Archivo de la etiqueta: Despedida

Un poco de Cada quien: Calamidad: (Jesús Zurita Peralta)

Un poco de Cada quien: Calamidad:
(Jesús Zurita Peralta) http://ht.ly/qUWPq

imagen tomada de Zemantha hacer click para ir al sitio original
Enhanced by Zemanta

Despedida a Aimé…

A mundo Aimé, ¡ cosa seria esta de las despedidas !

Justamente tú que despediste a tantos,  ahora, ley de vida te toca a ti, otro que se nos va. Como siempre queda tu recuerdo…que al final es lo único que queda, pero lo nuestro es pasar como dice el poeta,  quería escribir algo gracioso, pero es una cosa seria cuando se va el humor.

Y eso eras tu querido primo,  me imagino las de anécdotas,  que habrá por ahí circulando en la red, a las que probablemente yo añadiré las mías,  hoy no tengo ganas de hacerlo, solo diré que te nos fuiste desde tu hamaca, como dignamente te podría corresponder,  seguro que hay un simbolismo en ello,  y ya los comentarios lo dirán. Dicen que fué un aneurisma, desdichada malformación vascular, que se mantuvo silente por 69 años,  de nuevo número mágico. Las cosas de la vida, te dejaste hasta el bigote, me imagino que alguna lo habrá guardado, y que en esto de las damas,  tu sabiduría siempre escapó a mi poco entendimiento.

El día que me enteré, hasta soñé con Chavez, en un sueño interpretado como una sensación de que el país se nos va y que mucha gente que queremos nos deja. (iba a poner “gente buena”,  pero creo que el cliché no te habría gustado)  aunque bajo esa irreverencia del humor, sé que estaba ése ser  que se escudaba en la risa  tal vez a veces para no llorar, y es que así afrontamos las tragedias los Pérez, riéndonos.

Te quedas en el recuerdo agradecido, con una sonrisa que aparece siempre al nombrarte,  no sin antes acusar recibo de éste duro golpe de tu pérdida, con el consuelo que nos queda a los que no nos vamos,  de que te vas a un sitio mejor.  Ahora si es verdad que la cosa se puso buena por allá arriba, me imagino que tendrás disponibilidad de tu música, que siempre amenizaba las reuniones familiares por bien o por mal, tu sola presencia siempre ambientaba y generaba catarsis, mediante la risa.

Te fuiste de un jalón, como un jonrón inesperado, cerrando el noveno con empate, dejándonos en el terreno, desconcertados. No diste chance de prepararnos, de llegar a la tercera y esperar que bateara Galarraga para anotar. Tal vez así sea mejor.  Por que nunca te preparas suficiente para las partidas.

Como siempre la distancia implacable me impidió estar allí para decirte adiós,  sin embargo, te despedí allá en Bélgica con una cerveza en la mano, algunas anécdotas, muchas risas  y una ranchera en el corazón, como te habría gustado,

descansa en Paz querido primo.

Despedida…Irma Pérez

Te fuiste apagando, por el desventurado sufrimiento de un cruel padecer, que sin control se fue apoderando de tu luz.

Esa luz sensible que  se sabia expresar en el arte de que te rodeaba y practicabas día a día, generando belleza y sensibilidad a tu alrededor.

La vida  te puso duras pruebas en el camino que en un sentido  zen fueron reforzando, ese saber interno  que los problemas producen y siempre queda en el recuerdo  un alma querida y luchadora, con un mensaje de  asertividad que se  sobrepone a los inconvenientes.

Seguir leyendo Despedida…Irma Pérez

Despedida a Jorge Pérez

Te fuiste, siempre las despedidas terminan siendo inesperadas, más aún las definitivas, es difícil entender la muerte como parte de la vida, tal vez por que nos recuerda que también nosotros partiremos algún día.
Hombre bueno y sabio, sobreviviste muchas tragedias, y luchaste muchas batallas, recuerdo como contabas con un dejo de desilusión como luchaste codo a codo en las filas de Gabaldón, aportando tu entereza para vencer a la malaria, en un país rural e infestado. Recuerdo tu desilusión al establecer que los sindicatos habían acabado con la mística de trabajo, por nombrar una de las batallas personales, pero la vida te hizo pasar por mucho, sin que perdieras tu sonrisa y tu entereza. Recuerdo la última vez que hablé contigo luego de tu caída, que tal vez marcó el principio del fin, aún en tu voz meláncolica tuviste fuerza para el humor, por que eras así, un soñador, agudo y sarcástico, que con tus comentarios, nos mostrabas lo correcto y nos dejabas una enseñanza vital.
En la familia te supiste ganar un sitial de referencia, supiste siempre con tus comentarios señalar con certeza y con la seriedad que permite el humor, donde fallamos y que teníamos que mejorar, durante mucho tiempo con tus “Guaicaipuros”, que nadie sabía quien escribía, pues estaban en el alma de todos nosotros, identificada certeramente en tus comentarios.
Despegaste Tío, con mayúscula pues para todos encarnas esa palabra, de un ser cercano, que siempre tenía un buen consejo a mano y una sonrisa a flor de labios.
En la congoja de tu partida, nos conforta la certeza de que te vas a un sitio mejor, sin cadenas y sin la omnipresente presencia de ese señor gritón y arrecho que invade la realidad venezolana. Me imagino que la exclusividad de sus cadenas la tendrán en el más allá en otra parte, diferente a donde van las personas buenas.
Lamento no estar allí para recordarte en familia, como solemos hacer Los Pérez, estoy seguro que tu despedida será la que merece “El Shamán” de nuestro clan.
Inspirador de la esencia pura de lo que significa “Ser Pérez”. Que es la misma del venezolano bueno, ejemplo de lo que una vida dedicada puede lograr y cómo un mundo mejor está en nosotros mismos. Por que “Cuando uno es Pérez hasta las taparas esperes”.
Un abrazo Tio, quedas en nuestros corazones, donde siempre estarás mientras palpiten con un aliento de vida, que en mucho es y será moldeada por tu ejemplo.
Un abrazo primas y primos, y familia entera en estos sensibles momentos. Descansa en Paz Jorge Pérez. Todos te echamos en falta.