Archivo de la etiqueta: chavez

M»Para los que TODAVIA siguen con Maduro

Una Palabra (Jesús Zurita Peralta)

Una palabra:
El proceso de sensibilización fue conveniente, planificado, hasta permitir que las emociones venezolanas más auténticas, la risa o el llanto fácil se manifestaran, sin importar si algo se ocultaba o no se contaba, la mentira era conocida y aceptada. Así llegamos de a poquito a la era Juan Bimba, caracterizada por la exaltación de lo ridículo, mediocre y grotesco, la cúspide de la intolerancia y la hipersensibilidad, la época en donde acaban las definiciones, agotadas en el abuso o mal uso de la palabra y se echa mano rápido de lo místico-religioso para aglutinar o amasar voluntades con el discurso heredado, en posición de copia mal calcada o de exaltados rasgos vulgares. Entramos en una etapa más difícil, hasta más radical, desequilibrada, seguramente de menos tolerancia, de piel sensible y carente de juicio crítico, otro rasgo cultural muy propio e inaceptable. La única manera sensata de hacer contrapeso al desgaste es a través del uso coherente del lenguaje, una hermenéutica distinta, una práctica, un lenguaje nuevo que ofrezca la oportunidad cierta de redefinirse mirando hacia adelante, hay que ofrecer estrategias de reconciliación en el reconocimiento verdadero de la necesidad de convivencia, orden y aceptación a la diversidad, hay que ir quitando los uniformes, los colores, las consignas, y entregando sensatez en otro lenguaje. Durante 14 años hablamos un idioma figurado y cargado de dualidades, hay que dar nuevo sentido a las palabras. Los paradigmas son transitorios, temporales y cambian según las necesidades, solo hay que saber interpretarlas.
Jesús Zurita Peralta. CI: V-6.625.245

20130317-205834.jpg

Reflexiones en lo inmediato (Jesús Zurita Peralta)

Es muy pronto quizás para escribir algo sensato y objetivo sobre los hechos recientes, las épocas de luto, compartidas o no, son así, momentos que obligan a hacer pausas. La muerte es parte de la vida y no entiendo mucho la obsesión de inmortalidad que persiguen algunos y otros complacen, a los extremistas, por la razón que sea, les encantan las momias y la presencia física de los muertos que le dan legitimidad a sus herederos y extienden su permanencia en el poder. Hasta que al final esas momias estorban y van a parar a donde tienen que ir, al sepulcro.
Aun con lo fresco de las imágenes recientes de las pompas funerarias cargadas de solemnidad, ligera falsedad o exageración, creo que la muerte de Chávez no cambia nada, para mí, el sigue siendo lo que era, mi opinión no la cambia esa insana costumbre de hacer de los muertos seres perfectos y a quienes deben perdonarse errores o desagravios. Él fue, como nadie, el cultor de la retórica del odio y el resentimiento como modelo político, fue el reinventor del militarismo y el caudillismo como solución, bajo la consigna del socialismo del siglo XXI, fue el cultor del personalismo y el show mediático, fue quien legalizó el delito y la impunidad como solución contra la pobreza que gobierno/estado no logran combatir, es cierto que dio protagonismo a los pobres y marginados, pero un protagonismo cargado de violencia y resentimiento con dosis excesivas de odio inoculado, despertó la necesidad de ocuparnos de lo social, de las desigualdades sociales, pero también demostró que ese interés resulta un negocio lucrativo y una solución para hacer ricos a un puñado de resentidos oportunistas o hacer más ricos aun a otros burócratas no tan convencidos de lo que significa revolución y socialismo, pero que entendieron que con esa retórica acaban con las carencias, las de sus propios balances personales. Bajo el régimen de Chávez se promovió lo ilícito con ínfulas de legalidad y se legitimó el uso excesivo de la palabra y el abuso. Parafraseando a Cabrujas con su célebre frase de que no hubo un día más venezolano que el 27F podríamos decir que no hubo, por ahora, un régimen más venezolano que el de los 14 años de Chávez.
La muerte de Chávez deja más realidades develadas, su régimen no será menos malo por el hecho de ya no estar físicamente, y hago distinción entre lo que significa físico y espiritual, porque su presencia espiritual será prolongada. Tampoco su muerte deja a la oposición en alguna mejor ventaja para otro proceso electoral en el que seguramente serán derrotados por un nuevo tipo de voto emotivo, el voto herencia, el voto sentimental, el voto legado, el voto divino, el voto en las exigencias del autoritarismo del más allá que será una nueva forma de gobierno mediocre en el triunvirato cívico-militar-religioso de la Era Juan Bimba.
Las lecciones están claras, todos debemos derrocar el odio, el odio que está en nosotros mismos, odio incrustado en todos los estratos sociales. La lección está clara, nada cambia eligiendo o cambiando presidentes porque los que estamos mal somos nosotros y nos negamos a aceptarlo, los gobiernos y sus líderes son el reflejo de nuestras realidades y necesidades, nos gobiernan los que nos convienen como mayorías y los que elegimos reflejan nuestros valores culturales, que están, dicho sea de paso, bastante trastocados o volteados.
Capriles perderá, no puede hacer país, no puede aglutinar voluntades, no tiene con quien lograrlo. Maduro triunfará, será nuestro nuevo chofer, literalmente. Ganará con los poderes usurpados y apoyado en el ventajismo de estado/gobierno, seguramente dará continuidad al legado de odio de su padrastro político llevándonos con firmeza por los caminos del caos invocando a cada rato la memoria del líder convenientemente momificado.
En lo inmediato nos quedan muchas interrogantes, la manera como se manejó la información en el proceso de enfermedad presidencial, hasta donde correspondía informar la verdad? Donde están los límites entre lo privado y lo público cuando enferma un funcionario y hombre público como es un jefe de estado? Quien debe informar? Quien cubre los gastos en la enfermedad de un funcionario público? Hasta donde llegan las obligaciones del estado para cubrir los gastos de enfermedad de un ciudadano común sin recursos y un ciudadano común en ejercicio de funciones públicas disponiendo de recursos de forma ilimitada? Por qué las desigualdades? Cuáles son los límites de la edición mediática del engaño?.
Aquí se abusó por igual de la buena fe de una gran parte de la congregación y feligresía barriozolana que tolera bien cualquier disparate, y también de una minoría de país pensante. Se nos dijo que había un presidente en ejercicio de funciones, que nombraba funcionarios, que firmaba decretos, y no tuvimos manera de comprobarlo, aquí se nos informó que el presidente se recuperaba, que hablaba con sus colaboradores más cercanos y sus familiares, se negó mil veces su enfermedad real, se habló de su derecho a ser atendido donde le diera la gana disponiendo ilimitadamente de los recursos del estado, hasta se generó culpa en la población atribuyendo su enfermedad a su dedicación por el pueblo y excesivo trabajo, o su exposición ingenua a las maldades de la oposición y los agentes imperiales. Aquí se jugó cínicamente con la información, según la cual, había un presidente que ya sanaba, que estaba “en franca mejoría y rehabilitándose”, se le otorgaba todo el tiempo necesario para su recuperación contraviniendo mandatos y exigencias constitucionales, se publicaron fotos de un hombre enfermo recuperado, se convocaron concentraciones para orar, se convocó a chamanes venidos de todas partes en viajes financiados con la chequera del gobierno, brujos celestiales y oradores profesionales para pedir por la recuperación de un enfermo encerrado en el hermetismo que convenía a unos cuantos. Se manipuló toda la información a la conveniencia de unos cuantos, para luego salir a anunciar la tragedia con palabras entrecortadas y mucho llanto, se me antoja que eran ellos mismos los más beneficiados con todo el mamotreto informativo. Aquí se usaron las instituciones, se usó al TSJ para legitimar o alcahuetear la imposibilidad de juramentar a un presidente electo, enfermo, ausente y se juramentó con complicidad y sin demoras a un presidente irrito, se le colocaron con premura los símbolos del poder político a un usurpador, y hasta hubo aplausos en medio del supuesto luto nacional que ellos mismos habían decretado, aquí la mentira viste traje de marca. Aquí pasó de todo, como siempre, y nunca pasa nada porque vamos olvidando muy rápido en la inmediatez de la risa o el llanto. Aquí reina la ignorancia y la desgracia, porque aquí hay un pobre pueblo manso.

Xen Ten Xiao, (Jesús Zurita Peralta, El Chaman de Güere) 11 de marzo de 2013

20130312-054834.jpg

Elecciones 2012

ImagenMe asombra un poco cómo  se superan los duelos tan rapidamente en Venezuela, me imagino que la tragedia diaria del día a día,  sustituyendo un duelo por otro sin pararse a reflexionar, tal vez no da tiempo o tal vez forma parte del mecanismo mas primario de defensa psicológica que es la negación. Por la razón que sea no nos detenemos a analizar causas  y efectos.

Como puedo hacerlo y tengo necesidad de hacerlo, escribiré mi punto de vista sobre las elecciones  en Venezuela, No me trago los resultados,  pero  los acepto puesto que así el líder  lo decidió.

Resta analizar las dos opciones posibles, la primera no hubo fraude, entonces la sociedad decidió mayoritariamente  un proyecto de  pedigüeños gobernados por bandidos, con el que no me identifico. Y refuerza la tesis de  que  los políticos son la expresión de las sociedades y las representan, no hay nada que hacer y los que nos oponemos a ése proyecto somos minoría. En éste caso Capriles es una especie de caballero  que  con un rocín y una abarda  emprendió una aventura ingenua contra una realidad  imposible, y cuesta creer que un político curtido  peque de ingenuo, pero bueno en ése caso  sería una especie de héroe a quien agradecer su esfuerzo por luchar tan solo  con unos principios contra una estructura de poder abusiva e intolerante y los resultados lejos de ser una  derrota, son una victoria.

La otra cara de la moneda: Hubo fraude, aquí el panorama  se hace más turbio todavía,  con éste me costaría  mas vivir, a lo  mejor se puede justificar de manera lógica la decisión de Capriles de validar una estafa, estableciendo que tal vez eligió un «mal  menor», evitar la masacre que hubiera  desencadenado una horda de fanáticos armados contra ciudadanos indefensos, desarmados. Que sin duda habrían salido a la calle a  defender  su ilusión. Era una decisión difícil,  pero creo que  si éste era el caso no le tocaba  a Capriles  tomarla  por sí solo, de ninguna  manera él era  responsable de lo que hiciera o dejase de hacer  Chavez si  no validaba el supuesto fraude. De nuevo  ingenuidad,  ¿es que no tenia idea de lo que eran capaces?¿ Y los militares que supuestamente lo apoyarían  y respetarían la institucionalidad si ganaba Capriles?.  Mas ingenuidad  si confió en personas que  se le voltearon.  ¿Y el plan B  que lleva toda planificación estratégica?,  me cuesta creer que a estos niveles, se confiara sólo en ganar las elecciones y que  el gobierno reconocería la derrota.

Otra opción es que Capriles sí decidió el mal menor entre ser un exilado de facto, o ser el gobernador legal  de uno de los principales estados del país.

No lo sé tal vez sólo estoy frustrado por los resultados, de una elección que en el fondo sabía que no  ganaría la oposición y es la frustración de que siempre  el peor panorama se presenta.

Existen muchas dudas que aclarar, al final  la responsable sigue siendo  una sociedad demasiado tolerante con los manejos  turbios de sus  líderes, y los cambios que hubieran de ser, han de iniciarse desde las bases hacia  arriba, no lo contrario, la sociedad debe cambiar para que cambien los políticos  y esto lo sabe demasiado bien el comandante  Chavez.

Decepción: Si, Derrota: No


Decepción pues por la razón que sea me parece inconcebible que un proyecto de antivalores, se inponga una y otra vez en una sociedad, tanto como si lo votaron como si no, de todas maneras existe un país que sigue el proyecto oficialista, que aunque lo intento, no puedo encontrarle lógica, lo que suele suceder en democracias con tantos problemas los liderazgos se desgasten con el ejercicio del poder, no ha sucedido y la validación en las urnas descarta que se trate de un proceso impuesto.
Obviamente el ventajismo oficial electoral rindió su beneficio, en una sociedad que acepta demasiadas cosas turbias, se ofertó una opción diferente y (aún me cuesta creerlo) no fué la opción ganadora, tanto si hubo fraude como si no, la sociedad acepta las reglas de juego así sean turbias y la aceptación por parte de Capriles del triunfo del oficialismo en las urnas me basta. Aunque me late que está eligiendo males menores.
Tendría que haber arrasado en las urnas para que oficialmente se reconociera su triunfo y lo que nos demuestran las elecciones una y otra vez es que hay un país chavista, que se regodea en los antivalores que se han ido inculcando en el sistema.
Y que ha cambiado la sociedad, no se si para bien o para mal, pero siento que poco a poco se han ido asimilando algunas cosas como es natural luego de tantos años de un proyecto en el poder.
Proyecto capitalista de estado, disfrazado de socialismo, basado en la manipulación y la injusticia, pero asombrosamente efectivo para canalizar votaciones, que es en realidad lo que importa en democracia.
Los petrodolares, que se acaban, tal vez ésa sean la respuesta, mismos que han envilecido a la sociedad, en una cadena de consumo, en búsqueda de una felicidad hedonista e irreal.
Divago, pero deliberadamente he mantenido lejos la palabra derrota, no es una derrota mientras no la consideremos así, la voluntad es tan poderosa que es la única que puede definir una derrota y ocurre cuando nos damos por vencidos, mientras lo sigamos intentando no es una derrota si no un revés en el camino, ya lo dijo el lider Capriles, se trata de un país joven y queda mucho camino por andar, es tiempo de replegarse, asimilar el golpe, evaluar fortalezas, debilidades y seguir luchando por un camino mejor.

¡ Gracias Capriles por traernos de nuevo la esperanza !

Pasos para la crisis venezolana

PASOS
pasos Fotografías

La verdad sobre la muerte de Bolivar.

Documentada y excelentemente bien redactada entrada sobre  hechos históricos y científicos en relación a la muerte del libertador.  En el siguiente Link Gracias  Patricia.

De qué murió el Libertador (Milagros Socorro)

Yo culpable, (Paciano Padrón). Recibido por mail.

Nadie  duda  -tampoco yo-  que Chávez tomó el camino del comunismo, lo que lleva implícito destruir las instituciones democráticas y constitucionales, y echar por el piso nuestras creencias y las de nuestros padres.  El régimen avanza por la ruta del estatismo.  Cuando no estábamos totalmente claros hacia dónde iba el país, podíamos echarle la culpa a Chávez.  Cuando sé y sabemos que el camino es el de la esclavitud del todopoderoso Estado, estamos obligados a reaccionar.  Si seguimos tolerando y estirando la arruga, ya la culpa no es de Chávez, es mía y de quienes diciéndonos demócratas, permitimos el avance impune de la arbitrariedad con ropaje democrático.

El país -ya lo anunció el Vicepresidente Jaua- marcha hacia la “libreta de abastecimiento” al estilo cubano, mientras se advierte que “el gobierno afrontará la inflación con cuotas de compra a las familias de bajos ingresos”.  Jaua habla de “planificación de consumo en los sectores de población de menos ingresos” y de “distribución directa de alimentos”.  La idea es que “el Estado asuma las redes de intermediación comercial y establezca cuotas de compra por familia”. Las aceleradas e inconstitucionales expropiaciones de automercados y centros de producción y distribución apuntan en esa línea.

Seguir leyendo Yo culpable, (Paciano Padrón). Recibido por mail.

Caracas, el riesgo es que te puedan matar…

Denuncia con humor, que sería mas graciosa si no fuese tan real…