Archivo de la etiqueta: ETS

Herpes genital

El herpes genital es una infección crónica,  causada por el virus del Herpes Simple. El tipo 1 tiene más afinidad por los labios, boca y ojos y el 2 causa las lesiones genitales. Sin embargo ambos tipos pueden afectar cualquiera de las regiones enunciadas.

Es una infección muy prevalente y puede afectar casi a la mitad de la población. Siendo la causa mas frecuente de las úlceras genitales.

La transmisión es por contacto directo, ya sea sexual o por contacto de la mucosa infectada de una persona con o sin lesiones. Tiene un período de incubación de  4 a 7 días en promedio. Permanece en los ganglios de forma indefinida y puede ser contagioso incluso durante periodos asintomáticos.

La mayoría de las personas contagiadas, tendrán un cuadro clínico leve o ausente, en la mujer los síntomas suelen ser más severos, durante la primera infección, dolor, picor, hormigueo, picazón, molestias para orinar y síntomas generales, aunque la clínica es muy variable.

Las lesiones inician con bultos pequeños (pápulas) que luego forman ampollas pequeñas (vesículas) y luego forman úlceras. Mientras tanto pueden aparecer nuevas lesiones, en la piel forman costras y pueden tardar en curarse hasta 15 a 20 días, aunque durante dos o tres semanas pueden reaparecer nuevas lesiones con similar evolución. En la primoinfección pueden aparecer adenopatias regionales dolorosas.

Las complicaciones son muy poco frecuentes en individuos con sistema inmunológico normal, siendo la mas común la retención urinaria principalmente en mujeres, y se han descrito raramente meningitis aséptica y  lesiones extragenitales.

Entre el 50 y 90 % de los que sufren una primoinfección tendrán un segundo episodio dentro del primer año, las recidivas se suelen ir espaciando a lo largo del tiempo y una cuarta parte de las personas sufren una reagudización de las recidivas después del cuarto año de la primoinfección, estas recidivas suelen ser progresivamente menos severas.

No está indicado el estudio de personas asintomáticas. El diagnóstico clínico suele ser bastante preciso, y se pueden tomar muestras citológicas de las lesiones, con diagnóstico citológico muy poco específico. Toma relevancia la detección de ADN viral mediante PCR de las lesiones. Los estudios serológicos suelen ser poco útiles en la primoinfección, pues suelen dar negativos,  sin embargo pueden ser de gran utilidad en las recidivas. O en el estudio de los contactos asintomáticos. Las IgG pueden tardar 2 a 12 semanas en hacerse positivas y se mantienen positivas de por vida.

Se debe plantear descartar otras enfermedades de transmisión sexual. Así como otras causas de úlcera genital.

Se recomienda el uso de preservativos y la abstinencia sexual durante las recidvidas, como medida preventiva.

En el tratamiento específico se desaconseja el uso de  antivirales tópicos, los antivirales orales se suministran en tandas de  5 días hasta desaparición de las lesiones. El tratamiento oral reduce la la duración y gravedad de los episodios, pero no altera la historia natural de la enfermedad.

En pacientes inmunosuprimidos o con recidivas frecuentes  está indicado el tratamiento antiviral supresor por largos periodos de tiempo evaluado cada cierto cierto su supresión de acuerdo con recidivas.

La presente información es meramente orientativa y no sustituye el consejo de un profesional sanitario de su confianza.

Guías Fisterra : Herpes genital | Univadis
— Leer en www.univadis.es/references/guideline/item/guias-fisterra-herpes-genital-629176

Actualización en Herpes genital.

Enfermedades de transmisión sexual

Se trata de un grupo de enfermedades  que tienen en común que requieren de un contacto continuo y directo para pasar de un individuo infectado a otro sano, debido a la incapacidad del organismo causal para sobrevivir  al contacto con el ambiente. Son gérmenes que necesitan estar dentro de otro ser vivo para sobrevivir.

Esta característica es la que hace en teoría sea posible erradicarlas, evitando el contacto íntimo y constante, entre personas infectadas y sanas, hasta que el infectado no tenga el riesgo de contaminar a mas nadie.

Pero no es tan sencillo, resulta que éstos gérmenes se han adelantado y han aprendido a esconderse y a lograr una interacción con el hospedero, que permite una convivencia por décadas a veces de por vida sin mostrarse, viviendo en equilibrio.

El problema está cuando ése equilibrio se rompe, entonces se desarrollan procesos mórbidos que les ponen en evidencia como lesiones en la piel,  o  enfermedades relacionadas con las defensas que tratan de erradicar a ése germen mimetizado entre las propias células normales, destruyendo las células normales, y causando enfermedad o por que el germen se ha escondido tan bien que en el proceso de su replicación afecta la  división celular y produce células que pierden  la capacidad para controlar la división celular y adquieren la de escapar del sistema inmunológico, que las debería reconocer y eliminar; produciendo entonces predisposición a desarrollar cáncer.

Afortunadamente para el que tiene el germen y desafortunadamente para los que no,  los individuos sobre los que se produce este desequilibrio, son los menos,  quiere decir que suele suceder la metáfora del iceberg, los que dan expresión clínica, suelen ser la minoría, quedando bajo la superficie del horizonte subclínico (los que no tienen síntomas), la gran parte de los que portan el germen causal.

Los epidemiólogos han desarrollado estrategias para reconocer quienes podrían estar  en ésta parte del iceberg que no se ve, además  han desarrollado recomendaciones de sentido común para  evitar una enfermedad de éste tipo. Llamadas recomendaciones de “sexo seguro”:

Las estrategias recomendadas   para los profesionales de salud  ante éstas enfermedades, que son frecuentes, es  aprovechar las  consultas de cualquier nivel,  cuando se haga una historia clínica, más en el área de salud reproductiva, o de medicina general, hacer preguntas sobre los hábitos sexuales, y si se detectasen conductas de riesgo, solicitar las pruebas y al recibir los resultados  reforzar,  las conductas  sexuales  de bajo riesgo en los que sean negativos y explicación de los riesgos  sociales, a los positivos.

Los que hacemos atención primaria, sabemos  que a nivel público, las listas limitan, el tiempo de paciente, se impondrá hacer varias  visitas, intentar individualizar en cada caso y  recordar que son preguntas  íntimas,  por lo que no se deberían comenzar a hacer  hasta que no esté entablada una buena relación con el paciente, que en algún momento puede encontrarlas incómodas, o agresivas y cerrarse en banda. Se que no siempre es posible, pero si por la razón que sea no lo podemos hacer habríamos de conocer la opción de derivación a un servicio  donde sí  puedan hacerlo, es responsabilidad de las administraciones  sanitarias de proveer opciones de manejo, más en éste tema tan sensible, es nuestro trabajo.

Hasta aquí nada nuevo, Reforzando un poco y validando prácticas  de siempre.  Prometo escribir sobre  algunas enfermedades en particular, en post sucesivos.

Enfermedades de transmisión sexual (Actualización)

Foto tomada de "La verdad Desnuda", Hacer click en la imagen para ir al sitio original

 

Recientemente en centro de control de enfermedades infecciosas  de Atlanta (CDC)  publicó una actualización en el manejo de estas enfermedades,  las  nuevas recomendaciones,    se pueden resumir a las siguientes:

Inmunización para prevenir la infección por HPV: Las nuevas vacunas  previenen efectivamente  la transmisión  de la infección por HPV  en personas no expuestas al virus previamente, Existen 2 vacunas autorizadas para el uso en mujeres  de entre 9 y 26 años indicadas con el objetivos de  prevenir el cáncer del cuello uterino y las lesiones  que le preceden.:  Gardasil® que suministra antígenos provenientes de  4 cepas del virus, y Cervarix®  que suministra antígenos provenientes de  2 cepas diferentes del virus. Gardasil,  suministra protección adicional para prevenir las  verrugas genitales  producidas por el virus.  Se recomienda la inmunización de rutina  a las niñas de 11 a 12 años de edad, con cualquiera de las dos vacunas  aunque se acepta la indicación de inmunizar  a las mujeres de entre 13 y 26 años. Gardasil está autorizada para imunizar a varones de entre  9 y 25 años con el fin de prevenir los condilomas genitales.

El patógeno Neisseria gonorrhoeae, (GC), ha venido desarrollando resistencia a varios antimicrobianos recomendados para  su tratamiento, existen  cepas por todo el mundo que son resistentes a las quinolonas, por lo que el CDC no las recomienda para su tratamiento, a pesar que los régimenes actuales son efectivos para tratar la mayoría de los casos, la susceptibilidad del GC  a las cefalosporinas ha ido en descenso, y se han documentados casos  resistentes en el sudeste asiático . Por ello se recomienda añadir al protocolo de   ceftriaxone 250 mg intramuscular or cefixime 400 mg orales, añadir tratamiento con azitromicina  o doxiciclina, lo que además tendrá la ventaja de cubrir una frecuente infección simultánea por clamidias.

La proctocoliits por  linfogranuloma venéreo, se empieza a detectar en aumento de frecuencia,  especialmente  entre hombres que son HIV positivos, homosexuales, se debe sospechar en pacientes con úlceras perianales, o las que se detectant durante una anoscopia,  y por ende iniciar tratamiento presuntivo  con doxiciclina  100 mg dos veces al dìa  por 21 días.

Existe  un nuevo tratamiento disponible para  los condilomas  genitales, se trata de  sinecatechins al 15 % ungüento (Veregen (R) Aún  no disponible en España),  debe ser aplicado por el paciente 3 veces al dìa hasta  la desaparición completa de las  verrugas.

Se autoriza una nueva alternativa terapéutica para la  vaginosis bacteriana : 2 g de tinidazol  (Tricolam (R))  diarios por  3 días o un 1 g por  5 días.

Pare agudizaciones episódicas del virús del herpes simple, una opción de tratamiento adicional son 500 mg de famciclovir (Famvir (R)) por 2 días  seguido de  250 mg dos veces al día por  2 días más.

Hay algunos datos que sugieren el uso de   moxifloxacin  (Proflox (R))  400 mg al día por  7 dás  en casos de falla del tratamiento de uretritis no gonocóccica debida a cepas resistentes a  la dicloxicilina de   Mycoplasma genitalium.

Las recomendaciones completas de tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual  del CDC puede ser leídas y descargadas en:  cdc.gov/std/treatment/2010.

Fuente:   Medscape

CDC Expert Commentary

The Latest STD Treatment Guidelines

Kimberly Workowski, MD