Archivo de la etiqueta: prolapso genital

Prolapso de órganos pélvicos

Se trata de una condición incómoda que afecta la calidad de vida muchas mujeres.

La expresión de los síntomas que produce, sensación de peso, lesión de estructuras expuestas, alteraciones en la micción o problemas para evacuar el intestino, pueden llegar a ser limitantes y en los casos leves, pueden no relacionarse con los hallazgos durante el examen clínico.

Esto es. según evaluación clinica hasta un 50 % de las mujeres podrían tener algún grado de prolapso genital, pero según los síntomas, su prevalencia es mucho menor, presentando síntomas entre un 2 y un 8 porciento de las pacientes, que es la condición principal para establecer la necesidad de tratamiento.

Se han descrito algunas teorías para explicar la aparición del prolapso genital, siendo la más importante la presencia de una debilidad en la fascia endopelviana, esta es la estructura de sostén de los órganos de la pelvis, de causa adquirida, por lesión durante el parto, o asociada a factores de riesgo como la menopausia, el envejecimiento, la obesidad, el antecedente de una histerectomia, factores genéticos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ocupación y hábito tabáquico.

Se tratan de verdaderas hernias, dentro de las estructuras de sostén de los órganos pélvicos, La zona mas frecuentemente afectada es la que corresponde a la vejiga urinaria. (compartimiento anterior), pero se trata de una situación dinámica, que la mayoría de las veces afecta, tambén el útero (apical) y el recto (posterior).

Entre un 6 y 12% de las pacientes a quienes se les ha realizado una histerectomía, tendrán un prolapso de cúpula vaginal.

La prevalencia del prolapso genital varía con la edad siendo más frecuente después de los 65 años, de edad de la mujer, aunque puede observarse a cualquier edad. Después de los 65 años, casi la mitad de las mujeres, tendrán un prolapso sintomático. Con el envejecimiento de la población se piensa que ésta condición en las décadas por venir será un verdadero problema de salud pública.

Se estima que entre un 10 a 20% de las mujeres en algún momento de su vida, requerirán cirugia, para tratar síntomas relacionados con el prolapso de órganos pélvicos. De éstas hasta un 30 % podrían requerir algún tipo de reintervención.

Existen tratamientos médicos para tratar síntomas acompañantes, medidas de terapia física y de rehabilitación y medidas generales como llevar una vida sana, evitar excesos, hacer ejercicios adecuados y evitar hábitos tóxicos. Casi no hay nada que una vida sana no ayude a mejorar.

Existen tratamientos regenerativos que en casos seleccionados pueden mejorar los sintomas, y por últimos existen tratamientos quirúrgicos que suelen tener altas tasas de satisfacción, con buena selección de los casos.

El presente post tiene función meramente informativa y no sustituye, las rescomendaciones que pudiera hacer un profesional sanitario de su confianza.

FUENTE:

Prolapso de órganos pélvicos

pexels-photo-1076333.jpeg

Se trata del descenso del útero, la vejiga o el recto,  a través de la vagina, constituyendo una especie de hernia, que algunos autores relacionan con  “uno de los precios que pagamos por la bipedestación”.

Es una patología relativamente frecuente, que se relaciona con los partos y con la postmenopausia,  su origen está en el debilitamiento de las estructuras de sostén de éstos órganos, por partos previos o por  atrofia, o en la disminución de la masa muscular, secundario a la edad y/o al déficit de estrógenos de la menopausia.

Se suele relacionar con síntomas molestos,  que afectan la calidad de vida, como la incontinencia de orina, sensación de bulto en la vulva, necesidad imperiosa de acudir al lavabo a orinar y menos frecuentemente,  incontinencia fecal, o lo opuesto, dificultad para  evacuar el intestino.

El manejo del prolapso de órganos pélvicos, comienza con su prevención, previsión de desgarros perineales en el momento del parto, reparación adecuada en el momento en que los haya,  rehabilitación de estructuras pelvianas en el postparto, ejercicios hipopresivos, pilates, yoga. Algunos tratamientos sugeridos que por lo novedoso, esperan validación de la evidencia como la suplementación dietética de colágeno hidrolizado en el puerperio y la terapia con láser vaginal en los casos de flacidez vaginal a los 6 meses postparto. En la menopausia el uso de estrógeno local y las terapias de regeneración vaginal pueden ayudar en mejorar los síntomas cuando el cuadro no es severo,  en los casos severos se pueden utilizar pesarios, de los que existen varios tipos, una especie de prótesis  que se coloca en la vagina y retiene la estructuras en su sitio, sobre todo en personas de edad que no deseen tratamiento quirúrgico o que tengan alguna contraindicación.

En el tratamiento  específico,  la rehabilitación  juega un papel central, ejercicios de suelo  pélvico en pacientes jóvenes suele mejorar bastante la condición.  Y están los tratamientos quirúrgicos, que incluyen técnicas  que en ocasiones, requieren la sustitución de estructuras  de sostén con material protésico, técnicas y materiales que se encuentran en constante evolución,  afortunadamente éste enfoque que incluye técnicas quirúrgica complejas,  suele resolver satisfactoriamente la mayoría de los casos.

Pueden requerirse combinación de terapias,  y manejo profesional en equipo por lo cual se suelen promover la creación de  unidades  de especialistas enfocados en el manejo de esta compleja patología.

Tratamiento del prolapso de órganos pélvicos.

Comentabamos en un post previo la preocupación  por la morbilidad y es que a medida que avanzamos en el tratamiento de patologia severa, surge la preocupación por la morbilidad  residual. Un problema frecuenta en la salud reproductiva  de la mujer, es la patología de suelo pélvico. Una condición  que puede llegar a  afectar de manera importante,  la calidad de vida.

El prolapso de órganos pélvicos se relaciona con  la bipedestación,  un precio que se paga por caminar, efecto de la gravedad, se asocia además con partos previos, y con la lesión durante el parto de estructuras evolutivas de sostén de los  órganos pelvicos,  esto es en la mujer,  el útero,  la vejiga, el recto y la vagina.

En realidad es una especie de hernia de los órganos a través de la vagina. ocasionando sensación de peso vaginal, bultos y en ocasiones,  disfunción de esfínteres afectando la continencia de la orina e inclusive de las heces.

El tratamiento es complejo, incluye ejercicios,  terapia física y rehabilitación, uso de láser,  hasta diversas modalidades de tratamiento quirúrgico.

En el tratamiento quirúrgico, existen técnicas que utilizan los propios tejidos de la paciente para reparar el daño de las estructuras de sostén y recientemente  la colocación de tejidos  sintéticos  para sustituir el tejido dañado, tipo mallas, que con tanto éxito son utilizadas ampliamente en el tratamiento de las hernias abdominales.

Probablemente el uso indiscriminado de las mallas, llevó a su descrédito, por que no cumplian las espectativas planteadas inicialmente,  la evidencia científica las coloca en su puesto nuevamente dentro del arsenal terapéutico disponible, con buena selecciónd e los casos,  y en manos especializadas adecuadas,  constituyen una opción más en el manejo de esta patología. Además  las evolución del material  lo ha hecho más seguro y con menos efectos secundarios.

El tratamiento  ha de ser individualizado de acuerdo con los síntomas  de la paciente,  la severidad del cuadro,  y la presencia o no alteraciones de la función de los esfínteres  implicados con la amplia disponibilidad de opciones.  Lo que permite en la mayoría de los casos lograr un solución  adecuada.

pexels-photo-266094.jpeg

Prolapso genital síntomas y tratamiento.

Prolapso genital síntomas y tratamiento.
Salut reproductiva per les dones: Prolapse genital, símptomes i tractament http://ht.ly/rLM1u

Enhanced by Zemanta

¿Previene la cesarea el prolapso genital?

Imagen tomada de esacademic, hacer click en la imagen para ir al sitio original

En una publicación reciente de Medscape,   se comentan los  resultados de un trabajo publicado recientemente en Obstetrics, en relación  a un aumento del riesgo de padecer de prolapso genital, en las pacientes que tenían partos instrumentados o vaginales, por encima de las  que tienen cesarea electiva sin trabajo de parto.

Lo anterior es un concepto que se maneja con frecuencia  cuando se esgrime la liberalización del uso de cesáreas “a la carta”.

No obstante, antes de  correr a ofrecer cesáreas de rutina, para proteger el suelo pélvico, sugiere el comentarista, que ha de tenerse en cuenta de que la mayoría de las mujeres que tienen un prolapso genital, éste no causa síntomas,  que la cesárea  en sí misma causa complicaciones y molestias que podrían ser más severas que las de un prolapso genital y que la mayoría de los  problemas  de suelo pélvico que se observan inmediatamente en el postparto, con frecuencia  mejoran espontáneamente.

Cita textual y link a la entrada completa:

This report clarifies that vaginal birth, particularly when vacuum- or forceps-assisted, is associated with substantially higher risk for pelvic floor disorders. However, other points should be considered before rushing to the conclusion that elective cesarean to protect the pelvic floor should become routine.[2] Most women with prolapse discovered on examination have few if any symptoms. Furthermore, multiple cesarean deliveries are associated with important morbidities including placenta accreta. Finally, pelvic floor disorders that occur shortly after delivery often improve on their own over time.

vía Should Cesarean Delivery Be Performed to Prevent Prolapse?.