Archivo de la etiqueta: Inmunizaciones en el embarazo

Inmunización covid-19 en embarazadas.

La nueva variante delta, mucho más contagiosa, aumenta la tasa de afectación grave en cifras absolutas de personas jóvenes, dentro de éste grupo se encuentran las mujeres embarazadas, que cuando desarrollan enfermedad grave, lo hacen con cuadros más agresivos que las no embarazadas en las mismas condciones.

Como ya comentamos en otro post las vacunas de ARN m (Pfizar y Moderna), teóricamente no tendrían que afectar el embarazo, sin embargo, las normas de prudencia, nos obligaban a sugerir la inmunización contra el SARS COV2, sólo en embarazadas de riesgo de exposición, individualizando cada caso en particular.

En otros países ya se había comenzado la inmunización de embarazadas, en USA. ya tienen series de más de 40.000 pacientes embarazadas vacunadas sin reportar efectos significativos de la inmunización.

La evidencia científica demuestra que las personas inmunizadas no desarrollan enfermedad severa si se infectan.

El aumento de embarazadas ingresadas con esta nueva variente y el acontecer trágico de cuatro embazaradas fallecidas en España por la enferemedad que nos ocupa, además del aumento de ingreso de recién nacidos a las unidades de cuidados intensivos. la tasa de partos prematuro y las cesaréas de urgencia en el colectivo de madres que han pasado la COVID 19: hace que revisen las recomendaciones de vacunación en embarazadas.

Con fecha de 3 de agosto pasado, la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA y el CONSEJO INTERTERRITORIAL del Sistema Nacional de Salud de España, Publicaron un auerdo sobre la vacunación frente a COVID-19 en embarazadas. acuerdan las siguientes recomendaciones, Cita textual.

1. Se recomienda la vacunación frente a COVID-19 a las mujeres embarazadas. La vacuna evita complicaciones durante el embarazo, especialmente, si existen factores de mayor riesgo como pueden ser obesidad, edad mayor de 35 años, hipertensión arterial, diabetes o preeclampsia.

2. No existe contraindicación para la vacunación frente a COVID-19 en ningún trimestre del embarazo.

3. Se debe facilitar que las mujeres embarazadas lleguen completamente vacunadas al periodo de máximo riesgo de complicaciones en caso de infección por COVID-19 (finales del 2do trimestre y 3er trimestre del embarazo).

4. Se debe priorizar la vacunación de las mujeres embarazadas por su mayor riesgo frente a COVID- 19 fomentando estrategias de captación específicas para mujeres embarazadas.

5. Las vacunas elegidas para la vacunación de las gestantes deben ser de ARNm, independientemente de la edad de la gestante.

6. Es importante también que las personas del entorno de la embarazada estén correctamente vacunadas frente a COVID-19 y que, tanto embarazadas como convivientes, refuercen las medidas de prevención:

– Limitar al máximo los contactos – Usar mascarilla
– Lavarse las manos
– Ventilar los espacios

– Mantener la distancia interpersonal

– Evitar las aglomeraciones


7. Si se está planificando un embarazo, es conveniente completar la vacunación antes. 

8. Puede consultar el mejor momento para vacunarse con su profesional sanitario.

En resumen, el mensaje es el siguiente:

Las mujeres embarazadas tienen más riesgo de complicaciones por COVID-19.

Si estás planificando un embarazo, ¡vacúnate antes!

Si estás embarazada ¡vacúnate! La vacuna es segura en el embarazo y reduce el riesgo de complicaciones.

Es importante también que las personas de tu entorno estén vacunadas y que todos reforcéis las medidas de prevención:

o Limita al máximo tus contactos o Usa mascarilla
o Lávate las manos
o Ventila los espacios

o Mantén la distancia interpersonal o Evita las aglomeraciones

Inmunizaciones y embarazo

b2b8b26a-9e6c-46d5-a0e7-543cd0d1298c

ACOG Committee Opinion Number 741 June 2018

Las inmunizaciones constituyen un pilar en medicina preventiva en niños y adultos. Es ingenuo que aún en el siglo XXI, se discuta en ciertos círculos su utilidad, cuando existe evidencia fehaciente de sus beneficios y seguridad, probada y comprobada por décadas de uso.

Dos tipos de inmunizaciones,  se recomiendan universalmente a las embarazadas, la de la influenza estacional, durante el periodo de transmisibilidad (Otoño, invierno) con eficacia demostrada en prevenir complicaciones de la enfermedad a la madre más susceptible a tenerlas durante el embarazo; y en los futuros bebés, disminuyendo el riesgo de malformaciones congénitas, aborto, parto prematuro y bajo peso al nacer. Con seguridad demostrada. Se puede colocar en cualquier momento del embarazo, en cada embarazo sucesivo, durante la temporada de riesgo de transmisibilidad.

La otra inmunización de uso universal en embarazadas, es la TDPa, contra toxinas del tétanos, la difteria (toxina diftérica reducida)  y la tos ferina (Pertussis a celular) . Inmunización segura que puede prevenir, la muerte de recién nacidos  de infecciones severas neonatales. Igualmente se ha de colocar en cada embarazo diferente, ésta se recomienda entre las  27 y las 36 semanas,  para garantizar la producción de anticuerpos en la madre que pasarán a los bebés, y les protegerían durante los primeros meses hasta que comiencen su propio esquema de vacunación.  Las mujeres que no han sido inmunizadas durante el embarazo deberían recibir la vacuna en el período post parto inmediato.

Otras vacunas  como la del neumococo,  la del meningococo, las de hepatitis A y B  pueden ser colocadas en poblaciones  específicas de riesgo , embarazadas, como las que  tienen ciertas inmunodeficiencias,  o condiciones que afecten la función del bazo (Neumococo)  o las que por motivos laborales o epidemiológicos  específicos, puedan estar expuestas a estas enfermedades, de acuerdo con la edad de la paciente, inmunizaciones previas y los  factores de riesgo individual.

La inmunización del HPV todo y que no aparece entre las contraindicadas durante el embarazo no se recomienda sistemáticamente,  puede ser colocada en el post parto, en los casos que estuviese indicada.

En general, no existe evidencia de efectos adversos de las inmunizaciones  con virus vivos inactivados,  las vacunas bacterianas o las que actúan contra toxinas, durante el embarazo.  Y su seguridad en ésta etapa  está demostrada.

Las que no se recomiendan durante el embarazo, pero que pueden ser administradas en el post parto o durante la lactancia,  en pacientes no inmunizadas,  son la de la rubéola y la de la varicela ya que son vacunas que utilizan virus vivos.

Por último, los obstetras y ginecólogos y el personal sanitario  que trabaja con embarazadas (personal de enfermeria, comadronas, comadrones) deberían establecer rutinariamente,  el estatus de inmunizaciones de cada  embarazada.

Derechos de imagen cancelados.