Archivo de la etiqueta: Filosofía

Cantares (Joan Manuel Serrat)

Imposible postear a Serrat sin postear esta canción en un homenaje que le hizo a Antonio Machado uno de mis poetas favoritos. Ya postearé cosas sobre él…Aunque constituye una buena aproximación a Machado y a su impactante obra «Cantares» de donde salen los poemas que son la letra de esta canción.

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse…
Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar…

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar:
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…»

Golpe a golpe, verso a verso…

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse, le vieron llorar.
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…»

Golpe a golpe, verso a verso…

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…»

Golpe a golpe, verso a verso.

Para la Libertad (Joan Manuel Serrat)

Recuerdos de la epoca de estudiante, cuando las ilusiones eran realidades…

Letra:
Para La Libertad

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado que retoño
y aún tengo la vida !.

Relato: Efecto Pigmalión

«Para el profesor Higgins yo seré siempre una florista porque él me trata siempre como a una florista; pero yo sé que para usted puedo ser una señora, porque usted siempre me ha tratado y me seguirá tratando como a una señora.»
Eliza Doolittle, Obra Pygmalión de G. B. Shaw

Relato que me llega por mail, de una amiga muy asertiva y que se atribuye a Gabriel García Márquez…
pigmalion

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora mayor que tiene dos hijos, uno de 19 y una hija de 14.
Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
‘No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo’.
El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
‘Te apuesto un peso a que no la haces’. Todos se ríen. El se ríe.
Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla,
Y él contesta:
‘es cierto, pero me he quedado preocupado de una cosa que me dijo mi madre esta mañana
sobre algo grave que va a suceder a este pueblo’.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mama, feliz con su peso y le dice :
Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
¿Y por qué es un tonto?,
Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, según él preocupado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Y su madre le dice:
No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

Una pariente que estaba oyendo esto y va a comprar carne y le dice al carnicero:
‘Deme un kilo de carne’, y en el momento que la está cortando, le dice:
Mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado’.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de
carne, le dice:
‘mejor lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas’.
Entonces la vieja responde:
‘Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos…’
Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.
Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde.
Alguien dice:
¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!
Sin embargo, dice uno, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
Pero a las dos de la tarde es cuando hace más calor.
Sí, pero no tanto calor como hoy.
Al pueblo todos alerta, y a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
‘Hay un
pajarito en la plaza’. Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.
Pero señores, dice uno siempre ha habido pajaritos que bajan aquí.
Sí, pero nunca a esta hora.
Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
Yo sí soy muy macho, grita uno. Yo me voy.
Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve.
Hasta que todos dicen:
‘Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos’.
Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
‘Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa’, y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.
Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio
de ellos va la señora que tuvo el presagio, le dice a su hijo que está a su lado:
¿Viste m’hijo, que algo muy grave iba a suceder en este pueblo? .

Mas violencia…


Pareciera que recordando la fecha trágica, los noticieros se hubieran empeñado en llenarnos el día de tragedias, y en el marco de una crisis económica, una crisis política se desdibuja una crisis humana, tal vez sin precedentes o al menos el planeta completo nos bombardeó con tragedias, en USA 10 tragedias personales, en Alemania 17 y no fueron más por que actuó la policia, en Murcia 1, de una madre de un niño, médico, que fué asesinada brutalmente por un jubilado de 74 años, al parecer por le dieron hora para mas tarde, se fué a otro pueblo, le vieron allí y luego regresó en la noche y asesinó a la doctora.
Las primeras dos situaciones, las vidas se perdieron en manos de adolescentes atormentados que tenían fácil acceso a potentes armas de fuego…
¿Qué nos está pasando?… ¿alguien lo sabe?.
Los analistas de nuevo nos informan que el problema se encuentra en el fácil acceso de personas perturbadas a las armas… y digo yo. En una sociedad organizada ¿No hay que estar algo perturbado para tener un arsenal de armas de fuego en casa, con la justificación legal que sea?. ¿ O para guardar un arma 15 años en el asiento de un coche ?.
Tal vez la explicación sea un poco más compleja.
Tal vez vivamos un mejor registro de hechos y ahora nos enteremos más de tragedias que siempre han ocurrido.
Lo cual no nos hace sentir mejor.
O tal vez se trate que nuestra sociedad se encuentra vacía. Tal vez el hedonismo vacuo, en tiempos de crisis, se llena de violencia.
Tal vez nos falte algo de filosofía en la vida, tal vez la explicación que nos da Hobbes de la naturaleza humana:

» …los seres humanos son por naturaleza egocéntricos y necesitan la
influencia reguladora de la civilización y la autoridad para mantener la paz…»

Sea una explicación.
Lo anterior tampoco nos hace sentir mejor.
Hay un libro de Lou Marinoff titulado «Mas Platón y menos Prozac» que hace algunas críticas a la falta de filosofía en nuestra sociedad, y a cómo esta falta de filosofía se ha «medicalizado», algunos conceptos generales de la introducción, podrían ser criticables, sin embargo cada vez es más claro que existe un vacío en muchos planteamientos modernos y que éste seguramente podría ser llenado con filosofía.
O tal vez sólo se trate de que: we have just lost that lovin’ feelin’
Hasta otra…