Archivo de la etiqueta: Capitalismo

Vacíos políticos.

Health
Health (Photo credit: 401(K) 2013)

Soy médico, no economista,  pero el ejercicio de mi profesión en diversos sitios niveles de la escala social, y en diversas instituciones desde el tercer mundo hasta el primero, desde una medicatura rural en un pueblo donde junto al cura  y la autoridad civil me correspondió asumir cierto liderazgo local;  luego desde mi formación en lo que ahora llaman “troncalidad” en hospitales universitarios,   luego en un hospital de tercer nivel donde hice mi formación de especialista. Luego en  mi ejercicio público y privado, docente y asistencial en mi país de origen.  Y luego en mi exilio autoinflingido, primero como médico general en el área rural de Salamanca mientras hacía doctorado  y luego como especialista en un municipio de la costa del Maresme de Catalunya, España,  me ha puesto en contacto con muchas  y diversas realidades sociales y microeconómicas.

Viví el apogeo y caída de la social democracia en un país  rico, como Venezuela, donde sus líderes no estaban mal encaminados,  en el modelo que ya era progresista en los 70, en el mundo. Fui testigo de evolución en mejoras en educación, y salud vistas como inversión que se proyectaron en bienestar y en una clase media crítica y fuerte de profesionales con sólida formación en  Universidades con siglos de historia que supieron adaptarse a los tiempo de cambios.

Viví la decadencia de un estado débil ante las fuerzas  del mercado, la codicia se fue apoderando de instituciones, el dinero fácil del petróleo que trajo bienestar  gratuito, sin esfuerzo, que no supimos valorar y que la sociedad acabó despreciando. “Dale a la soberbia galletas y se enfadará por que no les das, además leche, en vez de agradecer las galletas”.

Creo que fue un poco los que nos pasó como sociedad, el sentir que nos merecemos más y la falta de moralidad de los líderes ante un estado débil  que cayó en manos de las corporaciones,  por que pareciera que el capitalismo para funcionar bien  requiere de una infraestructura sólida de democracia,  que le brinde cierta seguridad y ciertas reglas que permitan la transparencia, cosa que no sucede en estados débiles que terminan cediendo ante corporaciones, que compran parcelas de explotación a expensas de sus pobladores.

Peor si los que hacen uso de éstas prebendas son las  clases políticas dirigentes  que es lo ha ocurrido en  el socialismo, se utiliza como excusa para crear una nueva clase dirigente, que desplaza a  las corporaciones y luego las  utiliza en propio  beneficio.

Pareciera que “la mayoría” como  llamaban los aristócratas griegos al pueblo, siempre tiene las de perder. En el capitalismo ante el apetito desmedido de las corporaciones y en el socialismo ante el apetito desmedido del estado. Los profesionales en el medio luego de años de esfuerzo y formación, no son suficientemente valorados.

Por tanto diera  la impresión de que lo rentable en los tiempos que vivimos es dedicarse a la política, pero sin principios, vamos a la politiquería,   al menos es lo que nuestras sociedades premian con bienestar  económico, pronto ante el secuestro de lo poderes por una clase sin valores,  no existirán  motivos por los cuales  un político no debería robar,  puesto que las posibilidad de que su acción en detrimento de los intereses colectivos quede impune es muy alta.

El llamado es a la participación, los vacíos que dejamos por no querer “mojarnos” en política pueden ser  llenados  por otros que tienen intereses personales en juego y que seguramente podrían tratar de aprovecharse, sobre todo si tienen la certeza de que saldrán impunes.

Enhanced by Zemanta

Conciencia…

La gente se acostumbra a todo hasta a vivir con miedo. Y no es díficil dados los tiempos que corren, venimos de una sociedad que se esforzaba en dar seguridad,  y de repente descubrimos que nada es seguro.

Una sensación de inestabilidad que desemboca en miedo,  que mueve a buscar más control,  con consecuencia de frustración y malestar, que se irradia a nuestro entorno.

Si eres reflexivo, evitas caer en un espiral de miedo, frustración,  malestar,  que puede tener consecuencias nefastas en tu entorno y en tu vida personal.

No es casual la escalada de agresividad que sentimos,  en unas sociedades más que en otras,  es el resultado de aquello que se llamó capitalismo desperzonalizador.  Esto es  que sólo importa el capital y lo demás ya vendrá después.

Si bien es cierto  que la holgura económica es importante para lograr el bienestar,  con más frecuencia de lo que quisieramos  como  le sucedía  a el Sr. Scrooge de la historia de Dickens,  se convierte en fuente de  infelicidad.

Y es que ningún extremo  es bueno, de allí que sea importante la moderación, tan preconizada  por las filosofias orientales, que son expertas en eso de hacer sentir  bien a la gente en la miseria, que ella misma genera.

El camino del medio,  el problema está cuando el péndulo está muy ido hacia un extremo, entonces el medio quedará  por sobre la  frontera de la  mesura y es un error frecuente. Siento que ahora el péndulo está tan ido hacia el lado oscuro,  que cualquier camino que busque un intermedio entre dos argumentos,  queda sobre el lado oscuro.

Seguir leyendo Conciencia…

Discursos (Jesús Zurita Peralta)

Hay que escuchar a Juan Bimba con la perorata anti-imperialista y anticapitalista, recitando un discurso al caletre del que no está muy convencido, socialistas de la boca para afuera, mas por circunstancias que por convicción, socialistas porque fue la consigna para salir del anonimato, socialistas porque no les queda otro recurso, la mediocridad necesita vestirse de algún color, no tiene méritos propios para escalar peldaños, la violencia del verbo es el único recurso “académico” que poseen para hacerse sentir. Hay que llamar las cosas por su nombre, si bien es cierto que el capitalismo es nefasto, la falsedad del socialismo mal entendido resulta peor, El Reino Unido, el país más capitalista, con más de 60 millones de habitantes no tiene 15 mil homicidios anuales, apenas llegan a 600 por año, su tasa de desempleo e inflación es baja, los hospitales funcionan, poseen un régimen de seguridad social que ampara a todos por igual, casi no hay medicina privada porque la medicina pública es eficiente, solo por citar algo, no hay necesidad de tantas vallas y propaganda gubernamental, los hechos son elocuentes y la calidad de vida su mayor logro social, ¿de qué cosas estamos hablando?. Seguimos en la herencia del absurdo, el discursito desgastado, citando y culpando, mientras se llena a un noble pueblo de más injusticia, yo no quiero un país neoliberal y capitalista, quiero uno con democracia, justicia social, sin advenedizos-charlatanes brincando en tarimas arengando el oprobio, la ignominia y la falacia.
Jesús Zurita Peralta. CI: 6.625.245

20130403-125736.jpg

China desafio Climático.

Tomado de National Geographic.Con frecuencia  se habla del milagro chino, como  máximo exponente de lo que implica  el liberalismo del libre mercado.

Se establece que el coloso  chino se ha colocado entre las primeras economías del mundo y que  en 30 años será la primera si continúa su actual crecimiento, gracias a la implantación de la economía de libre mercado  asociado a los beneficios de un gobierno autoritario.  (Recuerda muchos los experimentos  de la escuela de Chicago en el cono sur latinoamericano).

No podía ser diferente, las políticas  neoliberales donde se han aplicado han abierto una fractura  aún mayor entre ricos y pobres y en la China del milagro económico  existen  700 millones de pobres que viven con menos de 2 euros al día  y 300 millones que disponen de  alrededor de un euro al día para vivir.

La cita siguiente proviene del libro de Ignacio Ramonet, “La Catástrofe perfecta” ed Icaria editorial SA.  Barcelona  2009. ISBN  978-84-9888-112-7

El milagro chino se basa en la represión y en la explotación de un inmenso ejercito de trabajadores, con frecuencia trabajan entre  60 y 70  horas por semana y ganan menos que el salario mínimo, mas de 15.000 mueren  por año en accidentes laborales.

A esto se añade el desafío climático, el riesgo de aun catástrofe ecológica, cinco de las diez ciudades mas contaminadas del mundo se encuentran en china, un tercio de su territorio es regado  por lluvias ácidas, la mitad del agua de  sus principales rios no es utilizable,  una cuarta parte de sus ciudadanos no tienen acceso al agua potable.

China hoy por hoy es el segundo país mas contaminador del planeta.

Con retos económicos,  sociales,  políticos y ecológicos, en un planeta donde el sistema neoliberal  ha generado el  ocaso del capitalismo como lo conocemos,  y donde se están planteando cambios de paradigmas económicos,  hacia un desarrollo mas sustentable,  parece evidente que a menos que ocurra un cambio de timón en su modelo, este desarrollo no se podrá mantener  a futuro.

Sirva de ejemplo el milagro  chino,  para demostrar lo que  ya se viene hablando desde hace décadas: El sistema económico  actual genera  diferencias sociales, al distribuir mal la riqueza,  y  generar un uso indiscriminado de recursos,  no es sustentable en china y  no lo es en el resto del planeta.

El libro de Ramonet es una interesante lectura, aunque indignante por los entre-telones que revela, da luces hacia  donde  debemos caminar si deseamos  un futuro para nuestra especie en el planeta.

Socialismo, Capitalismo, Socialdemocracia

Temas de discusión política que ya en muchos sitios del planeta se consideran agotados.

Es un hecho que la política nos afecta en las decisiones del día a día, de allí que la expresión : “yo no me intereso por la política”, implica  cierto grado de inconsciencia, ya que de todas maneras nos afecta, y es poco sensato  no pensar en este importante factor social, al momento de tomar decisiones de vida.

Sin embargo dado el impulso que ha recibido, en Latinoamérica, la llamada “Revolución Bolivariana”,  nombre  que implica un cambio violento,  que la historia acabará de definir si fue para bien o para mal, pero  que sentimos en nuestra humilde opinión, que tiene un balance altamente negativo. Se ha vuelto a poner sobre el tapete la vieja discusión sobre quién debe manejar los medios de producción de una nación, para utilizar la semántica de Marx.

Seguir leyendo Socialismo, Capitalismo, Socialdemocracia