La tontería de tener ideales…

Imagen

País,  ya no  existes, como país, ahora eres una provincia de  un país pobre y como tal te has convertido a la pobreza teniendo riquezas inagotables,  como un subsuelo que rebosa en petróleo, sol 12 horas al día todo los días, mar más de 4000 Km de costas  de caribe, agua dulce, el octavo  río del mundo, el impresionante Orinoco, el salto de agua más alto del mundo que ahora en temporadas se encuentra seco,  potencial hidroeléctrico,  que solía exportar electricidad a Colombia y Brazil,  de energía eléctrica pura y limpia,  oro, aluminio, coltran, hierro…

Decidimos ser provincia de Cuba,  lo decidieron unos líderes electos, en elecciones,  dudosas, al amparo de militares corrompidos,  y de  ciudadanos presos en sus urbanizaciones y luego en su país, aislado, las líneas aéreas se niegan a viajar allí y fronteras lejanas, la más activa la de Colombia,  sembrada de contrabando y todo lo que ello  conlleva en relajación de la autoridad pertinente y la de Brazil, amplia selvática, y gobernada por militares sin escrúpulos o por concesionarias  extranjeras,  Chinas, Iraquíes, que vienen a lo que vienen, a cobrar mucho por poco prestado.

Mientras en las ciudades las mafias se adueñan de  las autoridades, se da el fenómeno de presos organizados, que dirigen desde la impunidad  de su presidio mafias donde entran autoridades locales y organizan secuestros, contrabandos y  ventas de drogas lícitas e ilícitas con total  impunidad. Llegando a tener tanta  autoridad como para cesar un ministro. Y hacer fiestas  en discotecas dentro del recinto carcelario, donde luego de 3 días de fiesta contínua aparece una joven (No reclusa) muerta de una sobredosis de no se sabe que.

Sin contar con la muerte violenta omnipresente, en todas las familias ha acechado, ni los robos con violencia por sociópatas, a quienes importa tan poco la vida que acaban matándose entre ellos al repartirse un buen botín.

Hospitales abandonados donde los médicos son apuñalados para  ser robados cuando acuden a atender una emergencia, de unidad a otra dentro del mismo hospital,  donde los familiares tienen que salir a comprar medicamentos e insumos en prósperas farmacias al frente de los hospitales, a veces insumos que tienen el sello de inventario del mismo  hospital,  con total impunidad.

Ése infierno existe y muy a  mi pesar es mi país de origen,  que por algún fenómeno  sociológico asociado al dinero que llega sin esfuerzo, se convirtió, todo el país, en un pueblo minero, donde  todos tienen dinero que cambian  en abundancia,  con especuladores, todos especulan entre sí,  por productos  necesarios como un rollo de papel de baño inexistente.

Y esto ocurre ¿hasta cuándo?, hasta que la  masa de inconformes llegue al punto crítico, es decir hasta que haya suficientes personas  que lo hayan perdido todo y no tengan nada que perder,  en ese punto, millones saldrían a las calles dispuestos  a pagar con cientos de miles de vidas,  un cambio a mejor.

Lamentablemente los cubanos son expertos en mediocrizar a la gente,  a hacer de la viveza un medio de vida,  al fraude y al engaño, vestido de necesidad, donde todos terminan siendo cómplices  de un mismo engaño universal. Ya lo han hecho en Angola, en Nicaragua,  ahora es Venezuela, la joya de la  corona. Que entregamos  en bandeja de plata, por creer en vendedores de quimeras, por pensar que los demás son los culpables de nuestros problemas, por  creer que sin esfuerzo se puede construir un país y que tener ideales  es de tontos.

Es curioso, este planeta,   mientras algunos países luchan por ser independientes,  el mío entrega su soberanía, a cambio de una  ilusión de poder.

Energía y clima, Descubriendo los límites

Excelente trabajo del Dr. Joaquim Nogueras Raig, Compañero de trabajo en el Hospital donde laboro, sensible y preocupado por las cuestiones del clima, que no son sólo eso, son desde ahora ya mismo un problema de supervivencia en nuestra civilización, luego de una explicación detallada de la  situación de una manera contundente,  explora las posibles soluciones y retos que  se plantean ya  a nuestra generación con el fin de  preparar a la generación siguiente  para un cambio en los estilos de vida,  para ya no garantizar un cierto nivel de vida si no su subsistencia.

Apoya lo que ya hemos comentado  otras veces  la civilización como la conocemos  está  viviendo un ocaso, y debemos prepararnos para un cambio de filosofía de vida, ya que el sistema  actual  ya ha dejado de ser viable,  la economía  basada en un consumo sin límites de  recursos finitos, como si fueran inagotables,  está llegando por si misma a la barrera que supone la escasez de los mismos.

Los invito a leer el documento completo  pues no tiene  desperdicio en el siguiente link :

https://docs.google.com/open?id=0B0JBJwxkBmd6X3lfWlJGeHdST1NuQ0pqc0syRDY5dw

O si ho volen  llegir en catalá:

https://docs.google.com/open?id=0B0JBJwxkBmd6elVzM3dqeWpRSENFQlZQN1lHSzRTZw

Pilar Rahola

Entrevista en el diario La Gaceta de Tucumán.

– El petróleo es un arma de destrucción masiva: es lo que da el dinero para montar las mayores atrocidades. Si no superamos la era del petróleo, no habrá libertades en Medio Oriente. Si no las hay, no frenaremos el fenómeno yihadista. Si no lo paramos, no habrá paz en Medio Oriente. Se trata de una cadena. Todo el mundo libre depende de un modelo de vida que da miles de millones de dólares a dictaduras atroces que lo utilizan para esclavizar a sus pueblos y fomentar el terrorismo. Esto se acabará el día en que el petróleo no sea la clave económica del mundo. Lo dramático es que toda esa riqueza no sirvió para nada. En los últimos 70 años todo el dinero de ese petróleo no ha dado un solo premio Nobel en todos los países islámicos de Medio Oriente. En cambio, en las mismas seis décadas, un pequeño país de siete millones de habitantes, como es Israel, generó muchísimos Nobel. No olvidemos que hace un tiempo Mohamar Kadafi dijo: “ustedes tienen la bomba atómica pero nosotros tenemos la bomba demográfica”. Ahora quieren tener las dos.