Archivo de la etiqueta: Coronavirus

Pruebas serologicas para la Covid-19

Estamos en pleno rebrote de la infección, de allí la importancia de aclarar la utilidad de las pruebas serológicas en ésta pandemia. La prueba estándar para el diagnóstico de la enfermedad, que es la muestra de PCR tomada de un hisopado, nasal y faríngeo, tiene como principal limitación que el virus tiene que estar presente en la mucosa, muestreada para que la prueba dé positiva, quiere decir que podría estar en otros sitios como en los pulmones o en la vía digestiva y dar negativo para el hisopado nasal.

Surge así la necesidad de detectar a las personas que han estado en contacto con el virus con una prueba adicional que ponga en manifiesto la actividad del sistema inmunológico, estas pruebas darían positivas en el caso de que un individuo, estuviese en contacto con el virus, independientemente de la ubicación del mismo. Sin embargo estas pruebas tienen a su vez limitaciones que explicaremos a continuación.

Dependiendo de la prueba es posible que de positiva si la persona ha estado en contacto con otros coronavirus, como algunos que causan la gripe estacional, además existe una ventana de tiempo de hasta dos semanas desde la exposición al virus para que las pruebas den positivas. Otra limitación de la prueba es que, si dá positiva, es dificil establecer si se trata de una infección reciente o una antigua, todo y que sabemos que las IgM se relacionan con infección reciente y las IgG e Ig A con inmunidad adquiridad antigua. Y la presencia de anticuerpos se ha relacionado con que los individuos sean menos infectantes.

Así mismo, los test serológicos pueden negativizarse tan pronto como en un mes en personas asintomáticas y hasta 3 meses después en personas sintomáticas. Las implicaciones de éstas negativizaciones no están claras de momento desde el punto de vista de respuesta inmunológica ya que puede existir una inmunidad celular efectiva, no detectable por las pruebas serológicas.

Por las razones expuestas, el uso de las pruebas serológicas para detectar la infección temprana es limitado, los anticuerpos suelen aparecer en los casos graves, tiempo después de que las decisiones de tratamiento ya están tomadas. Y en las personas con enfermedad leve, o asintomáticas, las pruebas serológicas pueden dar positivas cuando la persona ya no es infectante. Tal vez donde sí sean de utilidad sea en el cuadro de inflamación multisistémica en niños, que puede estar ligado a un tipo específico de IgM contra el SARS COV 2.

Seguramente las pruebas serológicas tienen importancia en el control poblacional de la infección, vistas de manera individual su aplicación no es tan directa. La respuesta inmunológica de los afectados es independiente de la severidad del cuadro clínico, y un resultado negativo de la serologia no quiere decir que no haya habido infección puesto que los anticuerpos desaparecen tan pronto como un mes después de la misma, sobre todo en pacientes asintomáticos. Esto puede ser un problema a nivel individual para demostrar la infección pasada por motivos se seguro médico o de baja laboral. Desde este punto de vista es importante asegurarse que la prueba serológica sea realizada dentro de la ventana de tiempo adecuada, esta es entre las 3 y 6 semanas, desde la posible exposición, utilizando un test adecuado y optimizado para aumentar la sensibilidad.

Desde el punto de vista poblacional estas pruebas pueden ayudar a detectar población vulnerable con las limitaciones de que los estudios de seropravalencia, detectan la prevalencia de la enfermedad entre uno y tres meses antes de la toma de la muestra poblacional, y la negativización de las pruebas serologicas, estimarán en menos la población afectada, a medida que se aleja en tiempo de la fecha del brote. Se pueden requerir test repetidos, con especificidad optimizada para disminuir los errores en detección en poblaciones con baja positividad de pruebas.

La complejidad de la respuesta inmunológica, no permite simplificar la interpretación de unos resultados serológicos a nivel individual, de allí que los resultados serológicos sean sólo orientativos y no deberían utilzarse como herramientas diagnósticas o pronósticas. Sí, constituyen en cambio, una herramienta valiosa para evaluar la inmunidad poblacional a la infección natural, en la investigación y en la evaluaciòn de la protección que pudieran ofrecer las vacunas actualmente en estudio.

Fuente: S Afr Med J 2020;110(9):837-841. https://doi.org/10.7196/SAMJ.2020.v110i9.15155

Esta información tiene intención meramente orientativa y no pretende sustituir el buen consejo de un profesional sanitario de su confianza.

Coronavirus: Radiografía de tres brotes: así se contagiaron y así podemos evitarlo | Ciencia | EL PAÍS

Una oficina, un restaurante y un autobús. Tres contagios múltiples, estudiados minuciosamente por las autoridades sanitarias, ofrecen valiosas lecciones para la desescalada
— Leer en elpais.com/ciencia/2020-06-06/radiografia-de-tres-brotes-asi-se-contagiaron-y-asi-podemos-evitarlo.html

Los Test de Coronavirus

Existen varios tipus de pruebas con ventajas e inconvenientes para detectar la infección por el virus SARS-COV2, causante de la enfermedad COVID-19.

PCR. Es un acrónimo para Polimerase Chain Replication (Reacción de cadena de la polimerasa). Se basa en una de las partículas del virus, la más específica, que es su material genético. El ARN (Ácido RiboNucléico). Lo que hace esta reacción en cadena es, primero convertir el ARN en Ácido DesoxirriboNucleico (ADN); luego amplificar éste ADN millones de veces y luego, como sabemos cómo está conformado genéticamente el virus, éste ADN, se confronta con muestras establecidas de ADN que se sabemos se corresponde con el virus (Primers). Como el ADN es un código que se complementa, los primers identifican si hay material viral en la muestra con mucha sensibilidad y especificidad. Esto es, si hay partículas del virus en la muestra, éste tipo de estudio, la hallará.

  • El proceso explicado puede ser una simplicación excesiva, lo cierto es que cada paso es sumamente complejo y requiere de equipos costosos y de personal entrenado para llevar la prueba a cabo, por lo cual, es una prueba cara.
  • Es necesaria la presencia del virus en la muestra evaluada, secresión nasal, secresión faríngea, sangre, heces o muestras tisulares.
  • La excresión del virus no es contínua durante la enfermedad, quiere decir que si en el momento de toma de la muestra, no estaba el virus en la secresión, la prueba saldrá negativa.
  • Es decir, la prueba podria dar negativa y aún así estar la infección presente.
  • Esto se denomina falso negativo para la infección. No se ha establecido con certeza la sensibilidad de la prueba pero se afirma que podria ser menor del 90%, algunos estudios hablan de 59 % de la muestra nasal y faríngea. Por lo cual se recomienda repetir la prueba unos dias después para confirmar el resultado negativo. Podria ser que la muestra de lavado bronquio alveolar sea más sensible para detectar el virus que la muestra tomada de nariz y garganta.

PRUEBAS SEROLÓGICAS. Existen varios tipos. El sistema inmunológico de nuestro cuerpo, es el encargado de protegernos contra los agentes extraños. Una de las herramientas que utiliza, son los anticuerpos, proteínas que marcan la diana de los mecanismos de ataque del sistema inmune, para acabar con el agente extraño.

  • Dado lo nuevo de la infección, muchos test serológicos disponibles, no están suficientemente validados.
  • La Agencia federal de medicamentos norteamericana (FDA) ha lanzado un alerta sugiriendo evitar el uso de los resultados de las pruebas serológicas, de manera exclusiva, para orientar el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, al menos por ahora, hasta que se terminen los estudios de validación.
  • La forma correcta actual de descartar la infección por coronavirus es mediante dos pruebas de PCR negativas.
  • En algunos casos los resultados positivos de las pruebas serológicas, pueden deberse a la respuesta a otras infecciones por coronavirus, pasadas o presentes.

DETECCIÓN DEL VIRUS. Se utilizan anticuerpos producidos por otros sistemas, para detectar partículas virales específicas, estos anticuerpos llevan acoplado un marcador, que da algún tipo de señal en el caso de que el virus esté presente en la secresión desde donde se toma la muestra y entre en contacto con el anticuerpo presente, como reactivo en la prueba.

DETECCIÓN DE LOS ANTICUERPOS CIRCULANTES: Existen varios tipos de anticuerpos, se producen de acuerdo con con el momento en que se encuentre la enfermedad. Los primeros anticuerpos que se hacen positivos, son los denominados Inmunoglobulinas M (IgM), son moléculas más complejas y con mayor capacidad de interacción con el virus. Luego, están las Inmunoglobulinas A, que se producen directamente en los tejidos de recubrimiento del cuerpo en contacto con el virus. Estos dos se producen durante la fase aguda de la enfermedad y son, digamos las flechas de ataque inicial. Éstos anticuerpos, gracias los mecanismos que desencadenan en el sistema inmunológico, suelen hacer desaparecer el virus de la circulación. Tienen un periodo para producirse de al menos 4 dias desde que la infección se produce y pueden durar hasta 3 semanas o hasta que se controla la infección.

Cuando el virus comienza a desaparecer, aparecen otros anticuerpos más sencillos, que tienen una función de vigilancia, y de alerta para activar rápidamente el sistema inmunológico, en caso de que exista un nuevo contacto con el virus en cuestión. Estos anticuerpos se denominan inmunoglobulinas G (IgG), suelen indicar que ya se ha curado la enfermedad y evidencian respuesta inmunológica protectora. Aparecen después de los 10 a 15 dias de la infección y no se sabe cuánto tiempo se mantienen en este caso específico del SARS-COV2, en otras infecciones por otros coronavirus sabemos que se pueden mantener al menos por dos años. Y son protectores, siempre y cuando el virus no cambie (mute). Que hasta la fecha no parece ser el caso. Hasta el momento, se han detectado sólo dos cepas del virus que parecen mantenerse estables.

  • El uso de estudios serológicos adicionales a la prueba de PCR, puede aumentar la sensibilidad de detección de la infección.
  • La sensibilidad de los estudios serológicos antes de 7 dias de la infección, podría ser menor del 44%, después de 15 días de la infección puede estar alrededor del 100 %
  • El aporte de las personas asintomáticas en el desarrollo de la epidemia no ha podido ser establecido, pero será más fácil de calcular, cuando las pruebas serológicas validadas sean ampliamente disponibles.

La presente información es meramente orientativa y no sustituye las informaciones que puedan proporcionar profesionales sanitarios, ni a la que puedan suministrar las autoridades sanitarias competentes.

Coronavirus y embarazo

La escalada de esta epidemia nos obliga a hacer las siguientes observaciones en relación al embarazo.

Impacto de la infección sobre el embarazo: Aunque la información es limitada, no existe evidencia de que la infección sea más severa en las embarazadas o de que evolucione de manera diferente de lo que ocurre en la población en general. Esto es personas jóvenes y sanas rara vez requieren un manejo diferente al de un cuadro sintomático. La mayoría de los investigadores se muestran de acuerdo en que éstos datos han de ser interpretados con precaución dada la baja muestra de pacientes en los estudios.

Riesgo de Parto prematuro: Se piensa que podría haber alguna relación , pero surge la duda de si el parto lo desencadena la infección o el parto se adelanta debido a la afectación materna, en ningún estudio se ha demostrado que el virus se trasmita a los recién nacidos por via placentaria.

Cuidados de la embarazada: El manejo ha de ser similar al del cualquier paciente con la enfermedad, en las madres con cuadro clínico importante, se debe monitorizar el bienestar fetal, su afectación puede ser un síntoma precoz de afectación materna. Se sabe poco de la evoluciòn del embarazo luego de que una embarazada supera la infección.

Momento del parto: En teoría la infección por coronavirus no debería afectar el momento del parto, en las embarazadas que se recuperen de la enfermedad, no se debería adelantar el parto. Al contrario en mujeres positivas para la infección, en el último trimestre, si no existe otra indicación el parto puede esperar a pasar el periodo de aislamiento recomendado para el virus. El CDC, habia recomendado separar temporalmente a las madre positivas a la infección o en período de observación, del recién nacido si ocurre el parto durante éste período, ahora se acepta una orientación individualizada, manejando opciones en cada caso en particular.

Lactancia: No se ha podido detectar la presencia del virus en la leche materna a la fecha. Por tanto si la madre es positiva para la infección y desea dar el pecho, si se encuentra separada del recién nacido, se puede permitir la lactancia obteniendo la leche, con todos los cuidados, para evitar su contaminación y luego que otra persona se la suministre al recién nacido con biberón. Si la madre no es separada del recién nacido y desea dar leche materna a su recién nacido, siendo positiva para el virus, podría hacerlo usando mascarilla y con las medidas de protección, esencialmenete de lavado de manos frecuente.

Las presentes recomendaciones son orientativas y no sustituyen las recomendaciones que pueda hacer un proveedor sanitario o las autoridades correspondientes.

FUENTE: Contemporary OBGYN