La tontería de tener ideales…

Imagen

País,  ya no  existes, como país, ahora eres una provincia de  un país pobre y como tal te has convertido a la pobreza teniendo riquezas inagotables,  como un subsuelo que rebosa en petróleo, sol 12 horas al día todo los días, mar más de 4000 Km de costas  de caribe, agua dulce, el octavo  río del mundo, el impresionante Orinoco, el salto de agua más alto del mundo que ahora en temporadas se encuentra seco,  potencial hidroeléctrico,  que solía exportar electricidad a Colombia y Brazil,  de energía eléctrica pura y limpia,  oro, aluminio, coltran, hierro…

Decidimos ser provincia de Cuba,  lo decidieron unos líderes electos, en elecciones,  dudosas, al amparo de militares corrompidos,  y de  ciudadanos presos en sus urbanizaciones y luego en su país, aislado, las líneas aéreas se niegan a viajar allí y fronteras lejanas, la más activa la de Colombia,  sembrada de contrabando y todo lo que ello  conlleva en relajación de la autoridad pertinente y la de Brazil, amplia selvática, y gobernada por militares sin escrúpulos o por concesionarias  extranjeras,  Chinas, Iraquíes, que vienen a lo que vienen, a cobrar mucho por poco prestado.

Mientras en las ciudades las mafias se adueñan de  las autoridades, se da el fenómeno de presos organizados, que dirigen desde la impunidad  de su presidio mafias donde entran autoridades locales y organizan secuestros, contrabandos y  ventas de drogas lícitas e ilícitas con total  impunidad. Llegando a tener tanta  autoridad como para cesar un ministro. Y hacer fiestas  en discotecas dentro del recinto carcelario, donde luego de 3 días de fiesta contínua aparece una joven (No reclusa) muerta de una sobredosis de no se sabe que.

Sin contar con la muerte violenta omnipresente, en todas las familias ha acechado, ni los robos con violencia por sociópatas, a quienes importa tan poco la vida que acaban matándose entre ellos al repartirse un buen botín.

Hospitales abandonados donde los médicos son apuñalados para  ser robados cuando acuden a atender una emergencia, de unidad a otra dentro del mismo hospital,  donde los familiares tienen que salir a comprar medicamentos e insumos en prósperas farmacias al frente de los hospitales, a veces insumos que tienen el sello de inventario del mismo  hospital,  con total impunidad.

Ése infierno existe y muy a  mi pesar es mi país de origen,  que por algún fenómeno  sociológico asociado al dinero que llega sin esfuerzo, se convirtió, todo el país, en un pueblo minero, donde  todos tienen dinero que cambian  en abundancia,  con especuladores, todos especulan entre sí,  por productos  necesarios como un rollo de papel de baño inexistente.

Y esto ocurre ¿hasta cuándo?, hasta que la  masa de inconformes llegue al punto crítico, es decir hasta que haya suficientes personas  que lo hayan perdido todo y no tengan nada que perder,  en ese punto, millones saldrían a las calles dispuestos  a pagar con cientos de miles de vidas,  un cambio a mejor.

Lamentablemente los cubanos son expertos en mediocrizar a la gente,  a hacer de la viveza un medio de vida,  al fraude y al engaño, vestido de necesidad, donde todos terminan siendo cómplices  de un mismo engaño universal. Ya lo han hecho en Angola, en Nicaragua,  ahora es Venezuela, la joya de la  corona. Que entregamos  en bandeja de plata, por creer en vendedores de quimeras, por pensar que los demás son los culpables de nuestros problemas, por  creer que sin esfuerzo se puede construir un país y que tener ideales  es de tontos.

Es curioso, este planeta,   mientras algunos países luchan por ser independientes,  el mío entrega su soberanía, a cambio de una  ilusión de poder.

¿Vale la pena ser buena persona?

“…Sí, si que vale la pena. La sociedad necesita personas que sean casi siempre felices, creativas e inspiradoras, casi siempre pacíficas y sabias, y casi siempre optimistas y amorosas. Estas personas son casi siempre independientes desde el punto de vista ecológico, tienen sentido del humor y no se toman demasiado en serio y, por tanto aceptan sus defectos. Cuando una sociedad posee la riqueza de tales personas en abundancia, prospera. Y ocurre lo contrario cuando hay escasez de ellas…”

Amit Goswani en: “DIOS no ha muerto” “Lo que la física cuántica nos enseña acerca de nuestro origen y de la vida” .Ediciones Obelisco. 1 mayo 2010. Barcelona  ISBN 978-84-9777-645-5

Introducción polémica de Los Simpsons…

En un acto de valentía el caricaturista Bansky,  diseñó una introducción  a la conocida serie, donde critica la decisión de la Fox, de trasladar parte de su producción a  Corea,  lo admirable es que La Fox misma luego de deliberarlo, autoriza la  presentación,  respetando la irreverencia que caracteriza la serie.

Lamentablemente la  esclavitud,  aún persiste en estas latitudes, y el materialismo occidental, sin pudor se aprovecha de ello, es para replantearse paradigmas.

Terremotos, tragedias.

Más de 160.000 muertes violentas, sin contar accidentes de tránsito,
y muertes por deficiencias institucionales.
vias de comunicación destruidas.
Fallos de Electricidad, agua corriente y servicios públicos al borde del colapso.
Servicios hospitalitarios mínimos, carencia de médicos, y personal sanitario.
Epidemias, desatadas.
Hambre desnutrición, inanición. Sed.
Inseguridad, personal, social, violencia en las calles.
Inseguridad Jurídica, ausencia de un estado de derecho.
Agresión al comercio, expropiaciones ilegalidad.
Desmontaje de todo el aparato productivo y de las empresas básicas del estado.
saqueadas y al borde de la inoperancia.
Estado ausente.
Ciudadanos a la deriva, ignorantes, creyentes de un mundo mágico irreal
de espíritus y brujos, que los hunde más en su miseria.

No no se trata de Haití,
Es el resumen de 10 años de desgobierno en un país al norte del América del Sur.
Saquen sus propias conclusiones.

La Pobreza (Claudio Nazoa)

Otro enriquecedor correo de mi amigo Aldo, disfrutenlo…

Tomada de Flickr
Tomada de Flickr

La marginalidad se lleva por dentro

Claudio Nazoa

Cuando uno es pobre como yo, pero se siente rico, jamás podrá llegar a ser miserable ni marginal. Aunque parezca raro, la marginalidad no siempre está asociada a no tener dinero, Es simplemente un fenómeno detestable que se lleva más en el cerebro que en el bolsillo.
Conozco colegas pobres que a punta de talento, optimismo y curiosidad por la vida, son más millonarios que la nieta de Aristóteles Onassis.
La buena vida está sobre todo llena de la energía que produce el amor por las cosas sencillas, pero hermosas.
Para ser millonario siendo pobre, sólo debemos pensar que dentro de nosotros vive un gigante capaz de hacer todo lo que nos proponemos.
Si acaso no logra conseguirlo todo de un tiro, no importa, haga todos los días un pedacito de ese todo que usted quiere lograr.
Siéntase grande y poderoso ante cualquier circunstancia por más adversa que ésta sea y aunque suene como un consejo esotérico, no olvide que lo más difícil, qué era nacer, ya lo logró; lo demás es totalmente gratis, tanto como lo es ser inmensamente rico siendo muy pobre no teniendo dinero.

I

Es muy fácil ser millonario, por ejemplo, cuando vaya a comer, asúmalo con elegancia, sirva su plato (sin importar lo humilde que éste sea) con cariño, y póngalo bonito sobre una mesa que tenga un mantelito bien limpiecito.
Use cubiertos relucientes, coloque un delicioso vaso con colores excitantes y llénelos de frutas frescas y jugosas.
Recoja de la calle o arranque de su matero una o dos flores y colóquelas en el centro de su mesa, comparta su comida por más poquita que sea con la persona que usted más ame, sonriendo y mirándola a los ojos, levante su vaso y diga: “Buen provecho”, ría y coma pan tostado caliente ya que el pan da la sensación de poseer más de lo que se tiene y tal vez así sea.

II

Si va a salir de casa, piense en lo afortunado que es al tener vecinos tan simpáticos, no importa que eso sea embuste, lo importante es que usted pueda sentir que ellos son simpáticos.
No vea el basurero ni los huecos que están en la calle, fíjese más bien en la cantidad de hermosos y frondosos árboles que hay a su alrededor y en los felices niños que juegan junto a ellos.

III

¡No sea tacaño, amigo! Eso es muy feo, mientras más tacaño se es, más pobres y miserables vamos a ser, así que exagere regalando.
Seguramente, aún haciéndolo, estará dando poco.

IV

Enamórese aunque no le hagan caso, porque cuando la gente se enamora siempre se pone bonita y se comporta como si todo lo tuviera.

V

Toda desgracia es pasajera, no se entierre en la realidad adversa ni en las cosas que son o parecen malas en la vida.

VI

Tome licor, no beba; fume, no fume; sea vegetariano, coma carne; sea ateo, crea en todo; no haga deporte, vaya al gimnasio y trote,
En fin, haga todo o deje de hacerlo, pero no obligue ni moleste a otros con sus fastidiosas manías.

VII

Odie la pobreza, enséñese a sí mismo y a los demás, a ser ricos de verdad.
Desconfíe de quienes valiéndose de aquellos que creen ser pobres, se exhiben como un general de causas miserables de dominio.
Basta ya de exaltar la pobreza como una virtud, ya que eso sólo sirve para que la gente no se dé cuenta de lo inmensamente rica que puede ser.

Pilar Rahola

Entrevista en el diario La Gaceta de Tucumán.

– El petróleo es un arma de destrucción masiva: es lo que da el dinero para montar las mayores atrocidades. Si no superamos la era del petróleo, no habrá libertades en Medio Oriente. Si no las hay, no frenaremos el fenómeno yihadista. Si no lo paramos, no habrá paz en Medio Oriente. Se trata de una cadena. Todo el mundo libre depende de un modelo de vida que da miles de millones de dólares a dictaduras atroces que lo utilizan para esclavizar a sus pueblos y fomentar el terrorismo. Esto se acabará el día en que el petróleo no sea la clave económica del mundo. Lo dramático es que toda esa riqueza no sirvió para nada. En los últimos 70 años todo el dinero de ese petróleo no ha dado un solo premio Nobel en todos los países islámicos de Medio Oriente. En cambio, en las mismas seis décadas, un pequeño país de siete millones de habitantes, como es Israel, generó muchísimos Nobel. No olvidemos que hace un tiempo Mohamar Kadafi dijo: “ustedes tienen la bomba atómica pero nosotros tenemos la bomba demográfica”. Ahora quieren tener las dos.

Lucha contra la pobreza…¿Qué hacer?

Lamentablemente no basta con dar un dinero a una ONG y lavar nuestra conciencia…Es necesario involucrarnos…

“…En este mundo convulso donde los gobiernos tienen como gran prioridad el terrorismo y no la guerra contra la pobreza (La segunda en mucho causa la primera), la sospecha es la marca de los tiempos. No podemos permitirnos una sociedad civil entregada a un estado que reparte talones nominativos y transferencias bancarias. Al final no sólo es cuestión de solidaridad humana con los últimos de la tierra, sino también de egoísmo y esperanza con un futuro en libertad. Una sociedad crítica con el poder puede poner freno a los abusos, que inevitablemente, incluso en democracia, cometen los estados. No piense que nunca nos va tocar, recuerde los recortes de libertades en el Reino Unido o Estados Unidos. Quizá algún día usted sea víctima del Estado y debe tener un lugar donde acudir con confianza, un lugar libre…

Esteban Beltrán en “Derechos torcidos” ISBN 978-84-8306-800-7