Archivo de la etiqueta: menopause

Cambios corporales en la madurez

belly-body-calories-diet-42069.jpeg

Se suele pensar que los cambios hormonales de la menopausia se relacionan  con aumento de peso, sin embargo se ha establecido  que la ganancia de hasta 500 g por año, que se documenta en mujeres maduras, se relaciona más con la edad y con cambios de hábitos, que con la menopausia.

Se ha demostrado que tienden a ganar más peso las mujeres que viven en áreas urbanas, las que tienen menor nivel educativo,  las  que hacen menos actividad física,  las que tienen muchos hijos,  las que se casan jóvenes y  las que tienen historia familiar de obesidad. También contribuye el hecho de hacer  turnos nocturnos, por el efecto sobre el ritmo metabólico circadiano.  Así mismo existe una relación directa entre depresión y ganancia ponderal.

La menopausia sí se relaciona con  cambios en la distribución de la grasa corporal, aumentando la circunferencia abdominal, que se relaciona con la deficiencia estrogénica.

La recomendación principal para minimizar esta ganancia de peso,  consiste en limitar la ingesta calórica y en mantener una actividad física adecuada. Nada que no dicte el sentido común.

El manejo de factores modificables asociados  a la ganancia ponderal ayuda, por ejemplo si se sufre de depresión, y requiere de tratamiento farmacológico, dentro de lo posible se habrían de evitar medicamentos de uso común que se relacionan con ganancia ponderal y usar otros que no tengan ese efecto.

Los cambios de distribución de la grasa corporal pueden limitarse con el uso de terapia hormonal estrogénica en los casos en que estuviera indicada.

Fuente:

Estrógenos.

pexels-photo-929168.jpegLos estrógenos, hormonas producidas esencialmente por la gónada femenina,  mantienen una función importante, actuando en muchos sistemas, coordinando una gran cantidad de funciones  celulares.

Los folículos ováricos, son su principal fuente, cuando éstos folículos  se agotan, en un proceso que es continuo durante toda la vida, comienza una nueva etapa durante la cual la mayoría de las mujeres vivirán al menos un tercio de su vida, que se denomina menopausia, tema que hemos tocado en otras ocasiones en éste blog.

Éste proceso suele ocurrir hacia los 48 a  52 años en la mayoría de las mujeres. Ésta disminución en los niveles estrogénicos suele ser la responsable de una serie de síntomas que en algunas  pueden afectar su calidad de vida, calores, sofocos, dificultad para la concentración,  irritabilidad, trastornos del sueño,  síntomas genitales, molestias articulares, aunque algunas afortunadas, realizan esta transición sin molestias.

Además la menopausia se relaciona con aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y de disminución de la masa ósea  con riesgos de fracturas.

El pilar del manejo de éstos síntomas lo constituye las medidas generales de una vida sana,  alimentación  adecuada,  que incluya  un aporte adecuado de calcio en la dieta, fomentar hábitos de vida que promuevan la salud, evitar el sobrepeso, actividad física moderada, lo que a su vez mejora los síntomas generales. Evitar hábitos nocivos como el alcohol y el tabaco. Control de la tensión arterial, de  los niveles de colesterol, cribado de patologías  frecuentes en  esta edad, entran dentro de la evaluación integral periódica para promover una buena salud, recomendaciones útiles en cualquier momento de la vida,  pero más  en ésta etapa de cambios.

Etapa que ha de ser visualizada como una etapa más, que no implica pérdida de la feminidad o de las potencialidades como mujer, algunas la ven incluso como una liberación, suele coincidir con  una etapa de madurez personal e intelectual y durante etapa muchas mujeres se muestran más productivas en lo personal, familiar, en lo social y en lo profesional.

Existe un perfil de mujeres en las que los síntomas relacionados con la  pérdida de estrógenos son tan severos que podrían limitar esa potencialidad de desarrollo,  personal, familiar y laboral,  afectando la calidad de vida, éste  grupo es en el que las  recomendaciones actuales sugieren,  que  el uso de terapia de reemplazo estrogénica, podría estar indicado.

Se trata de un tema que ha ido evolucionando y al cual dedicaremos un  post aparte.

Riesgo cardiovascular en mujeres. Cardiovascular risk in women

La mayoría solíamos  pensar  que las enfermedades  cardiovasculares eran  un problema de hombres, sin embargo  frecuentemente  nos  alertan sobre el comportamiento de los factores  de riesgo  cardiovascular  en la mujer, que pueden comportarse de manera diferente,  existiendo entidades que afectan más  a las mujeres en comparación  con los hombres.

We use to think that cardiovascular disease is a men issue, however we often receive information about the risk factors in women, and how this factors affect in a more severe way the females. 

Los factores de riesgo modificables conocidos  de enfermedad cardiovascular:  el tabaco, la diabetes, la hipertensión arterial, los niveles altos de colesterol y el sedentarismo  afectan de manera diferente a ambos sexos, incidiendo de manera mas nociva en las mujeres que en los hombres.  Por ejemplo  a cantidades iguales de cigarrillos consumidos  por dia,  el sexo  femenino se suele ver mas afectado que el masculino.

The modifiable known risk factors for cardiovascular disease: smoking, diabetes, high blood pressure, high cholesterol level and  a sedentary style of life, affects both sexes but  in equal conditions seem to affect more women than men. That is  for example  for  a determinate number of cigars, smoking  affects more  women than men.

Se ha establecido  que existe una diferencia de  10 años, en la aparición  de enfermedad  vascular,  entre los sexos,   presentándose más precozmente en hombres que en mujeres. Para explicar lo anterior se ha establecido un efecto protector de los estrógenos sobre el endotelio, sin embargo  estudios epidemiológicos recientes evidencian un aumento  de  las enfermedades  cardiovasculares en mujeres jóvenes que podría  estar en relación con los cambios de hábitos de vida.

A ten years difference in the settle of the cardiovascular disease is  demonstrated depending on gender, men are affected ten years before than women, explained by the protective effect of the estrogen during reproductive life in women. This could be the explanation of the sense that the cardiovascular disease don’t affect women. However an augment in the incidence in this  disease in younger women,  is pointed out lately by  epidemiologists,  due to a change of habits in the females. 

Riesgos cardiovasculares específicos para las mujeres:

Specific cardiovascular risks in women: 

Como sabemos  hay enfermedades que no ocurren  en hombres  y que se relacionan con riesgo cardiovascular aumentado en las mujeres.  Como la Hipertensión durante el embarazo, la diabetes gestacional y los ovarios poliquísticos, éste último como equivalente a un sindrome metabólico, también presente en los hombres.

We al know that are diseases which  don’t occur in men, and are related to cardiovascular risk, like hypertension during pregnancy, gestational diabetes, and the  policystics ovaries syndrome, this last, related to a metabolic  syndrome also seen in men. 

Asi mismo hay enfermedades  que son mas comunes en las mujeres que en los hombres que también afectan el riesgo cardiovascular, con las enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide.

Also,  there are diseases equally related to cardiovascular risk  presented with much more frequency in women, like the autoimmune diseases, lupus or rheumatoid  arthritis. 

El cáncer de mama así mismo casi  exclusivo de las mujeres,  sus factores de riesgo   se superponen con los factores de riesgo cardiovascular y en la supervivientes el tratamiento indicado como la radioterapia o la quimioterapia puede aumentar a su vez el riesgo cardivascular.

The breast cáncer,  almost a women only disease, has risk factors overlapped with the cardiovascular disease, and survivors receive treatments like radiotherapy  or quimiotherapy  that can enhance more this cardiovascular risk. 

En lineas  generales la enfermedad cardiovascular  es la principal causa de enfermedad y muerte  en  nuestra especie,  aún por encima del  cáncer,  la buena noticia  es que  tiene  factores de riesgo conocidos y es un hecho científico que el control de los factores de riesgos, controla el desarrollo de la enfermedad. Se pretende llamar la atención sobre el hecho de que las mujeres no son inmunes a la enfermedad cardiovascular, a pesar del efecto protector  del estrógeno en la etapa reproductiva y  que el riesgo cardiovascular a su vez se comporta de manera diferente.

Generally,  the cardiovascular disease is the prime cause of  morbility and mortality in our specie, even greater than cancer disease, the good news is that cardiovascular disease  has well defined risk factors, and is a scientific fact, that controlling the risk make favorable changes in the evolution of the disease.  This post   pretend to call the attention in the fact that women are not immune to the cardiovascular disease, even with the protective effect of the estrogen during reproductive life.  Also shows  that the cardiovascular risk factors behave in different way depending on gender. 

Fuente:

Medscape Commentary. Heart disease: what’s bad  for the gosse is bad for the Gander.  Henry R. Black MD. Martha Gulati, MD September 14/2015

Doesn’t it looks good without advertising? Help us keep it this way using dropcoin

¿Verdad que se vé bien sin publicidad? ayúdanos a mantenerlo así usando dropcoin

Calores de la menopausia

Los síntomas vasomotores son una causa común de molestias en las mujeres después de que se retiran las menstruaciones y en los períodos de tiempo previos del síndrome climatérico. Son los llamados “calores o sofocos” que pueden afectar hasta casi un 70 % de las mujeres que sufren una disminución en sus niveles de estrogenos por cualquier causa.

Se trata de una etapa más  de la vida de las personas, donde ocurren cambios en el cuerpo,  que  implican ajustes en el estilo de vida  para  superarlos de manera asertiva,   así como las que se embarazaron tuvieron cambios en su cuerpo durante el embarazo y durante la adolescencia se notaron cambios  que fueron inicialmente perturbadores.

Éstos cambios han de mirarse como una nueva etapa por la cual se transita  y no necesariamente implican  pérdida de feminidad o de estatus,  tampoco significan necesariamente un declive o un deterioro, es cierto que implica pérdida de la posibilidad del embarazo, pero visto de una manera asertiva  puede ser la puerta para vivir una sexualidad  adecuada  y tranquila según cada pareja en particular, hay un principio en fisiología que establece que “la función hace al órgano” (Lamarck),  que se aplica en todas las esferas de la vida y también en la sexualidad en ésta  etapa,  quiere decir  que los órganos se adaptan al uso que se les dé.

Dicho lo anterior quería comentar una revisión reciente  de la revista Menopause,  de julio de éste año y reseñado en MEDSCAPE, donde establecen que la cafeína puede aumentar los síntomas vasomotores, y sugieren que las mujeres que tengan síntomas  vasomotores importantes deberían restringir su ingesta. Aunque  la ingesta  de cafeína se asoció a menos problemas de ánimo  y de concentración.

Así mismo el Dr. Faubion de la clínica Mayo, autor del artículo en cuestión,  hace las siguientes recomendaciones para las pacientes  peri o postmenopausicas que padezcan éstos síntomas, además de limitar  el consumo de cafeína:

  • Evitar comidas picantes, bebidas calientes y otros posibles inductores.
  • Detener o limitar el  uso de tabaco y alcohol.
  • Vestirse en capas para enfriar el cuerpo quitándose ropa.
  • Mantenerse fresca  en la noche mediante  ropa de cama y de dormir porosa, uso de ventiladores o almoadas  refrescantes.
  • Considerar  estrategias para manejo del estrés como acupuntura, masajes o yoga.
  • Mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente y mantenerse activa;  y
  • Considerer terapias medicamentosas hormonales o no hormonales, si a pesar de las medidas anteriores se requieren para reducción de síntomas.

Recordar siempre que el mejor asesor en salud  es un profesional de su confianza y que estas líneas no pretender sustituir su buen consejo.