Enfermedades de transmisión sexual

Se trata de un grupo de enfermedades  que tienen en común que requieren de un contacto continuo y directo para pasar de un individuo infectado a otro sano, debido a la incapacidad del organismo causal para sobrevivir  al contacto con el ambiente. Son gérmenes que necesitan estar dentro de otro ser vivo para sobrevivir.

Esta característica es la que hace en teoría sea posible erradicarlas, evitando el contacto íntimo y constante, entre personas infectadas y sanas, hasta que el infectado no tenga el riesgo de contaminar a mas nadie.

Pero no es tan sencillo, resulta que éstos gérmenes se han adelantado y han aprendido a esconderse y a lograr una interacción con el hospedero, que permite una convivencia por décadas a veces de por vida sin mostrarse, viviendo en equilibrio.

El problema está cuando ése equilibrio se rompe, entonces se desarrollan procesos mórbidos que les ponen en evidencia como lesiones en la piel,  o  enfermedades relacionadas con las defensas que tratan de erradicar a ése germen mimetizado entre las propias células normales, destruyendo las células normales, y causando enfermedad o por que el germen se ha escondido tan bien que en el proceso de su replicación afecta la  división celular y produce células que pierden  la capacidad para controlar la división celular y adquieren la de escapar del sistema inmunológico, que las debería reconocer y eliminar; produciendo entonces predisposición a desarrollar cáncer.

Afortunadamente para el que tiene el germen y desafortunadamente para los que no,  los individuos sobre los que se produce este desequilibrio, son los menos,  quiere decir que suele suceder la metáfora del iceberg, los que dan expresión clínica, suelen ser la minoría, quedando bajo la superficie del horizonte subclínico (los que no tienen síntomas), la gran parte de los que portan el germen causal.

Los epidemiólogos han desarrollado estrategias para reconocer quienes podrían estar  en ésta parte del iceberg que no se ve, además  han desarrollado recomendaciones de sentido común para  evitar una enfermedad de éste tipo. Llamadas recomendaciones de “sexo seguro”:

Las estrategias recomendadas   para los profesionales de salud  ante éstas enfermedades, que son frecuentes, es  aprovechar las  consultas de cualquier nivel,  cuando se haga una historia clínica, más en el área de salud reproductiva, o de medicina general, hacer preguntas sobre los hábitos sexuales, y si se detectasen conductas de riesgo, solicitar las pruebas y al recibir los resultados  reforzar,  las conductas  sexuales  de bajo riesgo en los que sean negativos y explicación de los riesgos  sociales, a los positivos.

Los que hacemos atención primaria, sabemos  que a nivel público, las listas limitan, el tiempo de paciente, se impondrá hacer varias  visitas, intentar individualizar en cada caso y  recordar que son preguntas  íntimas,  por lo que no se deberían comenzar a hacer  hasta que no esté entablada una buena relación con el paciente, que en algún momento puede encontrarlas incómodas, o agresivas y cerrarse en banda. Se que no siempre es posible, pero si por la razón que sea no lo podemos hacer habríamos de conocer la opción de derivación a un servicio  donde sí  puedan hacerlo, es responsabilidad de las administraciones  sanitarias de proveer opciones de manejo, más en éste tema tan sensible, es nuestro trabajo.

Hasta aquí nada nuevo, Reforzando un poco y validando prácticas  de siempre.  Prometo escribir sobre  algunas enfermedades en particular, en post sucesivos.

Consulta prenatal, Las serologías.

 

Existe un grupo de infecciones que tienen importancia reproductiva y en el embarazo, la mayoría  de ellas, son causadas por gérmenes que son lábiles en el medio ambiente, por lo que no sobreviven  mucho tiempo fuera del cuerpo humano o de sus secresiones, por lo cual para su transmisión requieren de un contacto continuo y cercano de allí que se transmitan mediante las relaciones sexuales.

 

Las enfermedades de transmisión sexual  constituyen un tema bastante amplio que tocaremos en otro post,  hablaremos de algunas que específicamente pueden afectar el embarazo y otras que no  se transmiten sexualmente pero también pueden ser causa de morbilidad, conceptos que pueden cambiar con el tiempo como desarrollaremos.

 

La posibilidad de una enfermedad infecciosa que pase desapercibida y que pueda afectar al embarazo es una preocupación constante, principalmente si ése efecto es evitable.

 

"WHAT YOU DON'T KNOW CAN HURT YOU, GET A ...
“WHAT YOU DON’T KNOW CAN HURT YOU, GET A BLOOD TEST FOR SYPHILIS”. – NARA – 516134 (Photo credit: Wikipedia)

Desde el punto de vista funcional, el cuerpo humano es una eficiente conjunción de sistemas, es el producto de cientos de miles de años de evolución, uno de los sistemas que garantizan la vida  es el sistema inmunológico, un sistema encargado de conocer lo que es propio del cuerpo y rechazar lo que es extraño y todo lo que pueda constituir  una amenaza. Es un sistema extraordinariamente complejo y que su fallo puede llevar a la muerte por infecciones que normalmente no afectan a una persona sana, o su exceso de función es el responsable de algunas enfermedades como las alergias,  el lupus  o el reumatismo para  mencionar algunas.

 

Una de las formas que tiene el cuerpo de defenderse contra  agentes infecciosos son los anticuerpos, que los producen células  especializadas, luego de que un agente infeccioso se ha puesto en contacto con el sistema inmune, previniendo  que  la infección se vuelva a producir,  puesto que ya las defensas  se encuentran preparadas para  atacarle. En ésta capacidad se basa la eficacia de las vacunas.

 

Each antibody binds to a specific antigen; an ...
Each antibody binds to a specific antigen; an interaction similar to a lock and key. (Photo credit: Wikipedia)

Una forma indirecta de saber si una embarazada ha estado en contacto  con un agente determinando es evaluar la huella inmunológica, predecible que deja en el sistema inmune. Es decir medir los anticuerpos que tiene  la embarazada contra  determinado organismo, como los anticuerpos circulan en el plasma sanguíneo o suero,  las pruebas  para medir los anticuerpos en suero se denominan serologías.

 

Lo que quiere decir que una serología positiva  no significa que  el patógeno que buscamos se encuentra en el cuerpo  en ése momento si no que  el sistema inmunológico ha estado en contacto con el agente infeccioso,  viendo el tipo de anticuerpos se puede inferir si la infección es reciente o antigua.  Una prueba de anticuerpos negativa, sugiere que no ha habido contacto con la bacteria o parásito  en cuestión (agentes infecciosos). O que ha habido un contacto y todavía no se han desarrollado anticuerpos, de allí que las pruebas serológicas se repitan para evaluar si se han hecho positivas con el tiempo, sobre todo en poblaciones de riesgo. Así mismo una prueba serológica negativa sugiere posibilidad de contraer la infección en un futuro,  puesto que sugiere que aún no se han desarrollado defensas contra ella.

 

Las serologías que se suelen realizar durante el embarazo constituyen las siguientes:

 

  • Anticuerpos contra los eritrocitos (prueba de coombs) ésta aunque no mide  anticuerpos contra infecciones,  si establece la posibilidad de que haya riesgo de  anemia fetal.
  • Serología de  HIV, Sífilis,  Hepatitis B,  enfermedades que implican tomar previsiones de tratamiento durante el embarazo, parto y puerperio  que  pueden prevenir  infección fetal.
  • Serologia para toxoplasma: se trata de una infección de animales  donde el ser humano es un huésped intermediario,  pero que puede causar  enfermedad  en el feto, una  enfermedad rara donde existen  medidas de higiene de alimentos mínima,  pero que constituye una causa prevenible de enfermedad fetal.
  • Otras serologías infecciosas  como la de rubeola que en caso de ser negativa,  establece el riesgo de  contraer una  enfermedad  que tiene un índice  importante de afectación fetal.
  • Serología de Chagas  en las que provengan de áreas endémicas, como son el continente americano.
  • Serologias  asociadas a  afectación fetal si se precisan o se sospechan  usualmente se  relacionan con hallazgos  en una ecografia que puede  sugerir un problema fetal infeccioso,  como la infección por citomegalovirus,  parvovirus, varicela zoster y cualquier otra que se considere conveniente.

La positividad o negatividad de éstas pruebas cuando están indicadas,  establecen una serie de recomendaciones  individualizadas. De las  cuales hablaremos en entregas siguientes.

 

Recordar que este post tiene  una intención meramente informativa y que no sustituye el buen consejo que pueda suministrar un  profesional de su confianza.

 

 

 

Infección por VPH parte II

En  la parte I  de ésta entrega quedaron unas preguntas pendientes de respuesta:

  • ¿Qué conductas sexuales predisponen  a  la infección por VPH?
  • ¿Que puedo hacer para evitar  infectarme?
  • ¿Si ya tengo  el virus. ¿Que opciones  tengo para evitar males mayores?
  • ¿Mi pareja  ha de tomar  alguna precaución?
  • ¿Cómo sé si mi pareja  tiene la enfermedad?
  • ¿El virus me lo transmitió él a mi o yo a él?

La infección por  VPH se transmite mediante las relaciones  sexuales,  el motivo es que el virus es muy débil para sobrevivir fuera del  cuerpo por lo tanto hace falta  un contacto intenso y directo para que se produzca la infección de un individuo susceptible.  Todas las enfermedades de transmisión sexual,  comparten la misma epidemiología, suelen suceder en personas que tienen múltiples parejas  o en parejas de personas con múltiples parejas que además no tomen precauciones  para evitar la infección como es el uso del preservativo.

La evolución de la enfermedad puede tardar décadas,  lo que quiere decir  que el o la causante  de la infección  puede no ser  la pareja actual,  no necesariamente  la infección que se detecta en un momento dado en la clínica se deba a alguna  infidelidad reciente,  la infección pudo haberse contraído lustros atrás. Tampoco se puede descartar la primera posibilidad y tal vez no halla forma de saberlo, además  los estudios demuestran que la evolución de la enfermedad en cada individuo, es independiente de la evolución de la enfermedad en la pareja. Lo que quiere decir que la tendencia actual es que si la pareja  no presenta lesiones, tal vez no sea necesario que se realice pruebas. Ya explicaremos los motivos a continuación.

Leer más »