Archivo de la etiqueta: Elecciones

Mira «Mensaje de Henrique Capriles» a YouTube

Elecciones 2012

ImagenMe asombra un poco cómo  se superan los duelos tan rapidamente en Venezuela, me imagino que la tragedia diaria del día a día,  sustituyendo un duelo por otro sin pararse a reflexionar, tal vez no da tiempo o tal vez forma parte del mecanismo mas primario de defensa psicológica que es la negación. Por la razón que sea no nos detenemos a analizar causas  y efectos.

Como puedo hacerlo y tengo necesidad de hacerlo, escribiré mi punto de vista sobre las elecciones  en Venezuela, No me trago los resultados,  pero  los acepto puesto que así el líder  lo decidió.

Resta analizar las dos opciones posibles, la primera no hubo fraude, entonces la sociedad decidió mayoritariamente  un proyecto de  pedigüeños gobernados por bandidos, con el que no me identifico. Y refuerza la tesis de  que  los políticos son la expresión de las sociedades y las representan, no hay nada que hacer y los que nos oponemos a ése proyecto somos minoría. En éste caso Capriles es una especie de caballero  que  con un rocín y una abarda  emprendió una aventura ingenua contra una realidad  imposible, y cuesta creer que un político curtido  peque de ingenuo, pero bueno en ése caso  sería una especie de héroe a quien agradecer su esfuerzo por luchar tan solo  con unos principios contra una estructura de poder abusiva e intolerante y los resultados lejos de ser una  derrota, son una victoria.

La otra cara de la moneda: Hubo fraude, aquí el panorama  se hace más turbio todavía,  con éste me costaría  mas vivir, a lo  mejor se puede justificar de manera lógica la decisión de Capriles de validar una estafa, estableciendo que tal vez eligió un «mal  menor», evitar la masacre que hubiera  desencadenado una horda de fanáticos armados contra ciudadanos indefensos, desarmados. Que sin duda habrían salido a la calle a  defender  su ilusión. Era una decisión difícil,  pero creo que  si éste era el caso no le tocaba  a Capriles  tomarla  por sí solo, de ninguna  manera él era  responsable de lo que hiciera o dejase de hacer  Chavez si  no validaba el supuesto fraude. De nuevo  ingenuidad,  ¿es que no tenia idea de lo que eran capaces?¿ Y los militares que supuestamente lo apoyarían  y respetarían la institucionalidad si ganaba Capriles?.  Mas ingenuidad  si confió en personas que  se le voltearon.  ¿Y el plan B  que lleva toda planificación estratégica?,  me cuesta creer que a estos niveles, se confiara sólo en ganar las elecciones y que  el gobierno reconocería la derrota.

Otra opción es que Capriles sí decidió el mal menor entre ser un exilado de facto, o ser el gobernador legal  de uno de los principales estados del país.

No lo sé tal vez sólo estoy frustrado por los resultados, de una elección que en el fondo sabía que no  ganaría la oposición y es la frustración de que siempre  el peor panorama se presenta.

Existen muchas dudas que aclarar, al final  la responsable sigue siendo  una sociedad demasiado tolerante con los manejos  turbios de sus  líderes, y los cambios que hubieran de ser, han de iniciarse desde las bases hacia  arriba, no lo contrario, la sociedad debe cambiar para que cambien los políticos  y esto lo sabe demasiado bien el comandante  Chavez.

Votar en el primer mundo.

Necesitaba escribir algo de las elecciones catalanas,  tal vez lo esencial es que el respeto  ciudadano que es algo que no notan los propios, se vive en su máxima expresión durante el proceso electoral, las personas cumplen con su deber cívico sin coacción  y con la ausencia de medios represivos.

Se trata de un acto libre de malicia cívico y anónimo,  respetuoso, que tal vez los propios vean como normal,  y los «nouvinguts» , como nos llaman a los inmigrantes asimilados,  vemos con cierto asombro  y satisfacción, en todas las fases del proceso vivimos  un ambiente de respeto y  cordialidad.

Y aunque las comparaciones siempre son chocantes, no puedo dejar de suspirar por las diferencias que cada vez más alejan al primer mundo del tercer mundo, que se aprecian con mayor intensidad en actos tan sencillos como hacer valer una opinión.