Archivo de la etiqueta: Arte

Yo confieso…

Imagen tomada de literaturate.com

“…A veces me asusta el poder del arte y del estudio del  arte. A veces no entiendo por qué la humanidad se relaciona a porrazos, habiendo como hay tantas cosas por hacer. A veces pienso que somos malvados antes que poetas y por eso no tenemos remedio… “

“…Quiero decirte  que somos, todos nosotros, nosotros y nuestros afectos , una pputa casualidad. Y que los hechos se entrelazan con los actos y los sucesos; y las personas chocamos, nos encontramos o nos desconocemos y nos pasamos por alto también por pura casualidad. El azar lo es todo; o quizá nada es azaroso, si no que ya está dibujado. No sé  con qué  afirmaciòn  quedarme   por que ambas son ciertas…”

Adrià  Ardèvol , en:  “Yo confieso” de Jaume Cabré. Círculo de lectores SA.  Barcelona  2011 ISBN 978-84-672-4601-8. Lectura recomendada.

Cuando el  ser humano se pierde en el mundo material y descuida los valores,  que no dependen de la educación, si no que están escritos en los arquetipos de nuestra especie y que en el plano religioso se suelen establecer con el nombre de “Conciencia”. Pero que tienen equivalentes psicológicos, hasta científicos y  físicos, como algunas interpretaciones recientes de las leyes de física cuántica nos hacen prever. Si éstos valores se pierden  en una sociedad, ocurre una regresión, a estados inferiores de  desarrollo intelectual.

Si éste estado de regresión afecta  una masa crítica de la población, se produce un cambio social, creándose liderazgos sin valores que prosperan pues  se identifican con un ideario colectivo  alejado de la virtud.

Es entonces cuando  una sociedad entera se hace  parte  y cómplice, esperando obtener algún beneficio material,  social o cultural,  sin importar los arquetipos que señalan la evolución social,  y ocurre un salto a etapas evolutivas superadas retrasando el desarrollo individual,  social y cultural.

Es esta la razón por la cual liderazgos retrógrados  no encuentran oposición, responden a sociedades cómplices que no dicen, “te pasaste” o “hasta aquí”, o donde los que mantienen sus valores se colocan en una desventaja social y las fuerzas retrógradas llegan a imponerse.

Es el histórico enfrentamiento entre el bien y el mal,   la historia nos enseña que a la larga termina imponiéndose el bien, aunque con frecuencia el mal viene disfrazado y la división no suele estar tan clara, causando que la mayoría de las personas tienen que agenciarse  con lo malo que tiene lo bueno y lo bueno que tiene lo malo.

La respuesta  está en nuestro interior y la mayoría de las veces podemos saber que es lo que está bien  y que es lo que no, generalmente si seguimos nuestro corazón  tomaremos las decisiones acertadas,  si  seguimos lo que nos dicta el materialismo,  podemos convertir algo que no está bien en no ilegal, lo que no es lo mismo.

La estatua de Chávez que será expuesta en Argentina, demuestra bien mi punto de vista,  sin ánimos de establecer juicios,  en toda la cadena  de acciones para lograr  colocar  una estatua de 2 metros, para honrar un líder inescrupuloso,  tuvo que haber alguien que plantease “esto no está bien”. Sin embargo el artista supo meter su baza de protesta al colocar  en la silla de montar un Kalasnikov y un maletín,  lo del arma no requiere explicación, lo del maletín recuerda los maletines con 800.000 dolares de contribución supuestamente  introducidos ilegalmente  a Argentina, en un avión oficial venezolano.

Espero que haya sido  irreverencia,  puesto que si la intención  era honrar al líder, la situación de  pérdida de valores en la sociedad  sería  peor de lo que me imaginaba.

Arte, artistas…

Mi formación tiene una sólida base científica, o al menos eso me gusta pensar,  tengo la certeza de que la razón y todo eso, nos permite evolucionar sobre lo que es cierto y es innegable lo que las ciencias han hecho por el progreso, sin embargo cada vez más, me convenzo de que tiene que haber algo más.

Un buen día te sientas, miras hacia atrás,  te decepcionas un poco de la humanidad, analizas el presente y sientes que las crisis te persiguen y el futuro parece desalentador. Se van acabando las respuestas científicas  y cuando te encuentras un poco desolado, tomas contacto de la manera mas inesperada, con el  arte.  Para ello debes tener  una sensibilidad  determinada desarrollada, entonces, brota un nudo de esperanza. Puede ser un poema  en especial que te toca, una composición musical  que te mueve, una pintura que te inspira, o  una conversación  cultivada, que te pone en contacto con esa fuerza creadora que constituye la inspiración artística.

Es cuando sabes lo que siempre sabías, y en tu interior reaparece una luz que te permite, ahuyentar la zozobra, encontrándole un nuevo sentido a la vida, sin renunciar a tus creencias previas. Reafirmas el valor de lo importante y la vida, ese fenómeno improbable, toma sentido, en un esquema  más amplio,  tomando certeza de que formas parte de un macrocosmos,  que se puede  explicar a nivel cuántico y donde todos formamos parte  de la  misma energía.

Tal vez revelación, tal vez palabrería vana, producto del contacto con gente y creación artística  que de alguna manera nos motiva, y a quienes damos nuestro agradecimiento profundo y humilde.  La cena  estuvo estupenda y la compañía mejor,  gracias Liam y Julian, por compartir ese agradable momento  y tenemos la expectativa  de que dicho contacto se mantenga en el tiempo.

Pinturas del MoMA 10-04-2010 (Via @wakooz)

The Museum of Modern Art is a place that fuels creativity, ignites minds, and provides inspiration. With extraordinary exhibitions and the world’s finest collection of modern and contemporary art, MoMA is dedicated to the conversation between the past and the present, the established and the experimental. Our mission is helping you understand and enjoy the art of our time.

¿Ciencia, Arte o ambos?


Con frecuencia si contamos con el estado de ánimo adecuado, es como si una fuerza creadora, que nos rodea, nos tocase y nos llevara de la mano, entonces lo que hay que hacer es dejarse llevar, y arte se produce, siendo capaz de despertar emociones en los que nos rodean, si esta emoción es placentera, tanto mejor. Nos colocamos entonces en sintonía con el fluido vital universal, aparece la creación artística y nuestro ánimo se enriquece dando. Requiere contar con cierta disposición tanto para hacerlo como para notarlo. Esto es Arte, en contraposición al mecanismo metodológico del a ciencia.
Para muchos profesionales que ven su oficio como un arte y una ciencia, sus límites son difíciles de establecer, ya que el arte y la ciencia son formas de expresión del proceso creativo y no son tan diferentes como se puede pensar. En los albores de la ciencia, los científicos eran artistas, un ejemplo arquetípico podría ser Leonardo da Vinci, quien además de pintor y escultor fue un pródigo inventor.
Poco a poco, las ciencias se fueron separando del arte, en el proceso científico, se trataba de borrar toda subjetividad, y esto es lo primordial dentro de la creación científica, si se quiere resumir el proceso científico al máximo, no es mas que tomar una medición y ver como alguna intervención afecta lo medido. Para lo cual se vuelve a medir luego de que la causa se ha producido y establecer de ésta manera un efecto.
La forma de asegurar de que el efecto se debe a la causa, es mediante diseños, que retiren de la causa todo lo que a su vez pudiera generar un efecto por su lado.
Esto se denomina diseño experimental y es la base de casi todos los adelantos de que disfrutamos en nuestros tiempos.
Esta búsqueda de la objetividad, ha ido alejando a la ciencia de todo lo que no es mensurable, como son las emociones, terreno de las artes. Sin embargo a pesar de que diferentes personas se ocupan de estos tipos distintos de expresión del esfuerzo creativo, históricamente ha existido, una equivalencia entre éstas dos herramientas de comprensión del entorno.
Así bien, describe el escritor y ensayista Luis Racionero Grau,

…mientras Dante describía el amor que mueve il sol e l´altre stelle, Newton describe la fuerza gravitatoria, mientras Einstein describía en su teoría de la relatividad, la velocidad de la luz que fusiona materia y energía, Baghavadgita, describió un resplandor “mas brillante que mil soles”, que fue evocado por uno de los observadores de la primera fisión nuclear.
Mientras Tennyson escribe “Los astros, susurra ella, se mueven ciegamente”, Keppler explica el movimiento de los astros , con matemáticas de la órbita elíptica, inspirado en la longitud de las cuerdas musicales que Pitágoras había relacionado con la música de las esferas.
Mas recientemente Mathew Arnold, explica la realidad de la siguiente manera:
“…henos aquí en ésta oscura llanura
barrida por confusas alarmas de lucha y huida
donde ejércitos ignorantes se baten en la noche…”
Este conocimiento se formalizó luego en la ciencia con el principio de incertidumbre de Heisenberg, al estudiar partículas subatómicas, conocimiento expresado simultáneamente por Polok en la pintura y por Schömberg en la música.

Mientras el arte expresa una realidad buscando despertar un sentimiento o una emoción, en las ciencias el objetivo es el conocimiento. Estos objetivos no necesariamente deben estar separados.
Algunos piensan que la ciencia y el arte, ambos, son vehículos en los cuales se transporta la creatividad pueden ser complementarios mas que antagónicos en una visión cabal de la realidad.