Socialismo, Capitalismo, Socialdemocracia

Temas de discusión política que ya en muchos sitios del planeta se consideran agotados.

Es un hecho que la política nos afecta en las decisiones del día a día, de allí que la expresión : «yo no me intereso por la política», implica  cierto grado de inconsciencia, ya que de todas maneras nos afecta, y es poco sensato  no pensar en este importante factor social, al momento de tomar decisiones de vida.

Sin embargo dado el impulso que ha recibido, en Latinoamérica, la llamada «Revolución Bolivariana»,  nombre  que implica un cambio violento,  que la historia acabará de definir si fue para bien o para mal, pero  que sentimos en nuestra humilde opinión, que tiene un balance altamente negativo. Se ha vuelto a poner sobre el tapete la vieja discusión sobre quién debe manejar los medios de producción de una nación, para utilizar la semántica de Marx.

Uno de  los problemas de análisis en Latinoamérica es la ausencia de memoria, se tiende a vivir en la inmediatez del momento, sin detenerse a pensar de donde venimos y hacia donde vamos.

Si bien es cierto que el presente es el tiempo que existe, el pasado ya no está y el futuro esta por venir, la forma de proyectarse a un futuro mejor es obrando el presente basándose en las experiencias  pasadas, es la razón de ser de la historia, básicamente aprender de ella  para no cometer los mismos errores. Los tres sistemas del título han sido históricamente probados y los resultados están  a la vista para el que los quiera ver.

Se impone entonces un esfuerzo intelectual que permita ver similitudes en el pasado, con situaciones que se plantean en el presente  y obliga a identificar factores que fallaron antes y para tratar de no cometer las mismas fallas y evitar repetir el pasado en el futuro.

El sistema  socialista que establece la doctrina del estado como apoderado de los medios de producción, en teoría es una doctrina excelente,  pero en la práctica choca con una realidad dura, que es la naturaleza humana. Y es que los que ejercen el poder son seres humanos, de carne y hueso, con frecuencia endiosados,  pero aunque a muchos idólatras les duela, son personas normales.

El hombre ha evolucionado como especie gracias a su capacidad  para obtener  beneficios en situaciones determinadas,  está metido en nuestra genética de  cientos de siglos de  éxitos reproductivos.

Si bien es cierto que  existen seres excepcionales que por altruismo pueden renunciar a beneficio personal  a favor de un colectivo, (lo cual es discutible, pues generalmente persiguen otro beneficio que tal vez no sea monetario, si no social como el poder o  el reconocimiento o la gloria). La mayoría de nosotros obramos buscando un beneficio personal  o familiar.

Pienso yo que aqui está el quid de la cuestión. Si creemos que los que manejan un estado pueden ser tan altruistas en todo momento, que rechacen el beneficio personal o familiar en beneficio del colectivo que le eligió, si somos tan optimistas, entonces el socialismo como doctrina social es nuestra opción.

Ahora si creemos lo que siglos de evolución nos ha enseñado y la historia ha ratificado repetidamente,  que el hombre siempre busca su beneficio personal, acabando los sistemas socialistas, con el beneficio de una cúpula «en nombre del proletariado» y en detrimento del resto del pueblo, el cual termina siendo mas miserable, ignorante, reprimido, retrasado en relación a las mejoras sociales  y sin  motivaciones de cambio, entonces la doctrina capitalista es  la nuestra.

Sin embargo no todo en el capitalismo es perfecto, muchos de los males de la sociedad moderna, calentamiento global,  desigualdades sociales, hambre, y miserias del tercer mundo, terrorismo incluido tienen su origen en la aplicación de un capitalismo despersonalizador y aberrante,  ejercido por una centena de corporaciones que dominan el comercio mundial y que si bien es cierto,  son las que han generado mucho del bienestar que disfrutamos,  también es cierto que  necesitan cierta dosis de humanismo en la toma de gran número de decisiones, que terminan  rigiéndose  sólo por los beneficios del capital y crean aguas que generan lodos de miseria que terminan perjudicando a los económicamente más débiles.

Entonces ¿ no existe opción para los débiles?.  Esto es,  el sistema socialista los hace miserables pues una cúpula termina  aprovechándose de los recursos en detrimento de ellos, además es menos eficiente en su explotación y genera más pobreza. Y el sistema capitalista  aunque mas eficiente económicamente termina aprovechándose de  los débiles para explotarlos, aunque con en esfuerzo en ésta última doctrina,  se puede lograr progreso social, algo negado en la primera, que tiende a igualar a todos por debajo, «aunque  unos terminan siendo mas iguales que otros».

Afortunadamente  existe un termino medio  la socialdemocracia, que  hasta ahora es la doctrina que abrazan la mayoría de los países del planeta donde  se respira cierto nivel de bienestar social. Consiste en que los medios de producción sean manejados por particulares, pero con control del estado y participación del pueblo mediante diversos mecanismos en la toma de decisiones. Este sistema tiene incovenientes de costo y de manipulación de las masas,  además las masas pueden equivocarse y llevar al sistema a su propia destrucción si piensan en determinado momento  que una mano fuerte podría ser la solución a sus problemas, el reto de esta doctrina es educativo ya que un pueblo educado tomará las mejores decisiones. Y ésta podría una de las causas de la falla de éste sistema donde existen grandes poblaciones de excluidos como Latinoamérica.

A pesar de lo anterior la socialdemocracia con todas las  imperfecciones que pueda tener, parece ser el sistema que mayor  bienestar aporta  a los ciudadanos.

Y es el sistema por el cual particularmente he apostado, para fundar el futuro de mis hijos.

3 comentarios en “Socialismo, Capitalismo, Socialdemocracia”

  1. Me complace estar totalmente de acuerdo con el contenido de tus apreciaciones. Es así como vemos las cosas los que hemos aprendido a pensar. Comparto y respaldo la conclusión : la Socialdemocracia, con sus imperfecciones corregibles, siempre coregibles, es el camino menos incierto hacia la justicia social y la libertad que todos deseamos.
    Felicitaciones por el artículo comentado
    Francisco

  2. Julían te felcito y lo hago público por tú acertado análisis de perpectiva política, de realidad, que te ubica con objetividad en la ponderación de los sistemas y la opción de alguno de ellos, basado siempre en la repartición más justa del capital, para beneficio colectivo, para prosperar, que en definitiva es lo que nos permite progresar como sociedad desde lo económico y desde el capital humano como recuurso. El asunto, si me lo permites, es que aquí, por este lado del mundo, como bien sabes, aún andamos ó andan los políticos definiendo términos, aprendiendo con terquedad por propio ensayo y error, sin mirar los resultados, ya evidentes, de otros paises que ya pasaron por las definiciones y fueron a la práctica. Mientras se siga tercamente con el empecinamiento de probar y probar, y justificar y justificar las faltas políticas que paga el «pueblo» para el que se dice gobernar y que en caso Venezuelano, sobrepasa los niveles lógicos de tolerancia, vamos mal, este pueblo se resigna, no se revela, no exige, lo que nos convierte en complices pásivos ó activos, de la maña de intentar, que adoptaron los políticos de ayer y de siempre. Como tú, considero que la socialdemocracia es un sistema que aunque imperfecto es susceptible de autocorregirse con tan solo un «algo» de voluntad, es el sistema que beneficia, bien implementado, a los más necesitados y ofrece las mejores alternativas para combatir la pobreza, la desigualdad social y buscar algo de equilibrio, pero aquí, andamos probando el socialismo del siglo XXI, remix innentendible de un modelo fracasado desde el hombre y por el hombre y ahora en manos de militares, caso complejo, pues va el militarismo como panacea absurda para los civiles que ya son adoctrinados para que salten al vacío con una sonrisa en los labios, que uno no sabe si es de ingenuidad ó torpeza, o producto de voltearle la cara a la historia para no entender de sus enseñanazas…
    sigue el combate con la sensatez de tus ideas ponderadas y bien razonadas, con el equilibrio y la pausa necesaria del analísta objetivo…
    sigue la labor del blog, no la descuides, para beneficio de todos los que te seguimos y admiramos.
    Jesús Zurita Peralta.

  3. Muy agradecido, para ser sincero, cuando en ocasiones nos sentimos vacíos y entramos en crisis existenciales (Nunca se es demasiado viejo para replantearte situaciones) , me he llegado a sentir como si estuviese arando en el mar, y al plantearme si valen la pena tantas cosas que quisiera hacer, comentarios de personas como ustedes a quienes respeto, estimo y admiro, son altamente motivantes.

    Muchas gracias, ademas por enriquecer este humilde espacio, mas bien un vertedero de conflictos que buscan solución y apenas llega a exponer situaciones, desde una óptica, que pretende objetividad, (cuando la abandono no falta quien me lo haga corregir) y al menos me permite mantener los pies en la tierra.

    Pero de nuevo, ya estoy divagando por lo que pido excusas, los que quisiera expresar es un profundo agradecimiento por mantener este contacto, aunque sea en la distancia, convergiendo en este sitio que quiere ser constructivo y que como establece su nombre es de ustedes! y de todo aquel que se acerque con mente positiva.

    Un abrazo fraterno…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.