convaleciente.  No nos pasemos.

La solución no es no castigar al que  robe,  si no buscar que  el castigo sea  proporcional al daño y la sociedad  habría de proveer los medios,  para que nadie tuviese que  saltarse la ley por necesidad,  éso en un mundo ideal.

La realidad  es otra  y las grandes corporaciones que nos gobiernan y gobiernan nuestros gobiernos , sólo están  pendientes de la bolsa y de los estados de ganancias y pérididas,  en una abstracción miope de la realidad,  sin darse cuenta que todos vamos en una misma nave espacial y que nos la estamos cargando,  y lo que es peor, que no contamos con  la tecnología para desechar el planeta  e irnos a invadir otros mundos como las  películas de aliens tratan de hacerlo con el nuestro.

Sí  hay cosas que hacer,  tal vez un buen comienzo sería   escuchar ésa vocecita interna que nos dice  lo que está mal sin  estarle dando justificaciones, para  convencernos  que  esta vez no le haremos caso, por que nos conviene más callar o hacer algo diferente.

Dejar de tratar  a la conciencia, como un delirio esquizofrénico que requiere tratamiento de  drogas y alcohol para mantenerlo callado además  de  frustración e ira descargada a nuestro alrededor,  para  permitir una puerta  de salida a nuestro propio disconfort por no escucharla.

Así todos tal vez viviríamos mejor.

Imagen tomada del blog extravagancia: Escépticos sin conciencia

Posted

in

, ,

by

Comments

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: