Yo no voto (Jesús Zurita Peralta)

En su columna dominical de El Universal, Marta Colomina asevera que quien no vota el 8D le regala su voto a Maduro. Silogismo simplista y juicio errado, ella y sus proposiciones son producto de una circunstancia, hasta de un desespero inmediato casi sin razón. Maniqueísmo ramplón, ese que ubica todo de lado y lado, simpleza dañina de amigo o enemigo, ese tan falso conmigo y sin mí, pobre Marta. Confieso que NO voto y eso no significa darle mi voto a inMaduro, puesto que ahora mismo no elegimos presidente. No es indiferencia o comodidad, no voto por inconformidad con un sistema y unas instituciones en las que no creo ni tengo confianza. Porque considero que votar es extender el juego pseudodemocrático para continuar legitimando con el voto un régimen oprobioso y colorado. Seguir votando es aceptar un árbitro parcializado que favorece,

image

permite y tolera el ventajismo del gobierno. No voto porque no estoy representado por estos líderes y estoy en desacuerdo con la sociedad enferma que dicen representar y solo caracterizan. No voto porque este Gobierno/Estado centralista y controlador no respeta los gobiernos locales o municipales, solo los necesita políticamente. La democracia es mucho más que el abuso continuado del voto, reiterado e inservible que se pisotea o entusiasma cuando está a favor de un solo lado. Abstenerse es una manera extrema de estar en desacuerdo, una posición muy criticada en una sociedad cruel y básica. La desobediencia está consagrada en la constitución y es un instrumento de descontento.
Jesús Zurita Peralta. CI: 6.625.245

Recorrido de ahí para allá: (Jesús Zurita Peralta)

Ahí en tu solitario paraíso de necesidades satisfechas

Reposas en paz

Pero como la paz es condición transitoria

Lo debes abandonar

Y en traumático episodio debes venir hasta acá

Llegas llorando

Pues del cálido espacio, pasas a la fría realidad

Realidad que te transforma y te impacta de incomprendidos

¿Como explicar tanto contraste?, tanto cambio, sin necesidad

Tanto impacta, que decides olvidar

Tu experiencia paradisíaca en esa especia de más allá

Y comienzas trasteando a experimentar

Alimentarte, balbucear, gatear, caminar

Entender, ser independiente, ¿lo iras a lograr?

Romper con tu pasado a través de un constante resignar

Y de repente estas lleno de algo que no es tuyo

Mensajes que olvidaron tu placer y tu amar

Y de repente, la resignación se convierte en vejez

Y tu vejez en pesares, y otra realidad

Y de repente hay ganas de marchar

Lo efímero convertido en nueva necesidad

Y vuelves al recuerdo del cálido lugar

Lo deseas, lo recuerdas, debes regresar

Sabes del paraíso y de tu ley natural

Partir a tu silencio, partir en solitario

Tal y como debiste llegar

Te marchas hacía la paz…

Vida, transición, absurdo, simplicidad ó complejidad

Te marchas con algo de trauma e inconformidad

Convencido que lograste evolucionar.

Ccs 27 de septiembre de 2010.

UNA NOCHE EN EL PANTEÓN: (Relato)

Arturo Aveledo recuesta contra la pared su gastada y vieja silleta de madera en el mismo pasillo, en el mismo sitio en donde por años hace de vigilante, se recuesta a la misma hora de siempre, convencido que nada pasará tampoco hoy, es ese nada pasa que convierte su trabajo en algo monótono y ahora ocasionalmente divertido. Ya ni envían a los cadetes a vigilar el descanso de las almas grandes de la patria, a montar solemne guardia nocturna, lo cual era más castigo que parada militar honrosa, está solo él de testigo. A un lado, en el piso, el mismo radiecito rojo de plástico que le acompaña siempre, al otro la misma escopeta morocha que jamás utiliza ni piensa ya usar, sobre sus hombros el trajín de tantas noches de mal dormir y el cansancio de la noche anterior utilizada para desquitarse de tanto trasnocho y jugar dominó con los amigos de la cuadra hasta bien entrada la madrugada, jugaron y se tomaron unas cuantas cervezas frías haciendo del juego una divertida ocasión para echarle bromas y llevar hasta el límite al viejo Sebastián Arvelo quien finalmente consiguió pareja para estar el resto de sus años acompañado, y abandonó como dice Nelson la vida de “encelibato” para frotarse los pies con la negra Nelly, pues aunque ganas le quedan ya nada más puede hacer con Nelly que no sea “sobarse las patas”, para decirlo usando sus propias palabras.Leer más »

Lo Mismo (Jesús Zurita Peralta )

Meta

Mismos recorridos, misma distancia
Mismos lugares, mismos sitios,
Monotonía…
Misma labor la de mirar máquinas
Con otra máquina sin entender nada
¿Quien enferma, cuerpo ó mente?
Ó enferman sus deseos, su ansiedad, sus ganas…
Ceguera colectiva…
Arrogante manera de querer,
Cambiar el mundo, cambiar al otro
Sin cambiar nada, sin cambiar el alma
¿Querer vivir diferente viviendo igual?
Paradoja!
Lucha diaria por educar
Devolviendo a otros su tranquilidad robada,
Arrebatada, destruida, descuidada
Todo es monotonía, ansiedad, paradoja y rabia…

De lo de todos los días, 21-10-2009

Déjame: ( CCS, 28-03-2008) Jesús Zurita

Déjame velar tu sueño niño feliz
Déjame oír tu risa niño inocente
Déjame llenarme de tu alegría niño de siempre
Permíteme despertar a tu lado niño valiente

Déjame tomar tu mano y llevarte sin temor
Cargarte ante el difícil obstáculo
Enseñarte los simples trucos de la vida
Saltar charcas, caer y levantarse
Para que sin prisa vayas seguro
Para que altivo vayas por ahí…

Déjame recordarte cuando estés grande, como reías
Déjame recordarte a que olías
Déjame enseñarte como caías
Y déjame mostrarte que bien podías

Déjame decirte cuanto solía
Velar tu sueño niño inocente
Velar tu sueño y ser feliz…

A Juan Andrés en su 4to mes.

Cálido (Jesús Zurita)

Costa Brava Barcelona
Calido: (CCS, 28-03-2008)

Calido aliento, tierna caricia
Brazo seguro, tibio regazo
Brota de ti dulce alimento
Gracias mamita por tus esfuerzos.

Y voy creciendo, acelerado
Quiero correr, no me he parado
Quiero saber que andas ahí
Siempre dispuesta para servir.

Voy con mi risa llenando todo
Voy con mis sueños siendo más tuyo
Y en el murmullo que da tú arrullo
Voy descubriendo que soy de ti

Tengo mis planes para la vida
Tendré mis días para sufrir
Tengo mas ganas de andar seguro
De que por siempre seré feliz.

De haber sabido que así sería
Que en tu regazo podía dormir
Que un tu calor se da la calma
Y en tus caricias consigo paz
Hace bastante me habría venido
A estar muy juntos
A celebrar…

A Juan Andrés y Mayra

¿Padre? (Jesús Zurita)

Faro de Calella
Y voy intentándolo siempre
Convertirme en un buen padre
Miro que voy errando
y otras veces acertando
Poniendo todo el empeño en ser
Y no solo aparentarlo

Y voy intentando siempre
No parecerme a mi padre
Aprendiendo en el ejemplo
Y otras veces dándolo

Voy intentado siempre
Y ya me voy convenciendo
Que no es lo mismo creerlo
Que también parecerlo
Que es tarea complicada
Y quizá muy desgastada…

Y cansado de intentar, creer y aparentarlo
También estoy convencido
Que puede ser más sencillo
Ser buen abuelo que padre.

Jesús Zurita Peralta