Suplementos nutricionales

Una alimentación adecuada y balanceada, es el pilar de una buena salud, sobre todo durante el embarazo y lactancia, donde la dieta mediterránea ha demostrado disminuir las complicaciones tanto maternas como fetales.

Desde el momento en que una pareja decide quedarse embarazada, se deben tomar hábitos sanos, como dejar de fumar, no ingerir alcohol, limitar la exposición a tóxicos ambientales, una dieta equilibrada y variada, y es el momento de suplementar acido fólico.

Los alimentos que contienen ácido fólico son los vegetales frescos, las frutas, el hígado de ternera, las legumbres, los frutos secos. La dosis de suplementación recomendada es de 400 mcg/dia.

Un grupo importante de la población sana tiene una deficiencia enzimática, que hace que no se metabolice el ácido fólico, de allí que se debería suplementar todo el embarazo. Siendo preferible suministrar la forma activa de la vitamina.

El hierro es un mineral que suele tener requerimientos aumentados durante el embarazo, es la base de la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno a las células, dentro de los glóbulos rojos, su deficiencia causa anemia, que se asocia con alteraciones del crecimiento y desarrollo fetal, la OMS recomienda suplementarlo.

Los alimentos ricos en hierro son las carnes rojas, las vísceras, los vegetales de hoja verde, los berberechos, los mejillones, los pescados y las legumbres, se recomienda la ingesta de unos 28 mg al día de hierro durante el embarazo. Y en casos de anemia se pueden suplementar hasta 120 mg/día.

Otro mineral que se debe suplementar es el Iodo, cuya ingesta en la dieta suele ser baja y es importante para el desarrollo neurológico del futuro bebé. Se recomienda utilizar la sal yodada, para condimentar los alimentos. Se sugiere suplementar 200 mcg/dia,, hasta finalizar la lactancia.

El calcio es otro mineral que se recomienda suplementar, su deficiencia en la dieta se asocia con estados hipertensivos del embarazo. Se recomienda la ingesta de hasta 1200 mg/día de calcio durante el embarazo. Y en embarazos gemelares hasta el doble. Los alimentos que lo contienen son esencialmente los lácteos, las legumbres, las verduras, los higos, las naranjas, las almendras y las nueces. La ingesta de calcio simultáneamente con el hierro, puede dificultar la absorción de éste último.

La deficiencia de vitamina D, se relaciona con mayor riesgo de diabetes gestacional, pre eclampsia y recién nacidos con bajo peso al nacer. Los alimentos que la contienen son los pescados grasos, aceites de hígado de pescado, los quesos, los huevos. También se produce en la piel mediante la exposición solar, sin embargo se ha demostrado que la mayor parte del año los rayos solares inciden oblicuamente, y no son capaces de estimular su producción en la piel. Su suplementación es recomendable si sus niveles se encuentran bajos. Por debajo de 30 ng/ml y se pueden suministrar hasta. 2000 UI día.

Resumiendo existen elementos importantes pare el desarrollo fetal, que son difíciles de garantizar sólo con una dieta adecuada, la suplementación de éstos nutrientes está bien documentada científicamente, en los casos en que la dieta no garantice un suministro adecuado, de éstos micronutrientes, está indicada la suplementación con polivitaminas.

Las presentes recomendaciones no sustituyen el buen consejo de un profesional sanitario de su confianza.


Posted

in

,

by

Comments

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: