Entendiendo al HPV Parte I, definición e historia natural.

Dado el interés constante que despierta esta infección y  dada la gran cantidad de información disponible, a veces difícil de interpretar,  intentaré  analizarla en varias entradas  sucesivas, siempre con ánimo constructivo y sin pretender sustituir el consejo que pueda suministrar un proveedor de salud de su confianza.

Se puede decir que el virus del  papiloma humano (HPV), se suele comportar como un huésped silencioso. Durante la evolución, ha aprendido a vivir con nosotros, y su presencia en casi todos los sitios donde se ha buscado (ubicuidad), establece un grado de convivencia importante.

El virus tiene cierta estabilidad a la temperatura ambiental y puede resistir la desecación, lo que podría explicar algunas infecciones en que no se puede documentar contacto directo.

Se trata de un virus de DNA de unos 55 nanómetros, existen alrededor de 150 tipos, clasificados en base a los tipos de antígenos que producen, se van enumerando en el orden en que van siendo descubiertos y se ha podido establecer cierta correlación entre el tipo de lesiones que puede producir y el tipo serológico del virus, así mismo los anticuerpos que desarrollan éstos antígenos tienden a tener reacción cruzada entre diferentes  serotipos.

Quiere decir que las defensas que se producen contra un tipo de virus, sirven también para otros tipos diferentes. Se piensa que traumatismos microscópicos producen el acceso del virus desde un individuo afectado a un individuo sano, la cápside viral, que es como la cubierta que protege el DNA  del virus,   se une a un receptor de las células principales del epitelio, que se denominan basales, la afinidad del virus por este receptor, es lo que establece  su preferencia por un tipo de epitelio u otro.

Las células basales de los epitelios son las que se dividen y lo van renovando, el virus se une al DNA de la célula basal replicándose cada vez que la célula se divide, produciendo células infectadas, que luego siguen su proceso de diferenciación usual dentro del epitelio.

Dependiendo de las defensas, del tipo de virus y de características genéticas individuales,  el virus puede desaparecer, permanecer latente en convivencia pacífica, como ocurre en más del  90 % de las veces, o puede causar cambios en las células. Estos cambios pueden afectar la apariencia del epitelio o pueden generar alteraciones en los controles de la división celular, lo que    eventualmente podría  causar lesiones que  si no se tratan,  pueden producir enfermedad cancerosa, en una minoría de las personas infectadas y en un período de lustros o décadas.

La aparición de las lesiones puede  seguir a años de la infección  inicial, en casi todos los individuos,  generalmente adolescentes y adultos jóvenes,  la infección suele ser transitoria y resolverse espontáneamente.

La infección deja una respuesta inmunológica y en general existe una declinación de la incidencia de infecciones  con la edad,  siendo poco frecuente a  partir de los 30 años. El tipo de virus y la incapacidad  para  erradicar la infección, constituyen junto con la edad, los indicadores de riesgo  para desarrollar un problema mayor.

Aparte de los factores enunciados, existen factores ambientales que determinan la persistencia de la infección viral, como el hábito tabáquico y se ha relacionado además el uso de anticoncepción hormonal, así como la presencia de otras infecciones;  entre otros cofactores, que pueden ocasionar que la infección  no sea eliminada.

Así mismo se ha podido comprobar que  el período de expresión de la enfermedad se acorta si se utiliza el preservativo durante las mismas, al parecer evitando el efecto de microtraumatismos que podrían producir reinfecciones sucesivas.

Así mismo estudios epidemiológicos demuestran que la presencia de un virus no excluye a otros tipos si no al contrario, hasta en un 40 % de las veces existe la posibilidad de infección por varios serotipos de manera simultánea.

El hecho de que persista la enfermedad  en algunos individuos (afortunadamente la minoría) es lo que establece el riesgo de que se desarrolle un problema mayor que generalmente toma décadas en desarrollarse.  dando una ventana de tiempo, lo suficientemente amplia para  actuar preventivamente.

Existen herramientas clínicas y de laboratorio  disponibles ampliamente para detectar quienes son los que tienen persistencia del virus y de ésta manera realizar una prevención eficaz. En esta parte se pueden extraer las siguientes conclusiones:

  1. El virus se encuentra presente en muchos sitios,  es ubicuo. De allí que los intentos por  evitar el contacto de nuestra especie con el mismo sean imposibles.
  2. El mecanismo principal de infección son las relaciones sexuales, pues existe la necesidad de microtraumatismos que pongan en contacto el virus con las células basales del epitelio.
  3. El virus tiene afinidad por diversos tipos de tejidos. (comentaremos en otro post)
  4. La mayoría de las veces la infección por el virus  es transitoria.
  5. El virus es una condición necesaria  pero no suficiente para el desarrollo de cáncer en algunos tejidos. Generalmente esto depende de factores individuales, del virus y ambientales. Si se lograse evitar la infección por el virus, se podría evitar estos tipos de cáncer. Este problema se desarrollará sólo en una minoría de los infectados (Efecto Iceberg).
  6. La infección por el virus desarrolla inmunidad.  (lo comentaremos en otro post)
  7. Con controles adecuados es muy improbable que alguien desarrolle un problema  mayor.
  8. Cambios en algunos hábitos de vida, pueden  tener un efecto positivo, en limitar, la persistencia de la enfermedad viral, como uso de preservativo durante la etapa activa de la enfermedad,  evitar tabaco y si es posible, usar un método anticonceptivo no hormonal.

Epidemiología.

Es una ciencia que estudia el comportamiento de la salud y la enfermedad en determinadas poblaciones.

 

Imagen tomada de http://serralco.wordpress.com

 

Se trata de una ciencia básica en planificación sanitaria,  ya que es la que nos informa el estado sanitario de una población determinada,  sobre la cual  se quiera implementar una intervención que busque solucionar un determinado problema.

 

Algunas veces alerta al personal  sanitario al aplicarse cambios en una determinada política  de salud.

 

Su base fundamental son los indicadores  sanitarios, se trata de índices, razones, proporciones, tasas,  cuyo comportamiento, así como los síntomas y signos de una enfermedad,  permiten llegar a un diagnóstico situacional.

 

Al igual que los síntomas requieren de un conocimiento para ser interpretados, por ejemplo,  cuando queremos establecer las condiciones  sanitarias  de una población determinada un buen indicador, son las tasas de infección en recién nacidos de antes de  28 días, su sólo valor  nos da una idea de calidad de atención sanitaria en una población determinada.

 

Así podría decirse  que un país que reporte tasas de infección neonatal bajas,   tiene unas condiciones aceptables  de atención sanitaria,  pero  por supuesto cada indicador tiene un contexto, primero se habría de establecer la calidad de información  suministrada puesto, que en un mundo globalizado con revoluciones que les  interesa venderse hacia el exterior, pues estas cifras podrían ser susceptibles de ser manipuladas.

 

Por lo que si se duda de la calidad del indicador,  habría que hacer un análisis  más profundo,  por ejemplo  una tasa baja  asociada principalmente a malformaciones congénitas y alteraciones genéticas  y prematuridad  es lo que cabe esperar, si los niveles de atención sanitaria  son adecuados, ya que existe un punto a partir  del cual es imposible bajar  ésta mortalidad de momento. Aunque los nuevos avances en diagnóstico perinatal,  y en manejo de la prematuridad  extrema, podrían hacer pensar en la posibilidad de una mejor expectativa, en estos recién nacidos de riesgo.

 

Asimismo, una cifras muy bajas sugieren manipulación.

 

Otro punto es la  mortalidad neonatal por causa infecciosa,  su distribución se relaciona bien con  los agentes causales,  un tipo de bacterias intestinales son una  casa de infección neonatal en poblaciones con bajos niveles de atención sanitaria.  En la medida que  la atención hospitalaria con vigilancia de las normas de asepsia y antisepsia, se hace más frecuente,  bajan las infecciones por bacterias intestinales,  y  aparecen las infecciones  por  una bacteria que coloniza el tracto genital femenino que se llama estreptococo agalactie o estreptococo del grupo B (GBS por sus siglas en inglés). Una mejor prevención  durante el control prenatal hace disminuir aún más la infección por  éste estreptococo.

 

Y si se ponen de moda de nuevo los partos en casa y atendidos como se hacían hace  30 años,  es de esperar  un repunte en la infección por enterobacterias como ya comienzan a  aparecer reportes anecdóticos en algunos retenes de países desarrollados. En un péndulo histórico que nos recuerda que hemos de conocer la historia para evitar que se repita.

 

Sirva éste post de introducción a una serie de artículos en relación a Medicina Perinatal,  que iremos colocando a partir de ahora.

Example of a compartmental model in epidemiolo...
Example of a compartmental model in epidemiology. Français : Exemple d’un modèle compartimental en épidémiologie. (Photo credit: Wikipedia)

Información adicional de la gripe H1N1

La Dra, Briande de la OMS resume las siguientes conclusiones epidemiológicas

En una revsión caso a caso de los individuos que sufrieron la enfermedad en forma severa en la ciudad de México, pudieron identificar 2 tipos de pacientes con enfermedad severa:

El primer grupo incluye gente joven y sana que sufrieron un deterioro rápido de su estado de salud, la mayoría falleció de neumonía viral aguda.

Un segundo grupo de riesgo incluye a pacientes con enfermedades crónicas, como la diabetes la tuberculosis o enfermedades cardiovasculares, tales pacientes tienen típicamente un riesgo aumentado de complicaciones y muerte con los brotes estacionales que normalmente ocurren de influenza.

La Dra. Briande Concluye: “Entendemos que la enfermedad es leve en la mayoría de los casos, no obstante, se espera que ocurran casos severos, la mayoría de los cuales sucederán en personas con enfermedades de base, en un comportamiento similar al que se observa en la influenza estacional, igualmente no se puede descartar que ocurran casos severos en personas previamente sanas.”

Acota además la Doctora, que las personas jóvenes y sanas que fallecieron de neumonía en México, se encontraban entre los primeros pacientes que se presentaron, antes de que la naturaleza del brote fuese totalmente entendido, y buscaron ayuda médica cuando estaban bastante enfermos, al final del curso de la enfermedad.

De nuevo lo sensato sería tomar las recomendaciones preventivas ya largamente comentadas y en general, esperar la evolución de la epidemia, que aparentemente tal vez gracias a las medidas implementadas, que mejoran mientras que se conoce más la enfermedad, o por razones que no se acaban de aclarar, parece tener un curso mas benigno fuera de las fronteras mexicanas.

Fuente: Medscape